Menu

SÍLVIA TORRUS UTESA: POESÍA CATALANA ACTUAL

Sílvia Torrus Utesà, (Sabadell, Barcelona, Catalunya, 1988). Graduada en diseño y arquitectura interior por el centro de Arte y Diseño Eina de la Universidad Autónoma de Barcelona (2011). Con un

Gladys Mendía 3 años ago 139
Compartir:

Sílvia Torrus Utesà, (Sabadell, Barcelona, Catalunya, 1988). Graduada en diseño y arquitectura interior por el centro de Arte y Diseño Eina de la Universidad Autónoma de Barcelona (2011). Con un postgrado en diseño de espacios expositivos (Universidad Politécnica de Catalunya, 2012). Amante del arte y la literatura, colabora en distintos proyectos artísticos, culturales y literarios en Barcelona y en Berlín, donde reside desde 2014. Su escritura es rica en imágenes, manteniendo una relación indisociable con el espacio y lo visual. Combina la poesía con la escritura de relatos breves y microrrelatos. Ha atendido a diferentes talleres de escritura y algunos de sus textos se han publicado en dos autoediciones colectivas independientes (Microrrelatos desde Berlín: del taller al papel, Berlín, 2020; Revista Los versos desesperados, Barcelona, 2021)

La podéis encontrar en el blog: https://eineideeliegtinderluft.tumblr.com/

Selección de poemas inéditos por Gladys Mendía


En agosto

Marineros en la oscuridad.

Una luz de una barca en el horizonte,

un grito en medio del mar,

debajo la Osa Menor vigilante.

No sé si indica el norte,

pero me guía en las palabras

que se esconden detrás de la puerta,

imposibles de hilar.

Una puerta con un agujero,

que nunca me ha hecho sentir más segura,

ni más viva, ni más de aquí.

Un agujero en la puerta,

en el que cabe un ojo, un dedo o un tapón.

Beber un vaso de vino detrás de otro,

una historia conocida

que se repite año tras año:

un trago de verdad,

otro de moral,

y un brindis

por los que han abandonado

esta casa.

Marineros en la oscuridad, se alejan,

el grito se desvanece, el agujero se cierra.

Es negra noche.

A l’agost

Mariners en la foscor,

la llum d’una barca a l’horitzó.

Un esglai en mig del mar,

sota l’Ossa Menor vigilant.

No sé si indica el nord,

però em guia en les paraules,

que s’amaguen darrere la porta

impossibles d’enfilar.

Una porta amb un forat

que mai m’ha fet sentir més segura,

ni més viva, ni més d’aquí.

Un forat a la porta,

on hi cap un ull, un dit, o un tap.

Beure un got de vi darrere l’altre,

una història coneguda

que es repeteix any rere any:

un glop de veritat,

un altre de moral,

i un brindis

pels que han abandonat

aquesta casa.

Mariners en la foscor, s’allunyen,

l’esglai minva, el forat es tanca.

És negra nit.

Quedarse

Es aquí que encuentro paz.

Es aquí donde la fuerza se me escapa.

Es aquí, y vuelvo a ti,

con la barriga hacia fuera

y los brazos encogidos.

Es así que me puedes ver.

Es así, solo, que puedas estar aquí.

Atravesar la frontera del cuerpo,

besarme las costillas,

lamerlas y relamerlas;

llegar al corazón sin protección.

Dime qué encuentras allí dentro, 

dime por qué te quieres quedar.

Quedar-se

És aquí que hi trobo pau.

És aquí on la força se m’escapa.

És aquí, i torno a tu,

amb la panxa enfora

i els braços arraulits.

És així que em pots veure,

és així només que hi puguis ser.

Travessar la frontera del cos,

besar-me les costelles,

llepar-les i escurar-les;

arribar al cor sense protecció.

Digue’m què hi trobes allà dins,

digue’m perquè t’hi vols quedar.

En vela

Los días se acortan

y la maleta sigue cerrada.

La espera de la partida,

dura, incómoda.

Rompe la rama,

rompe la mano,

al romper el alba.

Cuando nadie sabe que espera,

cuando nadie sentirá que faltas.

En vetlla

Els dies s’escurcen

i la maleta segueix tancada.

L’espera de la partida,

feixuga, incòmode.

Trenca la branca.

Trenca la mà,

a trenc d’alba.

Quan ningú sap que espera.

quan ningú sentirà que faltes.

Adiós

Nos cantamos la canción de invierno

por última vez, porque no volveríamos

a escucharla nunca más salir de nuestras voces.

Murieron ese día para nacer solitarias de nuevo,

enmudeciéndose hasta la primavera.

Adeu

Ens vam cantar la cançó d’hivern

per última vegada, perquè no tornaríem

a escoltar-la mai més de les nostres veus.

Van morir aquell dia per néixer solitàries de nou,

emmudint-se fins a la primavera.

Espérame

Las flores reposan dentro un vientre maduro,

esperando que vuelva la primavera raptada,

esperando la mano que las arranque

para ofrecerlas al corazón más noble,

o quién sabe si también a la muerte.

Todos las merecen.

Espera’m

Les flors reposen dins d’un ventre madur,

esperant que torni la primavera raptada,

esperant la mà que les arrenqui

per oferir-les al cor més noble,

o potser qui sap si també a la mort.

Tothom les mereix.

A tres voces

Te pondría la voz de día

y la sacaría a pasear de noche.

Ofuscada en el sueño,

sumergida en un canto matinal.

Ritmos que no paran,

silencios que no se rompen,

la culpa llamando a la puerta

cuando ya no son horas,

con la copa de vino bien llena

por si se nos acabara la sangre.

Te pondría la voz de día

y la sacaría a pasear de noche.

Para que me cantes

todas las canciones que nunca cantaré,

para que susurres mi nombre

como si nunca nadie

 lo hubiera pronunciado antes,

muy lento, muy suave,

Sílvia, Sílvia, Sílvia…

Todas las Silvias y solo una.

A tres veus

Et posaria la veu de dia,

i la trauria a passejar de nit.

Capficada en el somni,

submergida en un cant matinal.

Ritmes que no paren,

silencis que no es trenquen,

la culpa trucant a la porta,

quan ja no són hores,

amb la copa de vi ben plena

per si se’ns acabés la sang.

Et posaria la veu de dia,

i la trauria a passejar de nit.

Perquè em cantis totes les cançons

que mai cantaré,

perquè xiuxiuegis el meu nom

com si mai ningú l’hagués pronunciat abans,

molt lent, molt suau,

Sílvia, Sílvia, Sílvia… 

Totes les Sílvies i només una.