Menu

GEORGINA RAMÍREZ: POESÍA ACTUAL DE VENEZUELA

GEORGINA RAMÍREZ (Caracas, Venezuela 1972). Actualmente reside en Santiago de Chile. Creadora y directora del movimiento cultural LA PARADA POÉTICA. Sus poemas han sido publicados en las antologías poéticas: El

Gladys Mendía 4 años ago 106
Compartir:

GEORGINA RAMÍREZ (Caracas, Venezuela 1972). Actualmente reside en Santiago de Chile. Creadora y directora del movimiento cultural LA PARADA POÉTICA. Sus poemas han sido publicados en las antologías poéticas: El Ojo Errante (Venezuela); La Mujer Rota (México); La voz de la ciudad (Venezuela); Miradas y palabras sobre Caracas, para bien o para mal (Venezuela); Arte Poética (Argentina); 102 Poetas Jamming (Venezuela); Aquel invierno que gritamos (España); antología Fragua de preces, (España). Autora de: Piel de Durazno (plaquete de poesía) Taller Editorial El pez soluble; Lo que calla la noche, Ediciones del movimiento; Daño oculto, Oscar Todtmann editores.

Selección de Gladys Mendía del libro Daño oculto (2015)

Extranjera

Soy inmigrante en mi cuerpo

¿dónde el rostro

una mueca quizá,

algún trazo?

Intento extraer los restos

ni siquiera una mano

para asirme al recuerdo

ni un diente para morder la herida

mi silueta

apenas una sombra

un breve instante si te nombro

Daño oculto

Me dejo caer en gotas sobre su lengua

Se entrega a pedazos

le devuelvo el gesto

A veces intuye que no soy suya

y me enternece

Los domingos

viene cargando abedules para mi vientre

y un trébol azul que me corre hasta los pies

Me bebo su calma cuando se duerme

le dejo toda la nostalgia en la espalda

me abrazo a sus sueños

entiendo

que aún no es el momento de decirle

que ya me he ido

La parada del colibrí

Tengo urgencia de tus labios

salgo a buscarte

en cualquier tormenta

Me bebo los cuerpos

que atraviesan esta nostalgia

las horas se hacen infinitas

en ese reloj no compartido

Me pierdo

en encuentros divergentes

hago de mi entrega

el más infeliz de todos los boleros

Ráfaga

Anclo en la vieja herida

la ato a un costado

sus labios cubro con bocas nuevas

desaparece

Pero alguien dice recuerda

hago el recorrido vertical por la memoria

y la gota se hace eco

bordeando tu nombre

Sangra

el invierno regresa

El laberinto de creta

El hombre

en un lugar lejano

de su propia memoria

Fantasma de su ayer

¿Dónde quedó tu altura

dónde tus pasos

tu verde arrullando el día?

¿Dónde estás padre?

Aún el espejo

no te encuentra

Retrato en sepia

Quizá escriba un poema que no lleve tu nombre

despojado de vacío y ausencia

que no tenga tu aroma extraviando recuerdos

trascenderá tu cielo

superará tu altura

no tendrá el azul de tu mirada

la línea perfecta de tus labios

escribiré un poema donde no hable de ti

donde no te describa sobre mi cuerpo en fuego

derritiéndome

donde no evidencie que sin ti,

la felicidad es una circunstancia

no estará lleno de memorias y destinos

será escrito desde esa parte de mí que ya no habitas

Cuando llegue la hora de olvidarte

Intemperie

Él le regala su último adiós

La despide con la mirada envejecida

como quien ha visto tanto amanecer a su lado

que conoce todas las noches de su cuerpo

Ella le sujeta el alma

la anuda con palabras que ya no dicen

que son sólo errancia

Promete otra noche

una última noche estragada que no sepa de mañanas

que estalle en el temblor de las carnes

Hay recuerdos que no saben despedirse