Menu

ANNA APOLINÁRIO: POESÍA ACTUAL BRASILEÑA

ANNA APOLINÁRIO (Brasil, 1986) Estudiante de maestría en Letras en la Universidad Federal de Paraíba, poeta y productora cultural, dirige Sarau Selváticas, y Cia Quimera – Teatro y Poesia,  Ha

Gladys Mendía 1 año ago 81
Compartir:

ANNA APOLINÁRIO (Brasil, 1986) Estudiante de maestría en Letras en la Universidad Federal de Paraíba, poeta y productora cultural, dirige Sarau Selváticas, y Cia Quimera – Teatro y Poesia,  Ha publicado los libros Solfejo de Eros (CBJE, 2010), Mistrais (Prêmio Literário Augusto dos Anjos, Edições Funesc, 2014), Zarabatana (Editora Patuá, 2016) y A Chave Selvagem do Sonho (Triluna, 2020). Vive en João Pessoa, Paraíba.

Contacto: apolinariopoesia@gmail.com Instagram: @palavradepandora

Geografía Onírica

Con tus manos de obsidiana

cierras el fuego en mis ojos.

Dejo la casa del deseo y vuelvo

a mi peligroso sueño de todas las noches.

Mientras se quema mi piel

en dibujos de todos los colores,

tus pies tocan la mitad del mundo,

la magia misteriosa de una línea

donde nuestros cuerpos se comunican

en secreta telepatía.

La luna se arrodilla al manto del abismo.

Tungurahua haciendo temblar el cielo de abajo.

Estrellas venenosas nacen de su corazón mestizo.

En Pailon del Diablo

las aguas rabiosas se mueven hecho sangre

en las venas de una flor tenebrosa.

Estoy desnuda en mi cama

y me llamas de muy lejos,

casi no te oigo.

En el esplendor de mi soledad

sólo tu sombra me rodea.

Todas tus células

ahora conocen la violencia

de los volcanes,

y tus ojos me parecen más salvajes

así como los míos.

El columpio del fin del mundo

Un cielo deliciosamente loco nos invita

al beso vertiginoso del abismo.

Tramposos hechiceros, driblamos la muerte

y nos encontramos como dos pájaros infinitos

en un cósmico vuelo.

Talismán

En las manos de un ángel

el mineral misterio

donde el deseo se enraíza

y diabólico, florece

cruel y oscura herida

en el corazón de Dios.

Selene
 
Soy la luna llena
Bailando entre ninfas
 
Un grito menguante
Encendiendo las mareas
 
Desnuda y nueva
Rujo al orbe

Fénix creciente
Vislumbro lírios

Brujas susurran mi nombre

Com dulzura furiosa

Sigo mirando el fuego.

Aquí está la llave

Oculto debajo de la lengua

La sangre se levantará

Concupiscente, en cada sílaba

Chispa

Soy la mujer que vino del sueño

Nacida del fuego

Iniciado por otras mujeres

Vengo del corazón del vértigo

Traigo la palabra mágica

Y mi rastro salvaje se extiende

Por los interminables libros