Menu

AYARI LÜDERS: Poesía de México

AYARI LÜDERS (1988-2019) Originaria de la ciudad de México. En sus primeros años incursionó en el arte dramático como actriz para la compañía César Balcázar Producciones y después en los

Gladys Mendía 5 años ago 67
Compartir:

Promo

AYARI LÜDERS (1988-2019) Originaria de la ciudad de México. En sus primeros años incursionó en el arte dramático como actriz para la compañía César Balcázar Producciones y después en los talleres de actuación de CADAC y la ENAT. Más tarde estudió la literatura en Ciencias de la Comunicación en la UVM y un Máster en Escritura Creativa en la Universidad de Se villa, como también cursó el Diplomado para Escritores de la escuela de Sogem. Sus poemas han sido publicados en diferentes antologías y en revistas literarias. Impartió talleres de redacción, teatro y poesía mexicana.

 

Selección por Gladys Mendía de Mujer de Tierra (Ultramarina Editorial, 2018)

 

 

Extender el fuego

 

Tocar la llama de esta tierra

con el frío descalzo

de los pies sembrados.

Es fría la llama,

sus años azules estallan lejanos

rayo que vibra

en el espacio helado

Es combustible la vida invisible,

el secreto mundo,

la inmensidad atómica.

Es combustión serena, silenciosa.

La muerte es silencio que nace,

eclosión callada

vida que subyace

como luz que navega

en el vacío lleno de tiempo.

Es fuego la vida convexa:

puente luminiscente

gira, gime

da vida.

¡Danos vida, flama dorada!

Hasta ser vistos por tu llama somos.

Somos luz viajera,

luna solitaria que rima en las olas

con el cielo inmortal del que pendemos

nos ciega

y nos suspende

en la obscuridad de la pupila:

abismo universal que nos contempla.

Es reflejo la estrella

que explota, expira

exhala y extiende

el fuego.

 

 

Bordes

 

Un borde atraviesa el cielo,

ligero, toca la inmensidad inocua

y en ella nacen ondas temporales.

Toda vida es circular y se expande

en olas sensibles sobre el agua

que sin tocarse se mueven y escurren

sobre las rocas serenas hasta el borde.

Un cuerpo contenido en orillas

que ondulan apoyándose en el aire

confiando en la fina ligereza

que se desliza en la soltura libre.

Todo cuerpo es contención, opresión.

Nada es ligero hasta liberarse de su orilla,

del borde accidental que nos devora.

Estamos llenos de orillas.

Somos contención que ondula

pero bailamos apoyados en el aire

para creer en la ligereza

que se desliza en la soltura.

No seremos ligeros

hasta liberarnos de cada orilla.

 

 

Tiempo

 

El tiempo es laguna y es mar,

simulacro de olas en la orilla,

río que destroza la piedra.

Es brisa que desvanece

juego de esperar y evadir

tiempo a tiempo.

Dos sílabas inexorables que resuenan.

Mineros ciegos rasgando la montaña.

Tic-tac. La vida se acaba. Tic-tac.

Uno se detiene, el tiempo avanza.

El camino es sombra que se alarga

y la capacidad de avanzar se entume.

Una rima invernal, que congela,

que escala en la piel descalza

penetrándola en cada paso.

Todos nacimos descalzos

para dolernos del miedo-tiempo

que nos consume

Todos nacimos a tiempo,

él nos desvanecerá

a nuestra hora.

 

 

Astros

 

Caerá, la luna serena

con su luz robada

sobre el muelle castaño

y río de ella

eclipsada por mi Tierra.

De polvo el universo

se ha construido

y ningún dios

nació de ello.

Me lo dice un pecho

que vuela aleteando

entre mi costillar jaula

El sol morirá detrás

de las montañas

con su inmensidad dorada.

La lejanía es melancólica

porque toda visión

asemeja soles y lunas.

De cerca todo es fuego

bosque y agua.

Dentro todo es corazón

y palpita

hasta caer sobre el muelle

castaño de mi pelo.

 

 

Promo 03