Menu

RENÉ SILVA CATALÁN: POESÍA ACTUAL CHILENA

Gladys Mendía 7 meses ago 10
Compartir:

René Silva Catalán (Santiago de Chile, 1971) Publicista y diseñador gráfico, licenciado en Comunicación Creativa por la Universidad de Santiago de Chile, Diplomado en Edición y Publicaciones por la Pontificia Universidad Católica de Chile, donde continuó estudios en Corrección de Estilo y Emprendimiento Editorial. Uno de los fundadores de Descentralización Poética, editor y director de arte en Ediciones Andesgraund, Editorial Letra Clara y Cormorán Ediciones. El año 2008, recibe el Primer Lugar Género Poesía en el 18° Concurso Municipal de Literatura de la ciudad de San Bernardo con el libro “Anatemas”, poemario traducido al portugués e italiano y con publicaciones en Chile, Bolivia y Perú. El año 2016, en el marco de la Feria Internacional del Libro de la ciudad de La Paz (Bolivia), Jaguar Azul editorial paceña, publica su segundo libro “Situación de Calle”, el cual próximamente Ediciones Andesgraund y Universidad Alberto Hurtado publicará en Chile. Hoy trabaja en su tercer libro “Pie de Trinchera”, un homenaje a los poetas y escritores muertos durante la Primera Guerra Mundial. Ha participado en importantes festivales de Latinoamérica como editor y poeta, además en antologías nacionales y extranjeras. El año 2019 reside en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, donde fue uno de los organizadores del Primer Festival Internacional de Poesía Joven Jauría de Palabras, ciudad donde realizó en la Universidad Autónoma Gabriel René Moreno y Centro de la Cultura Plurinacional, talleres de escritura creativa y edición tomando como tema central de estudio la poesía chilena.

 “Sobre todo lo que no me interesa es la poesía.

Mi tema es la guerra y la pena de la guerra.

La poesía está en la pena.”

Wilfred Owen

madre

te escribo                                                        “estoy bien gracias

a jehová bendigo madre          esta nueva cruz que nos cargó

madre                                                      este verbo se pronuncia

con feroz alcance                                                   y largo aliento

madre esta arma no es            el miedo tampoco la demencia

si no te vuelvo a besar                                 recuerda su nombre

en el campo de batalla                                  le llaman escritura

CARTA PARA AUGUSTO

*Querido Augusto: Acá estoy en la mitad del campo. La diferencia acá la tierra la remueve el obús y no el arado del abuelo, no hay cigarro que calme el temblor de mis manos, mientras el fango en los botines continúa pateando mis tobillos.

Incluso allá fuera los muertos parecen vivos con sus mejillas pálidamente brillosas. La lluvia transformó el suelo en un vientre abierto de mal olores y cada vez que miro hacia el fondo del túnel, la mirada se me inunda en el horizonte fresco y limpio de nuestro pueblo natal.

Así es mi querido Augusto, desde acá continuaré escribiendo y corrigiendo como un desgraciado aburrido, cartas y postales que me permitan resistir.

“Si yo muero, pensad solo esto de mí

Que allí donde me entierren habrá un rincón de tierra

Extraña, que será para siempre de Inglaterra”

Rupert Brooke

La distancia entre una línea de combate

y la siguiente imagen estallando en tinta roja

serán cientos de esquirlas atravesando el insomnio

las pesadillas anuncian por altavoz “mirad

lo que os sucede si no vencéis”

vimos entonces como sacaban las palabras

entre la comisura de la lengua muerta

y mal escritas las fusilaban

“Yo mataba y mataba con enloquecido ensañamiento,

Mataba hasta quedarme sin aliento,

Y todavía se levantaban para torturarme”

Isaac Rosenberg

nadie puede hacer frente a la artillería literaria

luego de poemarios sin resistir sus ataques

oír como cientos de sus locuras se rinden

mientras el viento cicatriza el fango punto final

mi texto entrega su sien a la jauría de balas

a los parapetados francotiradores en el flanco

editorial de artículos hambrientos de caracteres

en miras empañadas de retórica alianza

ya distingo al enemigo en la línea suspensiva

de un horizonte vasto de (e)rratas

hagan de mi texto entonces lo que esperan

estrangulen su lengua        arisca de mente

decapiten su largo aliento         no importa

ya fui acribillado

* morir con un tiro en la frente no parece duro

pero destrozar en mil pedazos

el hablante lírico en el texto

es un miedo en la poesía contra

el que nadie puede combatir

sacrificar el punto cero del imaginario

o las milicias de la lengua muerta

según mi sentencia este verso no alcanzará la victoria

pero si una batalla con su discurso combatiente

todo por unos metros más

de lenguaje del más alto calibre

madre si alguna vez   te dije salté

la trinchera             de la escritura

& dije no                      tuve miedo                

tenías razón

SIEMPRE FUI UN MENTIROSO