Menu

CONVERSACIÓN CON ENDER RODRÍGUEZ

ENDER RODRÍGUEZ (San Cristóbal – Venezuela. 1972) Escritor y artista multidisciplinario. Licenciado en Educación Integral. Ha publicado: Cantos del origen (2001, CONAC); El sofá de Beatrice (2006, CENAL); Primavera cero

Gladys Mendía 4 años ago 59
Compartir:

ENDER RODRÍGUEZ (San Cristóbal – Venezuela. 1972) Escritor y artista multidisciplinario. Licenciado en Educación Integral. Ha publicado: Cantos del origen (2001, CONAC); El sofá de Beatrice (2006, CENAL); Primavera cero (IPASME, 2007); Creactivo I (BARIQUÍA , 2007); Rabo de Pez Nuevos idiomas en la creación formato e-book (FEUNET, 2014), Entrecruzamientos (EAE Editorial Académica Española, 2015), Ex sesos y asa res Borrones para textos no tan perversos (CENAL, 2016), El Blues de la Parca cuentos grotescos (AMAZON, 2017) y Creactivo II (AMAZON, 2017) entre otros publicados en internet, y en físico como coautor.

http://enderodrigueznomeempoeme.blogspot.com/

Por Gladys Mendía
enero 2020

GM Ender, eres un escritor y artista, ¿cómo se complementan la creación literaria y las artes plásticas en tu vida?, ¿cómo vives estos procesos creativos?

ER Pareciese que uno se asume trans-disciplinario “hacedor de visualidades”;  o por lo menos uno lo intenta (como en una radioactividad que pasa de la mente al alma sin buscarlo, solo se da). Vivo estos procesos desde niño pues, aunque viví una infancia espectacular y silvestre; también fue sumamente violenta.  El dibujo era mi laberíntico escape con un lápiz y mis cuadernillos para sobrellevar la ira y depresión. Dibujar era relatar, el poema era el dibujo mismo. Luego con los años descubrí que escribir era igualmente crear imaginería, y se fueron sumando todas las técnicas, lo empírico y demás, en una masa amorfa de procesos vitales para decir lo que necesitaba decir. Podía por ejemplo ensamblar trozos de maderas con cabuya y nylon, luego manchar con tierras eso y sumarle fotografías escritas con acrílico o pegar elementos de revistas o mis propios dibujos con goma y gotear de cemento cada trabajo integrando más cosas, etc.  Aunque uno sabe que a veces hace obras que quedan flojas y deseas incinerarlas y rehacerlas hasta que queden más potentes o que evolucionen. Así vivo mis procesos “creactivos” con juegos lúdicos que se asemejan a la obsesión, pero es una obsesión que te genera igualmente orgasmos mentales infinitos y del espíritu. Todo ello, es mi gran columpio de visualidades.  Logro vender muy poco, realmente vivo más de ser tallerista o “creactivador en arte” como resiliencia.  Uno trata de sobrevivir creando “a pesar de”. Lo otro es que no soy un “tipo de esos serios” en lo que hago, me refiero a que no hago creación para que a la gente le agrade. Yo escribo que: “Ando bufoneando en el poetariado, y hasta las vocales se ríen de mí”. En mis trabajos me burlo de mí mismo. Más que creador me creo “un jodedor creando” y me divierto como si estuviese en un kindergarden. Así soy. No sé si respondí la pregunta. 

GM Sí, entiendo. Haz escrito varios libros de poesía desde el año 2007. ¿Cómo sientes el proceso de tu poética en estos años?

ER Llevo tres publicados en físico, y uno en digital sobre poesía. Porque también he publicado libros de ensayo y cuentos (algunos grotescos) desde el 2001. Creo que mi poesía va proyectándose “hacia no sé dónde” y por eso me gusta más. Quiero decir, he evolucionado quizás, a menos que me auto-engañe, pero no busco ser delicado en la cosa escritural.  Sigo en el fértil incendio verbal para hacer metáforas algo arriesgadas, juegos de fraseo, sátiras, meterle al rollo social, humor, biografía, amor, muerte, rock n roll y demás.  Sin embargo hay gente, alguna gente a la que le agrada, lo que cada vez voy sacando a la luz por la vía del internet, entre lo último, lo de las revistas digitales de varios países o mis autopublicaciones.  No me quejo, aunque realmente digo que quisiera ganar más duros por crear.  

