Menu

MAGDALENA PORTILLO: POESÍA ACTUAL DE URUGUAY

MAGDALENA PORTILLO (Montevideo, Uruguay 1991). En el 2017 publicó su primer libro, titulado Umbrales. Recibió el primer premio en el concurso de poesía joven Pablo Neruda (2018) y en el

Gladys Mendía 4 años ago 31
Compartir:

MAGDALENA PORTILLO (Montevideo, Uruguay 1991). En el 2017 publicó su primer libro, titulado Umbrales. Recibió el primer premio en el concurso de poesía joven Pablo Neruda (2018) y en el 2019, recibió el tercer premio en el concurso de poesía joven organizado por La casa de escritores. Virginiana ascendente en Aries, tarotista, librera y Técnica en Realización Audiovisual.

RITUALES COMPLEMENTARIOS

Ejerzo en sueños mi oficio de mujer antigua / cuando despierto traigo conmigo restos/ te visito y sé que en tu casa no entraría este onírico paisaje/ con paso hechizante siento el filo de la edad equivocada/ sortilegios a la madrugada/ para mi dolor tu cama es una buena aliada/ para mi alegría la soledad y su vestido negro  / entonces bebo con un desconocido/ sin importarme siquiera su nombre/ no me lo digas/ no quiero saber / quiero saber quién sos / y si en sueños ejerces algún oficio/ y si ese sueño puede mostrarte eso que tanto estás buscando saber / guárdatelo llévalo contigo   cuando eso ocurra/ van a querer lastimarte / pero no habrá palabra y acción que atraviese dicho acontecimiento/ estoy segura que dentro de poco nos encontraremos/ el sueño ejerce de verdugo o de profeta/ depende donde apoyes la cabeza/ restituido por un discurso ancestral/ puro/ que despierta en la boca de los muertos y se intensifica a medida que caemos más y más en él/ es un acto de bondad que nadie entiende/ una entrega al jardín exorcizado.

REVELACIÓN

Imaginando puertas el cielo se abre cuando me doy cuenta a que he venido y veo que la revelación forma parte del suspenso cuando digo

sé lo que estoy diciendo

sé lo que estoy diciendo

sé lo que estoy diciendo

apareciste

ahí frente a mí

danzabas detrás de esa tela

que colgué hace un tiempo

aún no amanecía

pero escuchaste mi llanto

apareciste

hace años que tengo fiebre

no se quita

sé lo que estoy diciendo

pero no sé cómo explicarlo

escribe

pero no entiendo digo

sé lo que estoy diciendo

sé lo que estoy diciendo

sé lo que estoy diciendo

la hermosura habría que decir

delicia al borde de tu espalda cayendo en tu seducción

un canto lírico/ mujer/ la hermosura habría que decir

apoyada en el balcón

en esto las palabras se alinean

aliadas

como animales que advierten la lluvia

aprendí a advertir las palabras que usarías para mi muerte

sé bien que nunca observaste tu reflejo

lo sé por la cantidad de veces que me lo demostraste

y no hacía falta enumerarlas

bastaba con ver el miedo saliendo de ti

cuando te dabas cuenta de que era cierto

que estupidez dije

y levanté mi cuerpo de la piedra helada

que estupidez

eché el agua sobre el lomo del animal

entonces resurrección

pureza y señal de buenos tiempos

entonces llueve

con los ojos cerrados crees que vas a salvarte

pero mira

está cayendo sobre tu rostro

y no es solo agua

entiende que el paisaje se agranda

hasta que cometes el error de acostumbrarte

no viniste a decir que este era el sitio

donde tentaste al sueño

donde los ángeles cayeron

como discípulos hambrientos

tampoco dijiste tu verdadero nombre

lo mismo daba Juan o Manuel

a esa altura ya había decidido creerte

si digo soledad

involucro a alguien

que aunque sepa que existe

aún no sé su nombre

pero resulta que amo la palabra

al mismo tiempo que deslumbramiento sale de mis ojos

corté la cáscara y mis manos

húmedas hundidas en el barro

hay cosas que siempre permanecerán en el mismo sitio

las observo inertes en su inmortalidad

las veo sangrar porque me hablan

no puedo ayudarlas

más que con la acción de mirarlas

que nace de una compasión absurda

mientras me sostengo yo misma

el cielo en su distancia por ser cielo

ignora mi mirada

es ahí donde descubro

quién pone estas palabras que escribo