Menu

ANDREA PAOLA HERNÁNDEZ: Poesía Actual de Venezuela

ANDREA PAOLA HERNÁNDEZ (Maracaibo, Venezuela, 1995). Actriz y cineasta. Estudiante de Teatro en la Universidad Nacional Experimental de las Artes. Fundadora y coordinadora del proyecto poético «199X». Coordinadora Editorial en

Gladys Mendía 6 años ago 34
Compartir:

ANDREA PAOLA HERNÁNDEZ (Maracaibo, Venezuela, 1995). Actriz y cineasta. Estudiante de Teatro en la Universidad Nacional Experimental de las Artes. Fundadora y coordinadora del proyecto poético «199X». Coordinadora Editorial en la sección de narrativa de la revista digital Digo.Palabra.Txt. Fundadora del Centro de Estudios de Género en la Universidad Simón Bolívar. Obtuvo el primer lugar en el Concurso de Cuentos «José Santos Urriola» en 2014 y el segundo lugar en el 1er Concurso Physis para Jóvenes Poetas en 2017. Forma parte de la antología poética «Amanecimos sobre la palabra»(2017) publicada por Team Poetero. Ha colaborado con diversas revistas digitales como Digo.Palabra.Txt, Letralia, Liberoamérica, Poesía desde Valencia y Canibalismos, así como los fanzine “Bipolar” (Caracas) y “El Higo” (Madrid). Forma parte de la antología audiovisual “Página = Pantalla” reunida por Francisco Catalano. Textos suyos también han aparecido en Verbigracia (El Universal) y Papel Literario (El Nacional).  Más en https://andreapaolahernandez.wordpress.com/la-autora/

 

Selección por Gladys Mendía

 

 

SE HIZO LA LUZ

 

ser mujer es ser máquina

escáner y fotocopiadora

dar a luz es necesario

bendición y sacrificio

 

sabrás que está embarazada

cuando tenga una panza cuadrada

de su vagina emane tinta

su vientre se parta en dos y saque palabras

su hijo está hecho de células / un retrato de vidas pasadas

la pelvis se

a

b

r

e

tiene forma de corazón que se abre

emana ríos / lagos / mareas

lágrimas hechas de agua de vida

por las piernas le corre el alma

fragmento suyo que regala al mundo

que se nutre de otros espíritus

tan humano

natural

animal

 

la gente corre quiere ver al niño

es un cuerpo por eso lo leen

inhalando encima ni ella lo entiende

la condición de madre no trae diccionario

 

 

CÍRCULOS

 

el consuelo está en la exploración de tus cavidades

me vuelvo arqueóloga / minera / exploradora

excavo / recojo / reconstruyo

trato de detener maremotos con mis muñecas

celebro el constante descubrimiento de especies

de aire y fuego cosas que suben

pudo haber caído Troya en nombre de tus cuevas

ni siquiera Verne se inventaría esta flora

que se extiende orgullosa entre tonos magenta

hecha sólo de sal y desmesura

“no pares”, dices

“no dejes

de explorar”.

 

 

***

 

Los restos de su saliva

aún reposan entre mis piernas

sus fluídos crean costras

debajo de mis uñas

como queriendo aferrarse

a un cuerpo -este cuerpo-

que sabe que abandona

 

 

***

 

ya todas las palabras de amor se han dicho

pero en tus labios

cada sílaba de mi nombre

nace por vez primera

para venir a morir

en la punta de tu lengua

donde yo

en mi cabeza

habito

 

 

***

 

EDADES

 

Tengo 16 y creo que me ama porque le gusta la música que le mando. Fue la primera en recorrerme como se recorren los amantes y su tacto casi imperceptible me quita el sueño cada noche. No me abraza cuando nos vamos a dormir, pero sé que muy dentro me ama. Tan adentro que no lo ve.

Tengo 17 y creo que me ama porque me contó toda su infancia en una madrugada. Recortó un rizo directo de mi cabeza para guardarlo en su caja de recuerdos mientras Alanis Morrissett sonaba al fondo. Me ama, aunque no quiera besarme, porque el amor no son cuerpos pero sí sentidos. No todos los sentidos, con un par basta.

Tengo 18 y creo que me ama porque me lo dice. Con una sonrisa vacía, pero me lo dice. Nunca en público, donde la vergüenza vence al amor. Me dice que me ama con la boca y no con los ojos. Lo afirma bajito desde el asiento del conductor, el único espacio en el que parece que su amor florece.

Tengo 19 y creo que me ama porque me compra cosas y me toma la mano en la calle. Su tacto no me genera nada, pero al menos la vergüenza ya no es cotidiana. Dejo que me ame a ver cómo se siente, pero es casi incómodo. No me acostumbro a que me quieran con los ojos y no con las manos.

Tengo 20 y creo que me ama porque se lo dice a los demás. Yo no recibo el mensaje, pero la gente parece contenta con la idea. Afirma que le gustan las cosas de las que siempre se queja, así que al menos mi larga lista de defectos no se ventila. Por las noches, el silencio que me exige finalmente se apodera de mí.

 

 

«A mí la poesía / me viene de mi madre» 

«Y me queda mi padre / en su hueso de escribano» 

Rafael Castillo Zapata.

 

PERSONAJE ANÓNIMO

 

El arte me viene de mi padre

Que con tanto ahínco insistía en libros, óleos y ajedrez

Creciendo bajo una cámara sin ser famosa

Con mi boa de plumas y mi afirmación de diva

De mi padre me viene Abba, Cindy Lauper y la literatura

La figura vacía y la ausencia de un hombre

Tomates verdes fritos y mi homosexualidad latente

La necesidad de ser más que una foto en la pared

De mantener mis ideales sin importar la lucha

De querer ser alguien cándido cariñoso

Aprender que a la familia no se le deja por otra

con mano en pecho con mano en boca

luchar por no querer que nos parezcamos

 

En la calle todos los hombres se parecen a mi padre

supongo que ocurre porque no tiene rostro.

 

 

1 Comment

1 Comment

  1. yadira gonzalez dijo:

    COMENTARIO? SIN COMENTARIOS diría yo, por que leer cada linea de lo que escribes es sentir dentro de mis venas y mi corazón un latido inmenso de amor, orgullo, y admiración….

Comments are closed.