Menu

ROISLEN ABREU: POESÍA ACTUAL DE VENEZUELA

Roislen Abreu nació en Puerto Cabello, en 1988. Cursó talleres con Armando Rojas Guardia y Eleonora Requena. Resultó finalista del II y IV Concurso Nacional de Poesía Joven Rafael Cadenas,

Gladys Mendía 4 años ago 50
Compartir:

Roislen Abreu nació en Puerto Cabello, en 1988. Cursó talleres con Armando Rojas Guardia y Eleonora Requena. Resultó finalista del II y IV Concurso Nacional de Poesía Joven Rafael Cadenas, así como del III Certamen Ecos de la Luz. Ha publicado las plaquetas Invocando no invocar (2011), Todo pasa (2013) disponibles en línea y próximamente Desechos domésticos (2020). Textos suyos están incluidos en las antologías Llenos de tinta (2013), El puente es la palabra (2019) y en diversos portales digitales.

Desechos domésticos

Prendí en candela una casa                           mi casa

en un sueño astral

donde perros trepaban la huida del infierno

Quemé sus paredes para fundar otra tierra

cuartos con techo blanco y una silente noche gris

La casa se cae porque nunca fue hogar

Nadie salió de la cama hasta ocurrido el momento de la consumación

Nadie arrojó un vaso de agua en el nombre de las llamas y su luz

No hay más puertas qué batir            No hay madera reluciente.

Herencia

Aun antes de tu llegada
ella sufría de ʻbaby bluesʼ.

Miyó Vestrini

No supe con certeza,

si algo de mi madre aprendí

sé callar

colar café

usar sostén

dejar de mirarme al espejo.

Llevo un nido en mi estómago

con pájaros que no dejan de picar;

comen gusanos

hieren mis huesos

buscan el grito

                                               yo

                                                           creo en el silencio.

Hice un poema para enamorar

saludé a mi abuela

le rompí las piernas a Dios

te escribí a ti a las luces a mi marea

Escupí letras               por no llorar escarabajos

volverme un fantasma en el vagón

cortar mis cabellos

Para llegar al cuarto sin ventana

con plumas en los oídos

y escucharte decir       loca, te fuiste

y escucharme decir    no lo vuelvo a hacer.

Salvedades

La única muerte         que creemos entender

es la de nuestros abuelos

aun así

escribimos poemas con sus nombres

esperando       en secreto

que nos vuelvan a escuchar.

Reminiscencia

Creo                con el peso de Dios en oro,

en comer gusanos de tierra y cruzar el camino a otra latitud

elevar muros que contengan

el río de mis ancestros

cuidar el centro de mi resurrección

velar la muerte de mis hermanos.

Quiero encontrar el descanso

antes de partir

abrir mi pecho en la mesa

hacerme de piel          un hogar que no habito.

Imaginar montañas en esta planicie del Sur

donde busco tener la certeza de saber a dónde llegar.