Menu

VALENTHINA FUENTES: Poesía Actual de Venezuela

VALENTHINA FUENTES (Caracas, Venezuela 1985). Licenciada en Artes. Es investigadora en el área de las artes visuales y la literatura. Ha dictado talleres de literatura y poesía. Ha sido colaboradora de

Gladys Mendía 5 años ago 21
Compartir:

Valenthina (foto)

VALENTHINA FUENTES (Caracas, Venezuela 1985). Licenciada en Artes. Es investigadora en el área de las artes visuales y la literatura. Ha dictado talleres de literatura y poesía. Ha sido colaboradora de diferentes revistas como: Agujero Negro La comuna de Bello. Obtuvo el Primer Lugar de la mención poesía del X Festival Literario Ucevista (2008). Ganadora del XIX edición del Premio Nacional de Poesía Fernando Paz Castillo con el poemario titulado Sumergida (2012), publicado ese mismo año por la Fundación CELARG. Ganadora de la Mención Poesía del Premio Bienal Eugenio Montejo (2017) con la obra Kerosén, pendiente de publicación. Fue escritora invitada al XX Encuentro de Escritores Venezolanos del Máster en Literatura Española e Hispanoamericana de la Universidad de Salamanca, España (2014). Actualmente es tesista de la Maestría en Literatura Latinoamericana de la Universidad Simón Bolívar y pertenece al Instituto de Altos Estudios de América Latina de la misma universidad, donde es asistente editorial de la Revista Mundo Nuevo y forma parte del grupo de investigación Formas Profanas adscrito al Centro de Investigaciones Críticas y Socioculturales (CICS).

 

Selección por Gladys Mendía

 

 

De Sumergida (2012)

 

*

Sumergida

se quebró el pacto con el agua

el de los límites

el que decía que yo era yo

y el agua, el agua

el que decía que ella me contenía

y que yo flotaba

estrecha

entre sus pliegos.
Ahora

el agua son mis ojos

mis manos deshechas rozando los cuerpos de los peces

las escamas ligeras

los hilos de sus labios
me duelen

sus aletas rasgando mi pecho

me reparo
Voy

en el sabor del frío

en humedad de tierra

sigo

penetrando en el moho

intenso

la infinitud del barro

extenso

Mi cuerpo son las cuerdas

que suelta el cielo como trampas hacia el piso

 

me transcribo en las suelas

yo fecundo las calles

 

el alma que chorrea de las nubes

se deposita

impregna

los techos de las casas

 

me entrometo en los vanos de las piedras

me vuelvo

los vacíos serenos de las bocas del fango

las entrantes

el positivo de las huellas

 

El manantial

son mis oídos repletos

la repartición de los silencios

agrietada la incógnita que no sabe decirse, sólida

en la boca, la clausura del tiempo

 

a mí me tocó el silencio más largo

 

el de la muerte

 

la caída

sometida al mar

la mansedumbre de las hojas secas

el abandono al rapto de las voces

la ley de los párpados cuando arrebata el sueño

 

Me convierto

erigida en la ola para desintegrarme

intentando la forma

intentando la forma

 

a mí me tocó desvanecerme cuando algo se interpuso, frágil

a mí me tocó castrar las horas para olvidar

 

me tocó enmudecer entre los remolinos de los gritos

y morir en el vientre desierto de la arena

 

me expongo

honda

sepultada en la sed

 

 

*

Te quedabas ahí

entre las frases bellamente dichas

flotando

sin cuerpo

sobre la nada de los nombres

sobre la nada de los hombres

y yo rogaba tartamuda

con mi cuerpo sudado

entre escaleras mecánicas

en el cemento

con el músculo estirado y tenso

por el hambre

con mi carne contada

tú buscabas las palabras más pobres

para decirme

y usabas palabras nobles

que no pudieron tocar nada

 

 

*

Arde un animal mi boca

jadea húmeda

abre su herida

raja en el aire

calzar el cuerpo y lo invisible

desgarrar

 

Arde un animal mi boca

con la luz enramándose

en los linderos deshechos de los nombres

esplendor de una ráfaga

 

Hay un bramido oscuro en mi pecho

un áspero silencio que no cesa

arde un animal mi boca

mi garganta

 

 

 

*

Como dóciles llamas batiendo el aire

como llamas trenzando los vapores

los colores del sol

que tus manos de afluente disolvieron

que tus manos de agua apagaron

qué rápido crecen tus manos

como cuerdas de un río

en mis llamas, en mis piedras,

abajo

mi noche

cede su cuerpo

y se llena de espuma

 

 

 

De Kerosén (2017)

 

Tú inscribes sobre mi piel

las grietas del asfalto

el ardor del acero

la cicatriz de pólvora

el agrio rumor de motores

el hollín de las ruinas

de las ruinas del cielo

tú inscribes

cenizas de bandera

las manchas de aceite

la tinta

plomo entre los huesos

una máscara de humo deformándose

el impávido vilo de aves de rapiña

su lento hincar sobre la carne

tú inscribes

marcas de oscuro en nosotros

mi lengua rota

habla de muertos

al borde de un océano

mi herencia trunca

tú inscribes

tizne de ancestros

la mordida condena

espectros de la voz

viejos tizones

tú pactas con sangre

tú sellas

nuestro silencio

repetir lo mismo

mascullar de los pájaros

graznidos

nuestra espera

de la lluvia y la luz

del fruto

nuestra espera

de pulpa de los cuerpos del aire

 

 

Señalización

 

Prohibido portar

primeros auxilios

mantenga limpia

la puerta cerrada

hasta que el tren se detenga

no pise la grama

hale la palanca y abra la puerta

prohibido estacionar

por su seguridad

en caso de emergencia

mantenga

armas de fuego

en este espacio

inflamable

rompa el vidrio

prohibido

 

Este es un ambiente de humo libre de tabaco prohibido

por razones de seguridad

abra sus puertas

área de fuego

usted está siendo grabado

no pase la raya

municiones

en caso de emergencia

acceso cerrado

vía de escape

escalera en mantenimiento

no se aceptan devoluciones

 

*
En la tierra saqueada

desierto

no hubo otro nombre

por decir bajo esta sed

 

el ardor de la ruina

cimbra

incluso el aire

para escuchar

la queja

el grito

 

tierra y labio agrietado

a grito sólido

suelo y cuerpo que excavas

 

Longitud oeste

latitud norte

río Cuchivero

río Aro

serranía del Imataca

perdónanos

porque

no sabemos lo que hacemos

porque

no decimos lo que sabemos

porque

no hacemos lo que decimos

no decimos lo que sentimos

no sentimos lo que hacemos

no hacemos lo que sentimos

 

111.843,70 kms2

perdónanos

porque no sabemos

porque no pensamos

porque no sentimos

porque no hacemos

 

A cielo abierto

concentración gravitacional

y lixiviación en carbón

nombres que roen

para pedirte

lo que no pudimos darnos

lo que no necesitamos

para pedirte

con cianuro

con arsénico

y sin vergüenza

 

Así las dos nos desgarramos, tierra

así quedamos mano a mano

aquí

nos quedamos

sin palabras sin cuerpo

sólo grieta

y desierto