Menu

MARÍA ÁNGELES LONARDI: POESÍA ACTUAL DE ARGENTINA

MARIA ANGELES LONARDI. Nació en Larroque, Entre Ríos, Argentina y desde 2002 reside en Almería España. Es Profesora, Docente para la Formación Profesional, Poeta y Escritora. Posee numerosos Premios literarios

Gladys Mendía 3 años ago 164
Compartir:

MARIA ANGELES LONARDI. Nació en Larroque, Entre Ríos, Argentina y desde 2002 reside en Almería España. Es Profesora, Docente para la Formación Profesional, Poeta y Escritora. Posee numerosos Premios literarios en Argentina, en España y premios Internacionales. Tiene seis Libros de poemas publicados y aparece en más de cincuenta Antologías. Es Jurado de Concursos literarios. Ha sido traducida al italiano y al inglés. Participa activamente en Recitales Poéticos, Encuentros de Escritores, Jornadas Literarias, Presentaciones de otros autores, escribe Prólogos, Ensayos, coordina Antologías, realiza Talleres literarios y Reseñas literarias que publica habitualmente en numerosas Revistas Digitales. Integra Equipo editorial de: Luz cultural, Entreletras, Todoliteratura, Revista De sur a Sur. Es miembro de prestigiosas Instituciones culturales: IEA Instituto de Estudios Almerienses, CAL Centro Andaluz de las Letras, de AIHS Humanismo Solidario, de PAZ IFLAC Latinoamérica, Es Embajadora de la Paz para WWPO WorldWide Peace Organization por Andalucía. Miembro del CERCLE UNIVERSEL DES AMBASSADEURS DE LA PAIX / Suisse & France, Círculo Universal de Embajadores de la Paz por Argentina. Directora de Paz IFLAC en ESPAÑA. (Foro Internacional de Literatura y Cultura de Paz).

Su trayectoria literaria, en su propio blog: https://letras-sobre-papel.blogspot.com.es/.

Mujer

En la luz del alba puedo encontrarte,

o en el silencio de la montaña,

en las iniciales de una letra eterna

o en las consonantes protectoras…

En las hondonadas luminosas del  río,

en las luciérnagas que habitan tus ojos

o en las manos cuenco y tesoro.

Puedo encontrarte siempre

donde huele a vida, mujer,

donde se esparce el consuelo

que ante la muerte repartes

con un beso, porque eres lágrima y más…

Eres pureza , eres alfa y omega,

la continuidad del germen,

el cántaro donde el agua es fuente.

Y cuando la fruta es pasión y deseo

el aire verde de almizcle fecunda.

Con las alas desplegadas puedo verte

trazando caminos, sosteniendo el sol,

curando heridas, derrochando aliento,

dejando huellas por donde pasas

con la luna en los hombros

y en movimiento constante.

De día eres remolino de carne y hueso

y por la noche, te quitas las alas de ángel.


Publicado en Antología de Poesía Femenina Contemporánea, 2020. Editada por Fondo Kati.

Maleta de viaje

De mi pueblo natal en la maleta me traje:

la plaza arbolada, la vieja estación,

las calles de tierra,

las campanas de la iglesia,

el olor a tierra mojada,

las tortas fritas y el mate,

la vereda de baldosas anchas

de mi casa paterna…

De allí me traje todo

en la maleta del corazón,

esa que llevo repleta

de recuerdos felices,

momentos inolvidables

de mi Larroque,

terruño silente, adorado suelo

que a pesar de la distancia

aún espera mi regreso.

Nos separa el océano,

las horas, la idea,

pero nos acercan los recuerdos

que sobreviven ahora,

ya fuera de la maleta.


Del Libro “Soles de nostalgia”, Círculo Rojo, 2021.

ÍTACA

Cuando un día emprendas tu viaje,

más allá del sur encontrarás un baluarte

de recuerdos, de soles de nostalgia

contenidos en un abrazo

y podrás sentarte a contemplar sereno,

a la vera del camino recorrido,

los éxitos y los fracasos.

Inspirar profundo y contener el aire

hasta reconocerlo, hasta saberlo tuyo.

Abrirte y en cada revoloteo de palomas,

dejar que se te escape el alma

y sentir un escalofrío que sube por la espalda

para dibujarte en la boca una sonrisa.

Reconocerás entonces

esa Ítaca que estabas buscando…

Y al llegar la mañana

el sol partirá en dos el horizonte,

te cegará los ojos, inclemente y vil

pero podrás dejarte caer sobre la hierba

después de haberte comido el mundo,

después de haberte dejado la piel

en cada beso, en cada batalla, en cada llanto.

Podrás dejarte caer mientras el destino

se hace mueca, se hace cobijo

agazapado y sonreirás de espaldas al ayer.

Sabrás que has llegado,

oliendo a tu tierra, a ti mismo,

más allá del sur, mas allá de una mirada.


