Menu

GLORIA MENDOZA BORDA: POESÍA ACTUAL DE PERÚ

Gloria Mendoza Borda (1948 Perú). 14 libros publicados.  El 2019 el poema La palabra en el equilibro de la vida de Gloria Mendoza Borda se difundió en el programa I

Gladys Mendía 1 año ago 124
Compartir:

Gloria Mendoza Borda (1948 Perú). 14 libros publicados.  El 2019 el poema La palabra en el equilibro de la vida de Gloria Mendoza Borda se difundió en el programa I DICEN proyecto de profesores de la UCP y periodistas, en Canal 7 y anexos. El 2019 y 2021 fue invitada al Hay Festival Internacional de Arequipa en conversatorios. Participó en casi todos los Encuentros Internacionales de Escritores de Chile bajo la dirección de Omar Monroy, y en varios Festivales de poesía particularmente en el FIP Primavera Poética bajo la dirección del poeta Harold Alva, Festival El Lugar de los Escudos (México) dirigido por el poeta de Costa Rica Álvaro Mata Guillé. Es parte de los 100 autores iberoamericanos por Harold Alva FIP Primavera Poética 2020 y publicada en coordinación con la Municipalidad Provincial de Lima /Lima Lee. El Colectivo Comando Plath 2021 la puso en el MAPA DE ESCRITORAS PERUANAS. Considerada por el diario El Comercio entre las 10 escritoras que marcaron la historia de la literatura escrita por mujeres en el siglo XIX y XX, teniendo como mayor referente de todos los tiempos a Blanca Varela. El 2022 los estudiantes de la Universidad Federico Villarreal de Lima le hicieron homenaje internacional. Además declarada con el Título de Bicentenaria de Arequipa, poniéndole una Placa Recordatoria en la fachada de su casa en Arequipa. Traducida al inglés, francés, italiano, bengalí, portugués, alemán, aimara. La Promoción de Literatura y lengua de la Universidad del Altiplano este año le puso como nombre Promoción Gloria Mendoza Borda 2023. El Festival Internacional de Poesía en el Lugar de los Escudos 2023 fue dedicado a Gloria Mendoza Borda desde México que y tiene como director al destacado escritor y humanista Álvaro Mata Guillé.

DAMIANA CCOTA

I

Damiana

madrigal de chirimoya

agujeros de piedrecillas

tus pies en el río

chifla la paja brava

Huancho

cerca a la montaña

allí apareció Cristo

noche de furioso aguacero

cántico aullido de perros

caí

ladraban

ellos dueños de la lluvia

paja brava

muña en la adversidad

muestran atinados dientes, Damiana.

II

Cuidadito sin tropezar

Damiana Ccota te apremiamos

alcánzame tus manos

ojito de águila

intrépida lectora

la poesía sabe que la rozas

despacito

experta cazadora de ensueños

tu corazón

en mi perímetro lanzo al viento tu wifala

en nombre de las sin renombre jallalla wifala kullakita.

Poema inédito

LAMENTO,  SE FUERON

Al oído

esa escultura

conversa conmigo

no digan que no

susurra

sigilosamente

presentía cómo liar

debajo del aguacero

sin recelo

esa casona

ya no es mía

confundida como gitana

faldas largas bordadas

una mano alargada expresaba

“señora míreme la suerte”

en Cusco

gitana hippie

innegable

tiempos juveniles

miles de voces

“el pueblo unido

jamás será vencido”

el pueblo disonante venció

ellas ellos

abrían río dentro

disímiles tendencias

caseritos

esos madrigales

en cuadros de pintura

tejen nuestro equilibrio

en una esquina

“¿a qué cofradía pertenece?”

a las desclasadas

las desheredadas

la que escapa

ganando tinieblas

la que no se cubre

en una máscara

santa sinsanta insanta

al oído, lamento

al viento

huyó la escultura

juro que la busqué

entre la fuente

la madreselva

en los árboles

del solar de Bellas Artes

a casa

no llegan

palomas clamando

porque no tiene ventana.

Poema inédito

NOS DEJASTE, TE FUISTE LAIKITO

Me dejaste querido

a la hora imprecisa

me dejaste

una noche a las 7

cuervos negros

daban vueltas

entre sauces

extraños pájaros

silban a la muerte

dejamos la caminata

por los parques

solíamos hacer tertulia

tres poetas tres perros

tres collares

Alberto Valcárcel Albero Vega

Mayo

un cielo de poesía

renuncié a todo

porque las 7

tenía un nombre: Laiko

porque a las 7

bailaba tu colita

porque a las 7

me dabas un empujoncito

te supe sabio

bellos mío

fui a ese páramo de Socabaya

allí sepultamos tu cuerpito

tomé dos flores para nombrarte

querido mío compañero mío

confidente mío

cuando lloraba tú llorabas

cuando reía tú reías

en silencio te encontré alado

no pude ocultar mis ojos

veinte años atrás

quise correr entre la yerba

no pude perderme en la sombra

el sol brillaba en todos los espacios

para hallar tu imagen en un lote

de mis padres también ausentes

convoqué a gorriones

para darte un concierto

para gritar tu nombre en Socabaya

cielo azul me cubrió entera

hasta guardarte Laiko mío en mi corazón.

