Menu

DANIEL POMMERS: POESÍA ACTUAL DE PUERTO RICO

Daniel Pommers (Ceiba, 1985) LA SERPIENTE QUE DUERME ADENTRO Veintiuna, asíle dicen a ese demonio. se conocen de borracheras crecidas, sin atasco, de una ebriedad rica, del quitasol, del tacto

Gladys Mendía 5 años ago 62
Compartir:

Daniel Pommers (Ceiba, 1985)

LA SERPIENTE QUE DUERME ADENTRO

Veintiuna, así
le dicen a ese demonio.

se conocen de borracheras crecidas, sin atasco,

de una ebriedad rica, del quitasol, del tacto brisa a lo broquel

son dos descifrando el plaf, el mareo fresco.

son dos que buscan compañía. son dos barrigas de serpiente

conversando, afuera, repentinas; se piden maullidos, se hablan.

así son serpientes y se ungieron entre nadie.

cuando encuentran sentencia se amanecen, se mueven a otra estrella,

se desgarran; porque hay rabias maleficios de gente larva, de chispas obsesas,

de muertos del recaudo, de criaturas que viven en pesadillas.

en ellos hay ondas diseñadas perfectamente como pisadas de un embrujo.

en ellos hay grietas, hay rostro, hay hurto pacífico de memorias que

van corriendo descalzas por la cocina, los sofás, por la terraza

donde se miran como lo hacen los niños al nacer con su memoria de Dios

y el origen de sus familias. son dos y sus serpientes ya vienen ocultas,

son inmediatas a una sonrisa, sin ropas, sin navajas.

son dos con bocas hacha, como ciudades

como una casa de todos; y, aunque sean en

el estómago de otros cuerpos, son la recompensa.

en ellos hay seres de luz, imperios de mares sinnúmero;

son juntos viviendo del rastreo cerril, de maretas asesinas,

de botellas, de vino, de un poco de langosta, de champán, de ascensores,

de teléfonos, de una multitud que brilla y se despierta en la madrugada.

son dos, y toda la noche se abre borracha frente a ellos.

CALAVERA

He sido enemigo

de la traición

de las ratas

de la costra.

Y aunque nuestros enemigos son muchos

aquí van mis favoritos, estos jamás

pueden ser aliados de ninguna revolución:

geeks que se vendieron a la CIA

de Wall Street, de Facebook, del FMI;

a farmacéuticas y laboratorios que inventan

monos, gusanos, Rambos, pijas, sidas;

gobiernos que esconden leyes de

homofobia, de cierre, de venta,

de muerte, de ricos, de brutos, de acomodo;

traficantes de meth, de niños, de ancianos, de mujeres,

de hombres, de insectos, de armas;

religiones con hambre que solo encuentran

culto en la venida de Dios

diciendo que los anticristos vienen // que el mundo se acabará.

Pero la verdad es que una congregación no puede vociferar el fin

porque conocen el fin sin tener a Dios en su mano.

Hay molestia

porque nuestro bus viaja por el tiempo

sin esperanza, porque llevamos el tártaro

adentro

porque

atraviesa nuestra lengua

y nos hace enemigos,

bestias de tierra y fango,

veteranos pero caducos,

sin diademas ni uñas.

NOCHES DE HUESO

Ginsberg dijo que moriría por su poesía

por un poema salva mundos

por lanzar piedras en cada palabra

por incendiar gobiernos de la muerte

contra estados piratas del fin

esos hechos de tripa suelta que buscan refugio.

Las masacres son el enlace a nuestra comunión

son el nuevo orden

y en lo mundial somos municipios niños

gargantas frías

amigos del mal

porque la maldad es historia de todos

es un diccionario de navegación

y aunque no tenemos paraíso

reinamos una empresa de la ruina

donde somos porquería inhumana

donde la CIA y el Mossad siguen trasnochándose

donde nadie escapa de los mundos desaparecidos.

Aunque nacimos sonsacados por la muerte,

andábamos difuntos cuando supimos la verdad

como rifles−castillos de un sionismo−nativo

como letreros diseñados para barajar las almas.

Cuando el excremento de cien años termine

se descubrirá el nido de los monstruos−élite

sus ejércitos caerán

y, heridos de muerte,

tragarán la lava de nuestra orina,

se someterán

a las siempre feas y dispuestas muertes

a las tumbas donde viajamos en silencio;

y si esta isla se olvida de nosotros,

recuerda, fija la mirada en el ataque.

Riño, a fin de cuentas, Panero lo dijo,

El poema está hecho para matar.

Daniel Pommers (Daniel Márquez Rivera) (Ceiba, Puerto Rico, 1985). Estudió bachillerato en Sociología en la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras y en el Programa de Maestría en Creación Literaria de la Universidad del Sagrado Corazón en Santurce. Es autor del libro El esqueleto presenta (Ríos Piedras. Editorial Bacanal, 2009) y Que así sea: Poemas 2005-2011 (Trujillo Alto. Gato Malo Editores, 2013); asimismo, ha colaborado en revistas y periódicos nacionales como la Revista Bacanal (varios volúmenes), La Polis, Hotel Abismo (volumen #6), Periódico El Rehén, TeknoKultura, Letras Salvajes, Revista Digital Voces Subversivas. Actualmente forma parte de Generación del Atardecer Presenta y es presidente de la editorial independiente Gato Malo Editores.