Publicado en la Antología “Más allá del sur”, editada por Letra Impar, Almería, España, 2017.

Ven conmigo

Poema basado en “La invitación al viaje” de Charles Baudelaire. Poema nº 53 de “Las flores del mal” (edición de 1861). Presentado en el II Festival Albert Hay Malotte de Purchena 21/09/2019.

Oye, no es verdad que todo lo has visto.

Hay un sitio de belleza profunda

donde los espejos rotundos miran

el revés, cuando el mundo se adormece.

Allí está todo en orden,

todo es belleza y luz.

Ese país que digo

a ti se te parece.

Escurre, emana y fluye.

Se mece con la brisa

de la esperanza dulce.

Allí el sol se agiganta

y lo ilumina todo.

Brilla con esplendor

de país encantado

y construye e ilusiona.

Sólo sé de un lugar maravilloso

donde es posible vivir juntos, libres,

donde sentir el poderoso, hondo

lenguaje del tiempo y sus secretos.

Quedos espejos devuelven destellos

y la esperanza perfuma los días.

Todo allí habla de vida,

de paz esplendorosa…

La armonía se desviste en la fronda

cuando la cálida luz de la aurora

muestra, indica el camino, te sostiene

sobre un mar de dudas y de acertijos.

Azules cielos malvas y cobrizos

dibujan al atardecer el mapa

soñado, donde los sueños reales

son, donde quiero compartir contigo.

Ven, ayúdame a hacer que los relojes

dejen al fin de tener un sentido.


Del Libro “En el vértigo azul de una mirada” Círculo Rojo, 2021.

El vértigo azul de tu mirada   

Detenida, la vida permanece

en el vértigo azul de tu mirada.

Se me escapan las fuerzas,

las palabras me faltan.

Creo que no he conocido

más dolorosa y salvaje intemperie,

como aquella que suele visitarme

cuando cierras los ojos

en frugal parpadeo.

Los versos nuevos son como los pájaros

que vuelan libres, luego,

cruzan todos los puentes

derrotando misterios

y dibujan el mapa del derroche.

Lo sé, miedo me da

esta avaricia con que ahora mido

procaz cada rizada hora sin ti.

Puede mi cuerpo torpe, ensimismado,

marchito, ya de vuelta

de locas travesías,

subyugarse con tu esencia y caer

en este y a cada instante. Confieso,

me faltan las palabras

para decir qué siento piel adentro.

El silencio de la noche es testigo

de este fiero tormento.

Dentro, cada latido es demasía,

es algarabía este parpadeo,

es ternura la luz y es este beso

nuevo perfil del sueño

del que no quiero despertar jamás.

Un remolino desconsiderado

me absorbe, me desviste

y se hace el epicentro,

el ojo oscuro, insolente huracán

por donde raudas huyen,

acotadas mis pobres esperanzas.

Aun mermadas mis posibilidades

me atrevo, trato de encontrar la clave

que descubra el misterio

del que tus ojos supieron hablarme.

Luego, me domina la incertidumbre,

cuando torpemente voy a buscarte.

Entonces me descubro vulnerable.

A pesar de saber de tu existencia,

es apenas un parpadeo tuyo

el que me hace caer

por el precipicio definitivo

y me sobra el universo todo.


Del libro “En el vértigo azul de una mirada”, Círculo Rojo, 2021.

Como si quisieras alcanzar las mariposas

Como si quisieras alcanzar las mariposas

extiendes la mano,

miras más allá de los espejos

justo desde que te subes a los tacones.

Y el horizonte deja de importarte

cuando cambias la perspectiva.

Tus ojos son reflejo de tu alma

pero han aprendido a mentir

desde que vieron la crueldad

de la vida y las miserias humanas.

Como si quisieras vender humo

te afanas por convencerme

de que haremos el amor

antes de que se enfríe el café.

Y yo sigo sin creerte

pero te voy escuchando.

Sin embargo, tú, no te callas,

sabes del mundo y me enseñas

que no hay nada más hermoso

que la vida libre y compartida,

aunque yo no te crea

aunque tú solo digas mentiras.


Publicado en la Antología del 75º CONCURSO INTERNACIONAL de POESIA y NARRATIVA “RESURGIR DE LAS PALABRAS” convocado por el Instituto Cultural Latinoamericano, Buenos Aires, Argentina. Agosto 2021.

Bajo el burka

Miro hacia abajo. Me vuelvo a mirar los pies.

La única parte de mi cuerpo liberado,

mis pies tapados, no pueden hacer ruido.

Me vuelvo a mirar mis manos bajo el manto.

Desplegada la jaula de algodón

cae sobre mí y cubre mis escombros.

No hay fotografía que resista,

que muestre real mi deterioro.

Me consumo puertas adentro.

Me enfermo, tiemblo, sufro

y eso que, a solas, a veces lloro.

No hay espejo que devuelva mi tristeza

que refleje el dolor que raudo

corre sin sentido por mis venas.

