Menu

PATRICIA JAWERBAUM: POESÍA ACTUAL ARGENTINA

Fotografía por Dylan Elliff Patricia Jawerbaum. Poeta, Escritora, bailaora, psicoanalista (psicóloga UBA) y Especialista en LIJ (UNSAM). Realiza dibujos y aprende pintura. Realizadora de Kamishibai. Co participó con naKh ab

Gladys Mendía 2 años ago 71
Compartir:

Patricia Jawerbaum. Poeta, Escritora, bailaora, psicoanalista (psicóloga UBA) y Especialista en LIJ (UNSAM). Realiza dibujos y aprende pintura. Realizadora de Kamishibai. Co participó con naKh ab Ra y sus otros avatares y cófrades varios de la estación orbital alógena. Libros editados: Imprudentes Insensatas, ed. Ultimo Reino, 1989, Luna Park, editorial Tsé Tsé 2001 y Poeta Serial, ed. Modesto Rimba 2020. Textos editados en diversas publicaciones digitales. Y en el libro impreso Perfórmatas x alógenos Editorial Allox, 2013. Plaquetas: Tocada y la plaquete niñoide de baja tirada Hasta que los insectos sean nubes que cubren las lámparas (editada junto El cero de las formas, 2019). Obras realizadas y presentadas en kamishibai (teatro de papel) con textos e ilustraciones en las obras: Hotel de hadas; Tío Lobo; Sevilla era una fiesta y El hada de las lilas.

DE POETA SERIAL

Serie A

III.

Y apretadas de besos filosos y palabras forasteras
Conseguiríamos el lívido bálsamo no consignado a labio alguno
En delicia eléctrica y perdurable. –su forever de estera floresta-
Yo veía que los grillos y las noches se parecían
A las voces ausentes de las luciérnagas,
Y al chasquido imperativo de las estrellas
Que vaciaban sobre nosotras la negrura preciada
De su angustia celeste.

Otra vez el cabestrillo del ceibo abrió
No hay duda del esplendor cómplice
Que en su color compite con el cardo
Y la loca peluca de troll
Puso púrpura contra la pantalla celeste cielo
Que amante en la luz, alta al tallo
Violácea pelambre me quiere tanto
Que desatada al viento insiste en darme
Lecciones de canto.

Mientras, el ceibo invaginado en rojo
Va desplegando su febril cerrojo

¡Qué silencio infla la gracia
Del cachete que aprieta la promesa!

No se abre, no se cansa: Sus labios
Esconden a ultranza, en trinchera de avispas
Lecciones de danza.

Serie N

I.

Es para oír dorar a la aurora que el león de la luz despierta en tus ojos
Un incierto reencuentro,
Después de la noche tan temida,
Con todas las cosas y sus contornos.
Con ese dibujo con que el sol elabora
Cada secreto pone al alcance,
En el dibujo discreto
Entre los fluidos que sopla el viento

Una hoja

Una hora

Una hoja

Una hora

Temblar es su versión -apropiada para volver
A su propia visión
De la velocidad y del tiempo

Entre esos dedos invisibles
Se enhebra lo que pretende existencia
Aunque no pueda mantener por mucho tiempo
Su hilo expresable de modulación
Con versar no basta.

Algún ángel en ejercicio
Se va formando entre las ideas fornidas
De un ejército que pierde en la mente
Lo que escurre y modelaba
Para el examen de rutina
Con que reporta tu retina
El informe de realidad

Se infiltra
Entre su muerte y tu muerte

Contrae y contagia
La rara alegría de quien
Puede expresarse bailando
Al ritmo con que cada quien
Domina su pena

Al ritmo en que los juncos se menean.

IV.

Un puesto de sueño invernal monta el manto
La mañana es toda maña de árboles en muñones
Y sobretodos y peludos manguitos de mentido armiño.
De bolas de nieve. Armadas las niñas.
Amados los niños.

VI.

Una suelta de gloria en helicópteros mínimos que pasean
Con roto estambre roto pistilo
Y no serán fruto
Una flor que felicita en carta la tierna dosis del azaroso azahar
Frugal lujo frutal, brutal infundioso
Incendio blanco beso del perfume.