Poema inédito

ME DEJARON, SE FUERON

Qué está pasando

Martina

esa chijjlla

memoria

masacre

revienta en gemido

mira al limbo

opacidad

las constelaciones

nos cierran los ojos

Mamacha de las Mercedes

ellos se fueron

huérfanos colibríes

ya no existen

la isla

El Frontón

solo huesos

paredes sin techo

estalla

en medio del mar

no eran estrellas

aullido de chispas

un lugar de lamentos

versos en las paredes

apuntes

hoy albergue

miles de pajarillos

otros animales se comen

la memoria

la muerden

ni los unos ni los otros

la muerte duele

qué está pasado Martina

ese dolor

tierra salpicada el hijo

se fue, te dejaron

te fuiste, nos dejaste Martina.

Poema inédito

LAS EMBARCACIONES DE EPIFANÍA SUAÑA               

Mi nombre es Epifanía Suaña

con los años

mi nombre crece en el agua

mi nombre

está poblado

de manzanilla

danza

de peces y olas

el legendario Titicaca

enmascaró mi rostro

el agua

guarda mi nombre

junto a los helechos

en la límpida orilla

de Puerto Puquis

en las pequeñas embarcaciones

que atravesaron mi infancia

el río

serpiente y ave

retiene mi nombre

en el susurro de eucaliptos

soy Epifanía Suaña

venida de Puerto Puquis

una kantuta profunda

alegra mi camino

busqué

mi nombre

en el trébol

el frío

quemó mis trenzas

mis manos

son balsas de agua

dulce catarata

señala días especiales

el recuerdo wala wala

de madre y niño

esculpidos en piedra

compuerta de Ayabacas

mi nombre gira en la paja brava

mi nombre piedra eterna

en el lago

los putucos

que cobijaron

mi adolescencia

para seguir viviendo

no basta el presente

hoy en la urbe

lejana brisa

enciende llamas en mis ojos

carajo

soy Epifanía Suaña

venida de Puerto Puquis.

Del libro “Dulce naranja dulce luna”

SALUSTIANA TUANO

No soy la que pensáis

quisiera hundirme

en el río

que fluye

interminablemente

en las montañas ocultas

de mi piel

invadir con mis dedos

tus entrañas

besar algas

detener mi orilla

en la arena

junto a la grama

construir puentes de totora

miradme

solo queda

mi antigua imagen en el agua

Salustiana Tuano

tallada en piedra

fugaces crisantemos

inclinan la cabeza

hacia mi sol

Mariano Paco

se ilumina

en el abra

donde moran los dioses

miradlo

poncho rojo

barbado y fuerte

noche llena de grillos

es el viento que sopla

dentro mío

río que corre Salustiana Tuano.

Del libro “Dulce naranja dulce luna”

UN YATIRI EN LA CIUDAD

Esta casa no es su casa

su otra casa

está en la ribera de un río lejano

allí aguarda

su taika

y la luna

Ruperto Chupas

ha llegado a sembrar la lumbre

en el sueño de los hombres

preconizante

yatiri aimara

confundido en el movimiento de la ciudad

¿dónde queda el puerto?

¿dónde quedó el navegante?

¿verás historia en naipes?

detrás de la marea

desde la orilla

auscultamos tu vida

poeta

explorando

desde los acantilados

del lago

esta casa no es su casa

este saco

no es su poncho

buscaremos la lumbre

que golpea con el viento

el fondo de la tierra florecida

Ruperto Chupas

anticipándose a las estrellas

las olas

convocando a la lluvia

predice la historia de los pueblos

Ruperto Chupas

yatiri aimara

seguirá el curso de las aguas

silencio alborotado

desde las voces desorbitadas

de las balsas

casas de barro de los achachilas

Ruperto Chupas avizora nuestra vida en coca

este no es tu espacio

ni tu otra casa

ni tu otra lengua

Ruperto Chupas

en vano busca

la imagen dormida de sus ovejas

en copos de nubes

una invasión poderosa

cubre nuestros ojos de las fieras.  

Del libro “Dulce naranja dulce luna”