Menu

CONVERSACIÓN CON GEORGIA BARCELLOS

GEORGIA BARCELLOS es arquitecta de formación y comunicadora de profesión. De Belo Horizonte, eligió como hogar a Río de Janeiro, ciudad que despertó su amor por la vida urbana y sus

Gladys Mendía 5 años ago 46
Compartir:

GEORGIA BARCELLOS es arquitecta de formación y comunicadora de profesión. De Belo Horizonte, eligió como hogar a Río de Janeiro, ciudad que despertó su amor por la vida urbana y sus personajes. Le encanta viajar, pero cree que no tiene que hacerlo para conocer el mundo: una esencia está alrededor de cada uno. Su primer libro, que tiene a Río como tema en textos, fotos y bordados, se titula Cuando presto atención y fue publicado en Brasil por Bebel&Books. En diciembre 2019, será lanzado por LP5 Editora en castellano.

Por Gladys Mendía
Septiembre, 2019

GM El escenario de Cuando presto atención es la ciudad de Río de Janeiro, pero al ir profundizando en la lectura, vas abriendo tu universo familiar y cotidiano. ¿Cómo surge en ti la voluntad de escribir crónicas?

GB Yo vivo en Río desde hace cinco años. Habitualmente visitaba Río – cuando niña a la casa de mis abuelos y después a la casa de mi hermana Luciana – y siempre soñé con vivir aquí. Entendí que mi sueño era lo correcto: en Río me siento en casa verdaderamente. Más allá de todos los problemas de la ciudad todavía creo que es un sitio mágico.
Creo que la ciudad es mi inspiración – para notar el presente o para recordar el pasado. Antes de vivir aquí escribía un poco, pero nunca crónicas ni la ciudad como un personaje principal.

GM ¿Por qué la crónica como vía de expresión literaria?, ¿por qué no la poesía?

GB Creo que por que veo poesía en la vida cotidiana, que se da muy bien en la crónica. La mirada atenta a lo que hacemos todos los días: el ejercicio en la playa, el metro hacia el trabajo, caminar por las calles, la intimidad que a veces tenemos con los desconocidos que encontramos en las calles.
A mí me gusta mucho la poesía también, pero me parece que necesita de otro tiempo y de maduración. La crónica tiene una forma más cotidiana, como su contenido.

GM Tu formación en arquitectura, nos hace pensar en una mujer sensible a la estética. ¿Sientes que tu forma de ver y entender la ciudad, plasmada en tus crónicas, tiene que ver con esta formación académica?

GB Sí, por supuesto. La formación en arquitectura me ayuda a leer la ciudad de una de las mil formas posibles. Quizás he estudiado arquitectura al sentirme tocada por la poesía de la vida urbana. Siempre me gustó conocer las ciudades, en la que vivía y las que conocía de viaje. Pero solo ahora tengo una verdadera pasión por la ciudad donde vivo. Entonces creo que Río de Janeiro también ha despertado esa manera de ver la ciudad.

GM En tu infancia y adolescencia, ¿Qué libros había en la biblioteca familiar? ¿Cuáles eran tus favoritos?

GB Mis padres nos presionaban para que leyéramos los clásicos de la literatura portuguesa y brasileña. Los que más me tocaron fueron Machado de Assis, Eça de Queiróz, Fernando Pessoa.
Aún joven he leído más autores, incluso de América del Sur, como Isabel Allende, Julio Cortázar, Gabriel García Márquez.

GM Y ahora, ya adulta, ¿puedes compartirnos tus afinidades en la literatura?

GB De los escritores brasileños, Guimarães Rosa y su Grande Sertão Veredas, creo que es uno de mis libros favoritos. Y Clarice Lispector, por supuesto. Ellos son de la misma generación, más o menos, aunque sean completamente distintos.

Me gusta también leer libros en portugués que no sean de Brasil: me encantó leer El hijo de mil hombres, de Valter Hugo Mãe. Recientemente he leído un libro de ensayos de Gonçalo M. Tavares: O senhor Swedenborg e as investigações geométricas, que me pareció genial.

Ahora tengo en mi velador libros que tratan de la relación de las mujeres con la ciudad, me pregunto si es posible ser una flaunese hoy – o si un día será posible para una mujer. Estoy por leer de nuevo Cuarto de dormir, de Carolina Maria de Jesus, un libro de la década del 60, sobre una mujer de un barrio marginal en Sao Paulo y que vivía de recoger papeles y metales en las calles. Luego voy a leer Street Haunting, un ensayo de Virginia Wolf donde camina por las calles de Londres y se imagina en la cabeza de las personas que se cruza.

GM Sé que te encanta viajar. ¿Qué buscas cuando viajas?

GB Cuando viajo, tengo la manía de pensar cómo sería vivir donde estoy. Si las personas se miran en el transporte público. Los sitios donde los ojos están libres para mirar el horizonte. Ir al mercado de la calle (feria) para comprar lo fresco y local. Y, por supuesto, caminar mucho. A veces, planear ir a un sitio, un museo, un restaurante, es solo una excusa para una larga caminata. Cada vez más me gusta estar al aire libre. Estar atenta al toque del aire en la piel: si es suave, pesado, húmedo, seco. Y de compararlo con el de otras ciudades.

GM ¿Cómo es tu proceso de escritura?

GB No sé explicarlo bien. A lo largo del día pienso en muchas cosas sobre las cuales podría – o me gustaría – escribir. Pero no las escribo. Y así me quedo hasta que esté un poco angustiada y me doy cuenta que debería escribir. Para mí, escribir es una de las mejores maneras de quitarse la angustia. O hacer otra cosa creativa, como el bordado o la costura.
Pero a veces pasa algo que quiero mucho escribir, algo muy cotidiano que me encantó. Y entonces lo escribo en el día.

GM Se observa que combinas la fotografía con la crónica. ¿Qué significa la fotografía para ti?

GB Creo que la fotografía es otra forma de captar la poesía del cotidiano, como la crónica. Y si la bordo (intervención artística), como en las fotos del libro, aun destaco lo que me marca.

GM ¿Cómo te sientes presentando tu libro traducido al castellano?

GB Me siento muy muy contenta. A mí me encanta Chile y no podría pensar en un motivo más increíble que el lanzamiento del libro para ir. Y pensar que un proyecto que empezó con la publicación de crónicas en las redes sociales ha llegado tan lejos, es un motivo de mucha alegría.
La traducción me pareció increíble y las discusiones de cómo traducir expresiones locales me han hecho pensar en cómo nuestra escritura está llena de referencias personales.
Y hay otra cosa más: dicen que para cada lengua que hablamos tenemos una personalidad. A mí me parece que es una verdad absoluta. Me encanta mi personalidad cuando hablo español. Me siento más fuerte, como el sonido de la lengua. Así que las crónicas también me parecen más potentes en español. Estoy muy contenta.




1 Comment

1 Comment

  1. hermes vargas. dijo:

    Rio es la ciudad del amor….Es Vinícius. ..

Comments are closed.