Menu

WINIFER RAVELO: POESÍA ACTUAL DE VENEZUELA

WINIFER RAVELO (Venezuela, 1994) Estudió un año y medio Química en la Facultad de Ciencia y Tecnología la Universidad de Carabobo en Naguanagua, ahí tuvo la oportunidad de conocer al

Gladys Mendía 4 años ago 96
Compartir:

WINIFER RAVELO (Venezuela, 1994) Estudió un año y medio Química en la Facultad de Ciencia y Tecnología la Universidad de Carabobo en Naguanagua, ahí tuvo la oportunidad de conocer al Departamento de Literaturas y al equipo editor de la Revista POESÍA, elementos que ella considera sus pilares fundamentales en el ejercicio escritural y personal. Algunos de sus textos se publicaron en la Revista de literaturas “El Pez de Plata” (no circula actualmente) editada y publicada en la ciudad de Maturín (Venezuela). Vive actualmente en el sureste de España.

Campañas de helio explotan la noche, colonias levantan ciudades mansas coronadas por las algas, la columna vertebral del cielo destila su sabia y las mariposas nacen derramadas por gravedad sobre las aguas maduras, bautizadas por círculos originarios

Larva plánula fundadora
sumerge formas al vientre de lluvia
ciclo de luna que orienta los cauces;

16 millones de grados soporta el emperador silente
flores de helio en su entraña condensada

Átomos coronan los reflejos
hidrosfera bautizada por un río eterno
danza del licor incrustado en los árboles
en los labios de la corriente
minerales transitorios cortados por la luz

Mar dormida en capas profundas
la luz estremece tus misterios
grieta erguida, cuna fósil agita
la unidad tiembla aflorando superficies
ave de gas turbio, especie inmaterial

4.600 millones de años, una diosa sin nombre
endurece su útero y amansa al tiempo
roca antigua, nido de los elementos
espejo cóncavo del círculo ardoroso

Plumaje de fuego ahogado, la ciudad secreta de los Nabarao
profunda y fértil en los cristales dormidos
raíz liviana enhebrada semilla
relámpago inaugural de la tempestad
mujer, sangra en el río, eres la dimensión del sol en las aguas.


Celebro que la montaña es el pecho de la tierra, mineral derretido en la mar cayéndose sobre el vientre del reptil, cálido latido sobre líquido inmenso, fuente terráquea derramada sobre matriz fértil, corto la tierra para ver hijos nuevos, en páramo abierto la fundación de los cristales.

Notas:
1) En la mitología Warao los Naborao son criaturas similares a los humanos, viven bajo las aguas, persiguen a las indias en sus días de menstruación, suelen tomar forma humana para poseer a las mujeres y hacerlas concebir un hijo.

Isabel

Me dormí con el canto de María Sabina,
soñé que en una catedral de piedra nacía toda la música,
cada jaula del universo se transformaba en cobre
los pájaros se despedazaban con las ráfagas del sol
enloquecían con el metal conductor que les aceleraba el latido.

Dónde nace el sonido de los metales
dónde está el eco de las campanas
el canto del pájaro resuena en el cobre de su jaula
y en su pequeño músculo hay ventanas abiertas
donde se embrujan las voces del agua.

Todas las aguas me llevan a ti, 
aurora incendiada de la transparencia
en la garganta de un lago estaba tu rostro
y el tiempo humano caía en el humedal
niña corriendo detrás de los escarabajos,
entierra tus hombros para aliviar el dolor de la infancia.

Te llevaré a Leticia para hundir tus cabellos en el oscuro amazonas,
mientras tu cara se abre en el atardecer
y todo lo salvaje celebre que tus pies descalzos
amanecen húmedos en el ombligo de la eternidad.

En mi sueño todo el metal de las jaulas se derretía
y liberé a los pájaros en los bosques
para que su canto te incitara a bailar
mezclándote con el follaje, inaugurando la lluvia
hasta ser el centro del diluvio donde nace por segunda vez la mar.

Niña alga, danzante, las edades de la tierra vibran en ti,
las capas geológicas despiertan luego de millones de años
y tu corazón es un símbolo adorado
en las ceremonias tribales a la fertilidad y al alimento.