GM Háblanos de tu búsqueda a través de la prosa poética.

ER Siempre ando buscando lo que no se me ha perdido. “Escribo porque no sé por qué escribo”. Hacer prosa es como dilatarse las espinas de los órganos por diversión lúdica, contar tus historias como si nadie pudiera pararte en las esquinas de los párrafos. Me gusta la prosa aunque también el caligrama, escribir mal las palabras de vez en vez y a propósito, hacer el poema visual, hacer el poema blanco o sea, sin escritura alguna, etc., etc., etc.

GM Trabajas el collage digital desde hace años. ¿Qué significa para ti?

ER No sé cómo, pero usar la goma o pega, me entusiasma, quizás sentir su liquidez volverse plasticidad en los dedos y luego como magia hacer que las cosas se junten. Eso es para mí un elixir, hablo de sensorialidad. En mi caso, primero es collage artesanal, se vuelve digital después, cuando lo fotografío y lo re-trabajo en Photoshop. Pero inicié el collage (o “encolado” dicho en venezolano) desde hace mucho. Hice varias obras que son de más de 1 metro de largo o de alto. Algunos son collages fotográficos y muchos tienen escrituras, signos o símbolos. Se me ocurre cada cosa de las más inesperadas. He trabajado hasta collages usando gomas, mi sangre, mapas de mi país, orín, tinturas vegetales, minerales, industriales o lo que tenga a mano.  Unos ruedan por la internet, se pueden buscar allí.

GM Háblanos de tus afinidades literarias.

ER  Debo demasiado a muchos creadores, pero nombraré solamente a poetas. En principio debo nombrar a mi padre, porque al verlo escribir y escribir como locomotora sin control, esto me influenció de algún modo desde niño; aunque mi Papá fundamental es Charles Bukowski. Parte de mi gasoil en la vida, han sido los poetas malditos y los del dadaísmo. Kerouac en especial. Las poetas suicidas son muy poderosas, es lamentable morirse pero sus voces son flameantes, Anne Carson es esencial para mí. Los poetas músicos como Charly García, Fito, Cerati, los de la trova y sobretodo Joaquín Sabina es mi segundo Papá. Potentes son Héctor Hernández, Jorge Posada, Ismael Velázquez Juárez, Juan Vinueza, Gerardo Miranda, Cecilia Podestá, entre otros. Los chilenos Lemebel, Zurita y mi tercer Papá Nicanor Parra, el anti-poeta. El humorismo de Miguel James, Gonzalo Fragui, Otrovagomas, y Antonio Mora me han marcado. Y sobre venezolanos, una de mis primeras maestras ha sido la tachirense Elsa Sanguino. Seguimos con la excelente literatura del  Caupo Ovalles, El chino Valera, Juan Calzadilla, Cadenas, Montejo, María Ruiz, Wafi Salif, Ernesto Román, Rober Calzadilla, Luís Belmonte, Segundo Medina, Oscuraldo, Annie Vásquez, Amarú Vanegas, Alejandro Castro, Víctor Manuel Pinto, Roger Herrera, Luis J. Oropeza, César Seco, Leonardo Alezones, Franklin Fernández, Pamela Rahn, Jesús Montoya, Jairo Rojas, José Miguel Navas, Daniel Arella, y me faltaron demasiados escritores e incluso artistas visuales. Debo nombrar varios de los libros del investigador Miguel Marcotrigiano que me han abierto los caminos como Las Voces de la Hidra, Fosa Común,  y Poesía y Suicidio entre otros. Me perdonan los demás poetas, por no nombrarlos y ojalá no me demanden en casa por daños y prejuicios. Será nombrarlos en las próximas primaveras de otras revistas.     

GM Hace poco realizaste una antología llamada Viso, donde incluyes poesía visual, objetual y collage. ¿Cómo surge esta idea?, ¿Cómo fue el proceso de hacerla?, ¿Quiénes conforman esta antología?