No hay palabra que te diga no,

que cambie tu pensamiento,

que detenga los ataques, que aniquile el miedo.

Nosotras lo soportamos, nosotras lo sabemos.

Estamos aquí, bajo el burka,

guardando absoluto silencio

como quieren ellos, los que no quieren pecar,

ni tentarse al vernos.

¡Cómo negarnos! ¡Si nos va la vida en ello!

Los gritos se nos han hecho nudos

que tragamos con angustia y rabia

mezclados con impotencia y desconsuelo.

Algún día alguien oirá…

Algún día alguien mirará

y encontrará bajo estas telas

sueños rotos, anhelos y palabras no dichas.

Nosotras aguardamos silenciosas

como rosas que, aun marchitas,

perfuman y exhalan libertad

entre las piedras y la sangre,

cautivas, en este absurdo jardín.


Inédito. 17 de agosto 2021.

Bagatelas

Los hábitos serenos,

el aprendizaje de las palabras,

la sombra, los recuerdos

y este valle de lágrimas…

el cántaro y la fuente

o las pequeñas magias,

la medida del tiempo,

aquellas historias y cuentacuentos,

la mitología y la arqueología

evocadoras de tiempos

de amapolas y cerezos…

ejércitos de preguntas sin respuestas,

madrugadas de insomnios

o sufridos desvelos,

son nada, ante los puentes por cruzar

o los besos que no pudimos darnos.

Son poca cosa ante

las palabras no dichas,

las olvidadas y las de siempre.

Son bagatelas

ante los duros días sin perdón

o el amor que muere dentro en silencio,

o ante el áspero recuerdo del sur

abrazado a una promesa

de retorno incierto.


Publicado en la Antología del 75º CONCURSO INTERNACIONAL de POESIA y NARRATIVA “RESURGIR DE LAS PALABRAS” convocado por el Instituto Cultural Latinoamericano Buenos Aires Argentina. Agosto 2021.

Amarte. Ciencia o arte

La vida se ha encargado de confirmarme

que es un arte amarte.

Es poesía la variable y compleja

simplicidad que te nombra y sustenta.

Vivo la poesía que no puedo escribir

y escribo la que se deja. Y en símbolos

descubro necesaria, tu existencia.

Es gran ciencia pretender definirte

o conocerte al menos.

Es un arte interpretar

la creatividad de tus madrugadas,

los malabares huidizos de tus ojos

y la esperanza de las mariposas.

Es una ciencia descifrar los códigos

de tus silencios…

Si la ciencia me diera la clave entendería

porqué es un arte tenerte en mi vida.

Mi metabolismo no sabe vivir sin ti,

mis moléculas sintetizan tus caricias.

Mis neuronas se estremecen

cuando estás cerca: se nota que el amor

es una simple cuestión de química.

Y sumando aciertos, teoremas y contrariedades,

no acierto a concluir porqué es un arte, amarte.

Y será la ciencia la que sostenga

la certeza de saber que mi vida,

tiende a infinito si estás en ella.

Que la geometría de tus movimientos

me lleva al punto álgido

donde la evocación y la mesura

tienen sentido,

en el plano de los acontecimientos,

entre el tiempo y el espacio.

Y es una claridad luminosa

la experiencia indescriptible

que alberga una mirada sin explicaciones,

cuando sin certezas, ni pruebas empíricas,

nos atrevemos a amarnos

hasta que se hace de día.


Del libro “Arte e scienza: quale rapporto?” Antologia a cura di Giuliano Brenna & Roberto Maggiani. Pubblicato da LaRecherche.it, Italia. Febrero 2020.

Doblar y acercar las puntas

Doblé el mar para acercar las partes,

para sobrevivir de este lado

y mudar el desarraigo.

Doblé unos cuantos calendarios

para que no duela la distancia.

Doblé las esquinas buscando

el futuro y a veces encontré

oscuros callejones sin salida.

Doblé las servilletas y recogí la mesa.

Doblé las hojas de aquel libro

donde duermen dobladas

algunas láminas de papel vegetal,

que atesoran flores secas

impregnadas de nostalgia.

Doblé ropas que guardé en maletas

y apretujados los recuerdos

un día viajaron conmigo.

Hoy, junto a la ventana,

doblo papeles y hojas de poemas

que escribo, para que te lleguen

y te digan al oído lo que callo.

Doblé las ganas de un abrazo

entre mantas y abrigos,

pero en cuanto acabe el invierno,

saldré a buscarte porque necesito

un abrazo prolongado,

que doble hasta mis rodillas

haciéndome caer rendida.

Habremos ganado la batalla

y me veré rezándote Dios mío,

tanto como te prometí.

Doblaré las penas en un pañuelo

impregnado de esperanza,

que contenga toda la angustia,

hasta acercar las puntas.


Publicado en la Antología “Voces dispersas” Editorial Primigenios, 2021.

Doblar y acercar las puntas, de María Ángeles Lonardi