Te encontraré en el verdor enraizado de la profundidad.


(*)


Alguien toca un tambor allá afuera
espejo con grietas,
la madrugada
esta casa es el mar y estoy entrando
esta casa es una isla con un molusco fluorescente
durmiendo en su hígado
estás reventado tambor mántrico
en mis manos
estás reventado tambor mántrico
en mis óvulos
estás reventado
tambor
Portal
el mar metálico de la casa vibra por el latido del molusco,
él sueña con Dionaea muscipula devorando peces gigantes
la tridacna mueve sus sifones inhalando la música de los espejos
balancea sus siete ondulaciones cuando el tambor desespera al océano
 cada onda acuna a los insectos antes de morir en el bosque.
Esta casa es el elemento perdido donde todos los metales son híbridos
todos los metales son miscibles en esta casa
todos los metales están en el mar, iridóforos en la piel del que duerme
todas las flores heredaron la conductividad del cobre
las azucenas eléctricas caen como un relámpago en la grieta
la roca densa, viva, apareces en el sueño de tridacna
laguna turbulenta donde elipses sombras imitan las manos del agua
arrojan en un vocab la seda púrpura que ahora baila en las profundidades
el cuerpo de sílice de las bromelias trae en su núcleo la playa bondadosa
al agua noble donde se arrastra el último sonido de los animales dormidos.


Notas: 1) Tridacna: es un género de molusco con colores fluorescentes gracias a sus órganos hialinos.
2) Vocab: substrato de fibra natural segregado por ciertos moluscos para adherirse a rocas en el mar.
3) Dionaeas muscipulas: planta carnívora familia de las Droseraceae.
4) Sifón: órgano presente en moluscos marinos, que les permite succionar y expulsar agua, logrando ser un órgano importante para la respiración de animales acuáticos.

Soneto del nutriente

Símbolos acústicos en forma conquistada
el arco quieto bordea la impía
sé del pecho tembloroso erigiendo vigilia
memoria fundada en frente arbolada

Cristal anunciando la tierra desnudada
magnetismo silencia geometría
piedra líquida en vena acaricia
líquido oscuro en presencia olvidada

Opacidad en círculo naciente
tejedoras solemnes de refugios delirantes
jardines inauguran primitivo aroma

Roca incólume en fragmento durmiente
memoriosa agua en calma sangrante,
plata espejada de secreto idioma.

Manicaria saccifera  

Cantemos juntos, dancemos juntos,
hablemos a las flores, 
a los animales, a los ríos.

Todos permaneceremos,
cada día seremos más fuertes,
creceremos como la hierba,
como el bejuco silvestre,
entibiaremos la tierra con calor de sol.

(Fragmento de un poema del pueblo Wenaiwika)

Tida vuelve a nacer entre temiches
los pies de la madre, látigos, como raíces
toda la tribu hundida sobre su peso
el cuerpo del padre, del abuelo, de la fe
está en la curiara

Anibaka es el cuerpo terreno
raíz atada a los dedos de Wamma
tierra yakari en cada guardiana primitiva
cabellera en jardines de Rhizophora mangle

Jo 

    jo

        jo 

Palmera vigilante; cortezas agraciadas por el agua
el agua (jo) es un cristal memorioso,
las manos de la partera alivian con menjurjes de temiche sagrado,
el cuerpo recién florecido
(temiche eres habitad de consuelo)
testimonia semillas del cántico y los tiempos

Los pies de la mujer penetran el río
cada latido es un ritmo espejado
arena tejedora en paso de manglares 

Sangre de la recién parida
sangre de la mujer en racimo de labrantía
su vientre soporta una presión cristalina:

Aquí la tierra desnuda cada piedra
el mar es siempre uno solo
dividimos las aguas pero siempre son una

Temblor de la piedra
ferocidad del agua
boca salvaje de un río dominando toda la mar

Nohaba/ Nohaba/Nohaba

Veo el atlántico soberbio en los ojos de la parturienta
cuánta nobleza esconderá el pudor de su cuerpo
cuánta mudez tendrá el devenir del rio
agua amplia en el secreto de la palma