*Estos poemas pertenecen al libro Poeta Serial, Modesto Rimba 2020. Las ilustraciones también del libro son obra de Alma Estrella, versiones digitales de sus bordados hechos por ella misma.


Inéditos:
Del libro en preparación: Música y baile

UNA GUAJIRA PARA KAWABATA

Con qué cadencia amorosa
Abrís el abanico, tentás a las varillas de madera con el viento

-¡Coman! ¡Coman! ¡Mariposas del atardecer!
¡Coman! ¡Coman! ¡Mariposas de la mañana y el ocaso!

Por la tarde mi vestido tendrá volados blancos
Y el viento hará de vuestro gesto el cielo
Y será escenario.

Rodea la cabeza, se vuelve peinetón
Va del zapato a la cintura,
Menea el aire que al vaciar el pecho implora
Y vacila esa música algo dulce, algo melancólica
Pero alegre como puerto de las islas o Punta umbría

Se abre alegre como joven a punto de caerse
Pero la sostiene su amado
Se cierra suave
Como caballero que fuma habano leyendo el diario

Costas cosas de casas blancas
orillas de ritmo cadencioso
Miren: ya la arena recibe los pasos de la novia
Va descalza, de lino blanco, puntilla y abanico
O abanico de lunares, vestido moderno
bajo el cielo rabioso andaluz
bajo azules únicos de cuento
el sol que no se cansa de mirar su mano
y casi no pierde ocasión de hacer de ella nube
para descansar su paciencia de luz.

De la plaqueta inédita MI BANQUETE.

  1. Pausanías: El amor como virtud: tiempo y motivación

Hija del cielo que caminás sobre la espuma del mar
Por la que yo fui mujer un día
Y luego madre,
Al lado tuyo soy sombra alegre

¿Que llevás atado entre las algas del cuello?
¿otro nombre?, ¿qué dice? ¿Pandemo?
tu cabellera se llenó de demonios
que ahora aprende a enlazar trenzas
y tu falda, recién teñida por un millón de múrices
de esos otros esos mares de esos otros tiempos
juega con los cráneos crocantes de tanto reír.

Como anillo al dedo
Como dedo al anillo
Estás como para ponerte al tiempo
en el bolsillo. Casarte con él:

El anillo como prueba:
De que lo que termina en sí mismo
nunca comenzó del todo

Das vueltas y vueltas por la calidad del amante
Como quien con un vidrio
prueba un diamante

En el temple del amado por lo tanto templo
se enciende la perseverancia,
de querer ser bueno para ser amado
ser digno de amor
será su esfuerzo
más allá de si eso
sea falso o verdadero
¿solo si el otro es también virtuoso?
porque se puede querer ser vil
para ser amado por alguien vil
o servil acaso. No es una ecuación tan fácil
mi querido Pausanías,

¿Será acaso eso suficiente evidencia?
como alguna luminosa ciencia
que regala este perfume, esta esencia
con tal calidad evidente
envolvente que responde a la mejor diosa
la más noble…

¿No será acaso la más lujuriosa?

Es una piedra rara, esa Afrodita,
una piedra única dice el especialista
“es-te- vens-ita”, hasta en Marte se encuentra
Y en el centro de alguna pupila, y ahí mismo
cristaliza o se desmaterializa
según quien la descubra, o la mira
toma color diverso, que de uno a otro va, vira
según la dignidad de quien la reciba.

Hay quien besa las explosiones
sentimentales en la carne
amor en la palta esbelta en
la espuma de los mares ya
va engendrando a su monstruosa diosa
millones de estalactitas clavan los pensamientos
costras, sedimentos,
minerales y el sol entrando al juego

Siembra sombras en las paredes
contigo entrena, enteráte
nada que decir de cualquier cosa
extraña
es la fatiga de respiré
que repetiré tanto:
camino tras cualquiera que tiemble
su sombra frente a la mía.


Contacto Pattyjaw@gmail.com
en Instagram @pattyjaw
Facebook Patt Jawerbaum