Menu

Tres poemas de Marcia Mendieta Estenssoro

La poeta y comunicadora boliviana Marcia Mendieta Estenssoro nos entrega tres poemas.

Gladys Mendía 4 meses ago 140
Compartir:
La poeta y comunicadora boliviana Marcia Mendieta Estenssoro nos entrega tres poemas.

Marcia Mendieta Estenssoro (Bolivia, 1992) es poeta, narradora y comunicadora. Cursó el diplomado en Escritura Creativa de la Universidad Privada de Santa Cruz de la Sierra (UPSA), donde ahora es docente, y la maestría en Escritura Creativa de la Universidad de Nueva York (NYU). Publicó los poemarios La casa que nos habita (Llamarada Verde, 2017) y qué más queda cuando (Ed. 3600, 2022), así como la plaquette digital El cuerpo es una válvula de destrucción (2019).

Las mujeres de mi casa

Las mujeres de mi casa

se visten de risas certeras:

antídoto sutil

para sobrellevar el calor de los días de verano.

Su risa las lastima

cuando olvidan sacar de la alacena

los deseos baldíos

los frascos de amargos brebajes

la lluvia punzante del invierno

y las heridas cosidas con sal.

Las mujeres de mi casa

pronuncian idiomas cercanos                    

con ritmos distintos.

Defienden su fe

con fe

y ahuyentan sus miedos

con miedo.

Las mujeres de mi casa

se creen inmortales

porque han descubierto

la receta para andar livianas

aun cuando cargan con añejas memorias

en bolsas de viaje.

Se reconocen poderosas

por esa extraña costumbre

de hacer temblar la casa

y en instantes

volverla a construir.

La casa que nos habita

Mi raíz entreteje una alameda,

la suya una ciudad emblanquecida.

Para mí el afuera está mediado por una reja,

para ella se inmiscuye por los balcones.

Mis lágrimas se han mezclado con el brillo de azulejos rojos,

las suyas se han esparcido por los pisos de madera encerada.

Mi casa contempla el cielo desde la planicie,

la suya distingue el suelo desde el tercer piso.

El calor de mi casa se mezcla con el calor de la ciudad que la envuelve,

el calor de la suya contrasta con la brisa de altura que visita sus calles.

Ella conoce mi casa,

yo conozco la suya.

Con el devenir de las vidas futuras,

seguiremos encontrándonos en ellas,

dos almas contiguas que se cruzan

por los pasillos comunes

de la memoria.

 Genealogía

Cómo saber si la raíz está bien ajustada

cómo darse cuenta que los primeros brotes

resistirán las primeras lluvias

la amenaza del sol

el frío intempestivo

Cómo comprender los signos visibles en las hojas

la curvatura del tronco

el diámetro de las ramas

la capacidad de cobijar insectos

Cómo intuir los círculos concéntricos

la dulzura de la savia

Cómo deducir de dónde viene su canto

de dónde las memorias

sus frutos

Cómo entender cuánto aire es suficiente aire

cuánta agua es suficiente agua

cuántas cuáles son las palabras

Cómo entregarse a la tierra

Cómo conservar el equilibrio

cómo

aprender

a sobre

llevar                                                                                                                                        

las renuncias.