ER La idea surge porque siento que en el país a pesar de las pocas excepciones y las buenas iniciativas, el tema de las imaginerías líricas o las visualidades poéticas, y la poesía visual, objetual y collages han sido sumamente marginados en Venezuela, y en otros países por supuesto. Tú buscas en google Antología poética venezolana y salen bastantes y además en físico también, es decir, publicadas en papel. Haces lo mismo con el tema de poética visual en google y es muy poco el resultado. Entonces, se me ocurrió investigar un poco y agregar datos universales, suramericanos, venezolanos y hacer una selección de creadores de poesía visual, objetual y collages de las regiones en mi país, y salió esta compilación investigativa. El poeta e investigador venezolano Juan Pintó en 1983 con la Universidad de Los Andes publicó el genial y necesario libro La poesía experimental en Venezuela. Para uno descubrir que Rafael Cadenas hacía Poesía visual en 1966, y Darío Lancini en el 75 ó Julio Miranda en el mismo año, pero sobretodo los geniales Grafo-poemas de Ramón Ordaz en los noventa. Todo ello, es una bomba. El libro se llama Aproximación a una Imaginería Lírica en Venezuela, porque no se asume esta iniciativa como algo extraordinario ni definitivo, es apenas un aporte temporal que deberá generar mejores investigaciones. Esa es la idea. En el proyecto incluimos a Adrián Arias Pomontty, AVE (Annie Vásquez), Carlos Luís Sánchez Becerra,  Carlos Yusti, Carmen Ludene, Víctor Alexandré Iglesias, Dira Martínez Mendoza, Ender Rodríguez, Euro Montero, Franklin Fernández, José Antonio Sánchez, José Díaz, Leonardo Alezones, María Octavia Russo, Maryori Cabrita, Miguel Antonio Guevara, Obitual Pérez, Pamela Rahn Sánchez, Roger Herrera, Saúl Rivas, Sophia La Roja, Vanessa González y Ximena Benítez.  Quedan pendientes para incluir en la próxima versión del libro los poetas Mariela Cordero, Daniel Arella, Efraín Ugueto y otros hermanos.  En el libro se nombran a muchos otros más creadores venezolanos y a nivel general. Parece un poco inconcebible que se reconozca la poesía escrita pero la visualidad lírica más experimental pase a un “plano marginal” o “de relleno” solo para algunos casos muy necesarios y hasta exóticos apenas.

GM Según lo que relatas, es realmente un problema la invisibilidad del extenso trabajo de nuestros artistas en Venezuela.

ER Definitivamente. Inclusive en revistas literarias es así, aunque existen revistas que incluyen esta categoría de visualidad y arte, y me refiero dándole un gran reconocimiento a LP5, una excelente revista de investigación, promoción y explosión digital para la literatura y el arte. Además según veo están editando y publicando en papel igualmente. Pero en general hay un vacío impresionante, no veo demasiados festivales masivos o encuentros y editoriales que deseen arriesgarse a promover estas visualidades de lo poético. Felicito especialmente el libro del poeta Carlos Iván Padilla hecho todo en collage y denominado “Exnihilo” en este año 2019. Pero hay mucho por hacer en estos campos y que lo híbrido y la experimentación nos arropen.  Que lo trans-disciplinario se haga mutualismo generalizado como miles de aliens en expansión.  

GM ¿Tienes algún proyecto que estés desarrollando ahora del que quieras comentar?

ER Tengo en proyecto gracias a una amada poeta, mi libro de Antología Poética denominada Delitos Múltiples. Ojalá logremos sacarlo.  Igualmente tengo otro libros inéditos, libros de artista, subversión visual y experimentos de poemas visuales que pretendo hacer en paredes de la calle, videopoesía para internet, etc., etc., etc. Ya veremos, porque también andamos luchando por sobrevivir en un país vuelto verga, debo decirlo sin pena alguna.

GM ¿Nos dejas alguna reflexión crítica para el 2020?

ER Pues querida Glad, quisiera comentar que desearía que este 2020 o el otro año, las competiciones, concursos y salones de arte dejen de ser tan superficiales; y generen que no solo se haga un “macro show” o “espectáculo eventual” con un solo autor ganador y que los demás 99.99 % se queden viendo la premiación desde un balcón. Me explico, deben hacerse convocatorias donde seguramente más del 35% sean obras geniales y en vez de ser eliminadas por no ganar un premio “X o Y”, puedan ser asumidas para proyectos editoriales diversos, libros antológicos, publicaciones varias, y demás iniciativas. Debemos pasar del festín al proceso reflexivo humanizador.  Lo demás, es parafernalia y decoración.

GM Que así sea.

2 Comments

2 Comments

  1. Ender es un eterno subversivo y un adicto a la creación.

    1. eehjejh igual q vos compa…Hay q incendiarlo todo…..

Comments are closed.