Menu

DANIEL OLIVEROS: Poesía Actual de Venezuela

DANIEL OLIVEROS (Valencia, Venezuela, 1991). Poeta, editor y traductor. Licenciado en Educación Mención Inglés por la Universidad de Carabobo. Poemas y traducciones suyas han sido publicados en varias revistas venezolanas

Gladys Mendía 5 años ago 109
Compartir:

daniel oliveros

DANIEL OLIVEROS (Valencia, Venezuela, 1991). Poeta, editor y traductor. Licenciado en Educación Mención Inglés por la Universidad de Carabobo. Poemas y traducciones suyas han sido publicados en varias revistas venezolanas e internacionales. Actualmente es miembro del Comité de redacción de la revista POESIA en su versión impresa y digital. Fue ganador de la Mención Honorífica en el V Premio Nacional Universitario de Literatura mención Poesía en 2014.

Email: dano.dude74@gmail.com

 

ego non sum ego

 

Me traslado de un agua a la otra esperando

el cambio que me empuje hacia el fondo

del pantano. La marcha que describe

un movimiento elíptico, esa búsqueda

circular que se repite en un esfuerzo

abandonado y monótono.

 

Despierto en un sueño que no conocía.

Miro en silencio mientras se derriten

los glaciares sobre el agua. A lo lejos

veo una gaviota caer hacia el abismo

y aún escucho su aleteo desvanecerse.

 

 

COSTRA

 

Tengo la herida congestionada

de glóbulos blancos que se lanzan

a la luz como moscas precipitándose

a una acera cubierta de sesos.

 

Siento la costra formándose sobre

la superficie tapando lo frágil

de mi carne.

 

En mis momentos de soledad y ocio

trato de arrancarla con el borde

de la uña, para liberarme de lo

que me cubre

y seguir sangrando.

 

 

 

LAS FORMAS DEL AMOR

Círculo de carne
(y sus posibles mal-interpretaciones)

Carne

Carne de mi carne

Carne de comida amontonada

bajo el manojo de gusanos y dedos que la escudriñan

 

Carne de kilo y medio

Carne de mi madre adolorida por

la cola interminable para comprar carne

 

Carne de mercado abierto

Carne barata, carne de mi patria

de vacas sin grasa o músculo o huesos

Carne irreal, carne que se escapa de las manos

 

Una carne viva, carne robusta o delgada o nada de carne

 

Carne de lado a lado

 

Carne penetrada

 

Carne que penetra en el hambre del muerto en la calle

 

Venga a mí la carne real

la carne que puede ser tocada

la carne húmeda envuelta

por una sábana en una mañana

de verano

 

Carne que me corresponde

Carne que se me escapa

Carne que me sobrepasa

Carne que se sale de mis manos

y vuelve a ellas y vuelve a irse

 

Carne de la rueda del eterno retorno

Carne de Samsara

Carne santa, aún el Miércoles de Cenizas

 

Carne              Carne              Carne

 

Carne como una plegaria

Carne de mi carne

Venga a mí la carne real

la carne que penetra

la carne que es penetrada por el hambre.

 

 

 

Cuadrilátero humano

(o cómo el coito nos hace creer en la reencarnación)

 

 

Recibamos el peso de la carne en

este nuevo siglo, signado por el

libertinaje ancestral mezclado con

el barullo de voces lejos de los pueblos

 

Aún queda el eco del pasado de los bisabuelos,

las guerras españolas y las migraciones europeas

hacia nuestro continente. Historias de decenas

de hijos y familias paralelas,

ahora tratadas como un tuit confesando

la inevitabilidad de la poligamia

 

Rocemos los cuerpos como un ejército:

Arrasemos con las aldeas

elevemos las lanzas frente a la falange

y enterremos la punta en las faringes hasta

que expulsen toda clase de mucosidades

 

Aún lejos de las heridas, ésta es una guerra

que duele en las llagas de las manos y arde

en el corazón lleno del polvo levantado por

la marcha

 

Cada soldado cree escapar la muerte

al vencer, igual a un animal desorientado

que al eyacular piensa estar un paso

más cerca de la inmortalidad.

 

 

AUDIO POEMA:

DANIEL OLIVEROS lee Bondage