Menu

IZASKUN GRACIA QUINTANA: POESÍA ACTUAL VASCA

Izaskun Gracia Quintana (Bilbao, 1977), escritora, trabaja como diseñadora gráfica editorial, traductora y correctora, además de escribir artículos y crítica literaria para diversos medios, y coordinar talleres de escritura. Fue

Gladys Mendía 3 años ago 53
Compartir:

Izaskun Gracia Quintana (Bilbao, 1977), escritora, trabaja como diseñadora gráfica editorial, traductora y correctora, además de escribir artículos y crítica literaria para diversos medios, y coordinar talleres de escritura. Fue editora y cofundadora de la editorial de poesía Masmédula.

Es autora de los poemarios Ohe hutsetan (2018), despertar lloviendo (2017), vacuus (2016), ártica/artikoa (2012), saco de humos (XIX Premio de Poesía Villa de Aranda, 2010), eleak eta beleak (XVII Premio de Poesía Ernestina de Champourcín, 2007) y fuegos fatuos (2003), y del libro de relatos Crónicas del encierro (2016). Sus textos han aparecido en numerosas antologías y revistas, ha participado en varios festivales poéticos y ha colaborado con artistas plásticos como Anabel Lorca, Zigor Barayazarra, Delphine Salvi y Leire Urbeltz. Vive en Berlín desde 2011.

lo que deseaba era esto

lo soñado

                            y sus imperfecciones

                            y los caminos por allanar antes del todo desnudo y del gris eterno

el calor en la garganta

y

     por fin

                            el silencio

aun la reverberación del grito como costumbre y guía que a nada conduce

donde los monstruos duermen hasta el momento del cambio

antes de aventurarse

                                                    fantasmas

                                                                            en lo desconocido innato

como si supieran

como sabemos

que ya nada importa


traicionado por el tiempo que no espera descubres un hilo de luz

un charco de seda de imposibles estambres

teñido a la intemperie de tus deseos

mientras descubres que el sueño no se hizo para nosotros

ni volar para tus plumas

y así tropiezas con las sombras de tus tardes

y el insomnio de las trampas no más refugio


observamos a salvo hundirse los barcos

y respiramos desde las aceras el combustible envenenando el agua

espumando tósigo penetrante y blando

donde ahogar nuestros bronquios en unto y grito

imaginando el castigo que a la vuelta de las horas espera

                               y la limpieza de otros desencantos

mientras juramos asegurar peanas de paja protegidas de ninguna herrumbre y perdimos el aire y el amparo de las nubes


recuperar la fe disfrutando sus falsedades

las mentiras que

                                        aun repetidas

                                                                no serán jamás tu nombre

y tirar por la borda lo que la guerra no consiguió destruir

                                           y a sangre rescatamos entre las ruinas

y perder

                            así

                                   el sentido y su tiempo y las maneras absurdas que aprendimos para sobrevivir a la noche


eres carne de leyenda

pasto y residuo de lo que en secreto adoras y ante otros denostas

que no se diga que perdiste pureza

que no descubran que

                                                    también tú

                                                                           eres mentira

y respiras la ilusión de volar con las alas cosidas con el humo de otros fracasos


observo lo incomprensible con la pasividad acumulada durante años

como si nada ya importara

como si el mundo

                                        tan vasto

cupiera de repente en estas manos que desde hace (otro) tiempo rehuso llamar hogar

quizá la vida se quedó corta y no alcanza a alimentarnos

o tal vez sea la desidia la que nos ahoga mientras nos marchitamos en bellas e infames y siempre frágiles torres de cristal


nos quedamos sin creyentes

sin almas puras que sacrifiquen a sus hijos y ganen el cielo

para quienes no lo merecemos

y la ética se pierde devorando la esperanza

quizá nos quisieron demasiado

quizá nos quisimos demasiado

y erramos

                            ciegos por convicción

mientras la vida nos arrebataba lo que era nuestro


a veces creo que me buscas

oculto para no encontrarte y que nuestros caminos no converjan

aunque se crucen

aunque consiga el deseo guiarnos hasta una realidad distinta a la que queremos

ocupados siempre en lograr ganancias temporales y fútiles

que no cunden pero pesan

cual estulticia aceptada sin rechistar a la sombra de nuestras inseguridades


te reconstruyo

y desapareces

es ahí

                      entonces

                                      cuando todo queda en suspenso

y se abre a bocajarro y vemos la realidad reventar (contra) los cristales


me descubro repitiendo los mismos movimientos

sorprendida de que de las mismas letras surjan siempre las mismas palabras

de sangrar los mismos deseos y los mismos anhelos

que en tantas ocasiones creí haber dejado atrás

y te observo científica

y nos estudio crítica

y pierdo la perspectiva en este refugio que tanto se parece al anterior

y abro mundos de nuestras grietas

y nos condeno al ostracismo de este hogar nunca creado

finalmente liberada

no tan lista pero sí dispuesta a regresar a otro comienzo e inevitablemente volver a caer