Menu

Mª CINTA MONTAGUT: POESÍA ACTUAL ESPAÑOLA

Mª CINTA MONTAGUT (Madrid – 1946) Poeta, crítica literaria y traductora. Ha publicado los poemarios Cuerpo desunido, Barcelona, 1979, Como un lento puñal, Sevilla, 1980, Volver del tiempo, Sevilla 1983,

Gladys Mendía 2 años ago 36
Compartir:

Mª CINTA MONTAGUT (Madrid – 1946) Poeta, crítica literaria y traductora. Ha publicado los poemarios Cuerpo desunido, Barcelona, 1979, Como un lento puñal, Sevilla, 1980, Volver del tiempo, Sevilla 1983, Par, Barcelona, 1993, Teoría del silencio, Barcelona, 1997, El tránsito del día, Málaga, 2001, La voluntad de los metales, Málaga, 2006, Desconcierto, Málaga, 2010, Sin tiempo, Barcelona, 2014, Cenizas, 2015 colección EME de Ediciones La Palma, Nunca viajaré a Dinamarca, Tigres de papel, Madrid, 2019 y Los viajes inciertos, In verso, Barcelona, 2020. Sus poemas han sido publicados en diversas antologías en España, Italia, Turquía, Argentina y Canadá. Ha publicado El otro petrarquismo. Poetas italianas del Renacimiento del que ha hecho la introducción, selección y traducción. Madrid 2012. Tomar la palabra. Aproximación a la poesía escrita por mujeres. Aresta editorial Barcelona 2014. Es autora de numerosos artículos literarios sobre la mujer en la poesía y en la historia de la música.  Es editora de la sección de poesía de www.barcelonareview.com

Mantiene el blog http://lapieldelosdias.blogspot.com


Selección del libro Cenizas

La palabra se expande por el tiempo
para ocultar el hueco del silencio.
Nunca sospecha que en la sombra
se oculta la mirada o la herida
que hará cambiar, sin saberlo,
su destino de flecha,
su objetivo.

La palabra es un hilo y el hilo es el lenguaje
Cecilia Vicuña

     

Tirar del hilo suelto
hasta encontrar el cabo
anudarlo con otro y otro más
hasta formar un círculo perfecto
o una nave que surque los silencios
para abrir los caminos helados de los días.
Hace frío en el mundo
y hay que tejer tapices que contengan
la voluntad y el aire del mañana.


No se apagó la luz inútilmente,
la oscuridad deshizo los contornos
y ya nada fue entonces como antes.
Solo en la sombra la palabra desciende
a acariciar las huellas de una espalda,
a traspasar los límites del aire,
a encontrar el camino.
Siempre nos duele la verdad
que tras la luz se esconde


Hay noches de las que nada queda,
ni siquiera la sombra de unos ojos
ni el lejano rumor de las antenas
de los barcos dormidos en la rada.
Noches que fueron o promesa o engaño
y quisimos eternas
y, como de costumbre,
la madrugada detrás de la ventana
afilaba el cuchillo del día.


El paso de los días
nos trae la memoria de otras horas.
Desfilan por las calles
cuerpos que fueron un refugio
para otros cuerpos
perdidos hoy
en el fondo oscuro del recuerdo
o en el bolsillo de un abrigo
en una nota antigua con números borrosos.
A veces por las calles
los perros olfatean las respuestas,
ocultas para siempre en el asfalto,
de todas las preguntas
que cuerpo a cuerpo,
que cuerpo sobre cuerpo,
pudo borrar la lluvia de unos labios.

1 Comment

1 Comment

  1. Pilar dijo:

    Me gustaría viajar en el mundo de tu poesía,siempre me lleva a diversos momentos que la vida te da, gracias

Comments are closed.