Menu

ISOLDA DOSAMANTES: POESÍA ACTUAL DE MÉXICO

ISOLDA DOSAMANTES (Tlaxcala, México 1969). Poeta y académica. Es maestra en Creación y Apreciación Literaria (Casa LAMM), especialista en Literatura Mexicana del Siglo XX (uam). Tiene el Diplomado en Creación

Gladys Mendía 5 años ago 37
Compartir:

ISOLDA DOSAMANTES (Tlaxcala, México 1969). Poeta y académica. Es maestra en Creación y Apreciación Literaria (Casa LAMM), especialista en Literatura Mexicana del Siglo XX (uam). Tiene el Diplomado en Creación Literaria de la Escuela de Escritores de la SOGEM. Desde 1997 se ha dedicado a la docencia en México, China y Canadá. Ha sido re- conocida con el Premio Internacional de Poesía Hacia Ítaca, Mar de la Plata 2017, el Premio de Poesía Praxis (2011) y los Juegos Florales de Guaymas, Sonora (2008), entre otros. Fue beca- ria de: Fundación Alberti, Casa Lamm, del FETA, fonca y sogem. Destacan sus libros Después del Hambre (2017); Apuntes de Viaje (2012); Paisaje sobre la seda (2008). Desde 2012 es Directora del Proyecto Cultural Independiente Galería Casa de la Nube.




La sombra

A nosotros que somos testigos de la violencia Ayotzinapa

Cuando aparece el sol de las doce del día
todo parece ir en paz
un segundo después aparece la sombra
esa que nos viene persiguiendo a los mexicanos rasgando la piel de
madres
de mujeres que se han ido quedando solas de mujeres destrozados sus cuerpos de mujeres y hombres
de corazón que se va rompiendo en la mano del sueño
ya todos puede decir nada porque un puño lo arranca de la boca
se lleva el aire con las palabras
a un rincón de silencios
a una barranca donde se hunden las vocales
los seres mexicanos van teniendo menos plusvalía,
ya nadie habla de las muertas de Juárez, de los niños ABC, del casino
el silencio lo guarda todo en su caja enorme de viento el silencio es amigo de la sombra que nos va cubriendo recemos por los jóvenes que han muerto
por los que andan perdidos sus cuerpos
recemos porque los gritos de justicia ya no son suficientes una oración
por ellos le pedimos a los que todavía creen a los que sus dioses están
ahí para el consuelo
a la tierra le pedimos justicia, al aire, al agua, al fuego, le pedimos a la sombra que nos deje ver la luz iluminemos nuestra luz
con los colores del alba, con el de la paz o el brillo en la voz ya no
podemos callarnos
es una herida que se va abriendo y se abre
y se abre
hasta llegar a esa lágrima que no cede y no accederá por el miedo
ah qué gran miedo que silencia la boca que silencia los corazones del hombre una canica
dos canicas una cabeza
cuántas cabezas jugarán chiras pelas cuántas apuesta joven, dígame.
Cuántas sombras tiene su sombra, cuántas lágrimas la lluvia que no
cesa. En medio de tanta sangre amanece salen los niños a la escuela
sin saber si habrá un mañana color verde.

Poema publicado en la revista Molino de letras, así como en la página de internet sobre Ayotzinapa.