Yaja  solemne acurrucas
sexos enverdecidos en tu paciencia
cuerpo materno hecho bosque imajana

Dani/dani   da  – ni       /      da       –       ni

Ramaje bondadoso de ternura
sobre el habla sumergida de la deltana
mujer warao que llora por reverencia a la vida

Temiche ofrenda del Delta
tus sustancias duermen la queja
son el abrazo materno de la adolorida
serenas la sed del guerrero entre ciénagas
tus frutos delicados son garantía del pueblo y su alimento

Wamma, wamma, wamma cantan las niñas en el río
pedestales de Azollas erigen la criatura
sobre el temiche: “warao-nibo nakae warao-tiba nake”

Pájaros celebran en los altos cachicamos
el gesto de ofrenda de la recién cultivada:
Hanoko seke ka-ukatida a horonobe

El pueblo guarauno canta: ¡yakerara!

Notas:

1)Manicaria saccifera o comúnmente conocida como Palmera Temiche, yaja es su nombre warao, esta planta es una acompañante en la vida de todo/a warao, con esta planta construyen sus tejados, nacen entre sus hojas y la tierra, es un ingrediente recurrente en la preparación de muchos medicamentos que elaboran las hierbateras de la comunidad, una de sus propiedades más importantes además de ser un tratamiento para la tuberculosis, la diarrea entre otros es también un anti veneno para las mordeduras de serpientes.

2)El epígrafe es un fragmento de un poema del pueblo Wenaiwika o Piapoco transcrito del libro El Chamán de los Cunaguaros. Viaje por el mundo indígena venezolanode Marisa Vanini de Gerulewicz, publicado en Caracas (2008), editorial el Perro y la rana.

3) Cita textual de la nota número 50 del libro (pág 74) Los Warao y la cultura del moriche del investigador  Antonio E. Vaquero Rojo: En algunos poblados waraos he observado que las mujeres parturientas prefieren alejarse un tanto de las viviendas, acompañadas de alguna partera familiar . Se internan con sus curiaras por algún cañito y dan luz sobre la tierra, aprovechando la escasa elevación junto a la base de algún árbol silvestre, previamente desbrozada y cubierta con hojas de temiche. Durante el trance la mujer suele agarrar de alguna rama o liana como apoyatura para hacer fuerza. Al poco rato y tras lavar en el agua circundante a la criatura regresan a la casa de habitación con la novedad pertinente: “warao-nibo nakae” o “warao-tida nakae”, ha caído un warao-macho – ha caído un warao-hembra.

4)Hanoko seke ka-ukatida a horonobe: presagio warao que significa “la casa es el equivalente de la piel-sexo- de nuestra hija”. Los Warao y la cultura del moriche del investigador  Antonio E. Vaquero Rojo (pág. 77)

5) Significado en español de las palabras waraos:


Anibaka: Niña
Dani: Madre
Imajana: Obscuridad
Jo: Río
Nohaba: Río
Tida: Mujer
Wamma: Madre tierra
Yaja: Temiche
Yakari: Amanecer
Yakerara: Buenos días

6) Rhizophora mangle: arbusto de raíces aéreas,  propio de los países cálidos, donde caracteriza litorales de suelo plano y fangoso y aguas relativamente tranquilas (estuarios, ensenadas, lagunas, etc.), saladas salvo una excepción. El suelo puede estar inundado constantemente o sólo en marea alta. De la costa el manglar puede penetrar hacia el interior, siguiendo los ríos hasta donde,agua se hace dulce. Forma una vegetación fruticosa o arbórea, cerrada e intricada, en que, al fuste de troncos y ramas, se añade una complicada columnata de raíces aéreas y respiratorias. (fragmente extraído del Diccionario de Botánica de Pius Font i Quer  pág. 684). Es el árbol emblemático del estado Delta Amacuro, Venezuela.

1 Comment

1 Comment

  1. Luz oceánica dijo:

    Como siempre, magia en su poesía. Desde su lenguaje explorando todo a su alrededor hasta su manera íntima de ver lo que ama. Gracias por el trabajo de publicar y dar a la luz esta poesía fresca y nueva.

Comments are closed.