Menu

ERNESTO GONZÁLEZ BARNERT: Poesía actual chilena

ERNESTO GONZÁLEZ BARNERT (Temuco, Chile 1978) Ha publicado Higiene (Ediciones del Temple, 2007), Coto de caza (Das Kapital, 2013), Playlist (Overol, 2015) y Trabajos de luz sobre el agua (Ajiaco

Gladys Mendía 4 años ago 34
Compartir:

ERNESTO GONZÁLEZ BARNERT (Temuco, Chile 1978) Ha publicado Higiene (Ediciones del Temple, 2007), Coto de caza (Das Kapital, 2013), Playlist (Overol, 2015) y Trabajos de luz sobre el agua (Ajiaco Ediciones, 2015). Obtuvo el premio Mejores Obras Literarias Inéditas (2014), el Premio Nacional Eduardo Anguita (2009) y el Premio de Honor Pablo Neruda de la U. de Valparaíso (2007), Premio Pablo Neruda de Poesía Joven 2018. Fue becario del taller de la Fundación Neruda (2007), y de los talleres de poesía Biblioteca Nacional de Chile-Fundación Mustakis, Centro Cultural de España y SECH.

Selección de Gladys Mendía de Cul de Sac (Libros del Pez Espiral, 2016)

AMBOS ESPERÁBAMOS UNA CHICA

en las boleterías del Metro Moneda.

Unos segundos antes que llegara la suya

recordé a Carlos Monsiváis:

“El que viaja con frecuencia en el Metro,

Ya carece de posibilidades de ascenso”.

Yo volví a tomar la línea 1 en dirección contraria

cuarenta minutos después.

CADA TANTO PASABA UN CABALLERO

cambiando frascos vacíos de perfumes

por peluches, lloviera o no, en Temuco.

Mientras más caro el perfume, más monos.

Cuando al fin mi madre desocupó el suyo

comencé la espera. Fueron semanas

Hasta que me hice de un Pato Donald

de plumavit, gigante, feo

con el que jugué feliz un par de horas

antes de que mis hermanos chicos, gemelos,

quedaran con los brazos en sus manos

mientras lo disputaban.

ENTRAR A UNA PELUQUERÍA

solo para que alguien te toque la cabeza,

al supermercado un día de calor

para sentir el frío.

ME ATERRÉ DE TERMINAR HABLÁNDOLE A CUALQUIERA

en el supermercado,

en un lanzamiento de libro, en la fila del banco

como el viejo evangélico que me habló en la micro

porque leía.

(TÚ ERES PIEDRA…)

Tú eres piedra, yo papel. Y juntos nos defenderemos de la tijera.

PASA POR EL SUPERMERCADO

para llevarle chocolate amargo

y no solo un poema de amor

Ernesto.

Y SI TE AMO

es porque eres capaz de meterme

en el maletero de tu mente

amarrado de pies y manos,

la boca con cinta adhesiva

mientras avanzas por un camino secundario

entre parcelas de agrado

cuidadas por perros asesinos

patrones y siervos

que no apuntan a los pies

sino a la cabeza.

NO ES NECESARIO SALIR DE LA PIEZA PARA SER FELIZ

pensé al mediodía

cuando trajo a la cama

sashimi de salmón y soya.

SOY KANTIANO POR UNA FRASE QUE OÍ DE LABIOS

de una compañera de Filosofía,

cuando terminaba la fiesta de la universidad.

estábamos en el último año de carrera,

a punto de ser unos mediocres tomistas

y me vio solo, bajoneado,

después de dar no sé cuantas vueltas por el tontódromo.

me dijo que para Kant la felicidad

no es un ideal de la razón, sino de la imaginación.

y sonreí como lo había olvidado

durante todos esos años.

CUANDO LA PELUQUERA

le preguntó qué tan largo,

contestó lo suficiente

para que vuele al columpiarse.