Menu

Sobre En los altavoces de mi corazón (LP5 Editora, 2023), de Herman KAMWA. Por Gladys Mendía

La novela En los altavoces de mi corazón (LP5 Editora, 2023), de Herman KAMWA nos presenta una narrativa concentrada y comprometida, bordada finamente con hilos de la realidad sociopolítica y emocionalidad intensa, propios de la literatura camerunesa en español, idioma que, lejos de ser ajeno, se convierte en un vehículo expresivo de amplias posibilidades creativas y críticas para autores cameruneses contemporáneos.

Gladys Mendía 2 meses ago 57
Compartir:

Sobre En los altavoces de mi corazón (LP5 Editora, 2023), de Herman KAMWA

Por Gladys Mendía

La novela En los altavoces de mi corazón (LP5 Editora, 2023), de Herman KAMWA nos presenta una narrativa concentrada y comprometida, bordada finamente con hilos de la realidad sociopolítica e intensa emocionalidad, propios de la literatura camerunesa en español, idioma que, lejos de ser ajeno, se convierte en un vehículo expresivo de amplias posibilidades creativas y críticas para autores cameruneses contemporáneos.

El protagonista, cuya identidad se diluye en el anonimato, se nos presenta como una voz disidente en un contexto de opresión y desilusión. Su decisión de no nombrarse es un eco de la despersonalización a la que son sometidos los sujetos en un estado autoritario, y su narración en primera persona, enmarcada por los barrotes de la prisión y la proximidad de la muerte, se carga de una urgencia que traspasa lo individual y se convierte en un clamor colectivo.

El relato, más allá de un recuento de eventos, es un espacio de resistencia. Las memorias se vuelven actos de rebeldía frente a la desmemoria forzada por un régimen corrupto que, en su decadencia, intenta erradicar cualquier vestigio de desacuerdo o crítica. En este punto, el autor se posiciona dentro de la tradición de los escritores latinoamericanos y africanos que han utilizado la ficción como forma de denuncia y transformación social, recordando figuras como Ngũgĩ wa Thiong’o, Gioconda Belli o Diamela Eltit, quienes también narraron las complejidades de sus países bajo la sombra de la injusticia.

El golpe de Estado militar que irrumpe en la novela no es solo un acontecimiento argumental sino un catalizador de cambios personales y colectivos. A través de esta crisis, el autor ilustra la precariedad de las vidas que se desplazan al ritmo de los caprichos del poder, evidenciando la fragilidad de la estabilidad en contextos postcoloniales.

La agricultura, elemento central en la vida del protagonista tras su retorno al pueblo, se convierte en un símbolo de resistencia y esperanza. La tierra, trabajada con esfuerzo, es la promesa de un futuro posible, de un retorno a las raíces que contrasta con la vorágine de la capital, representando la tensión entre la vida rural y urbana, entre la tradición y la modernidad.

El restaurante “Les Délices de Mandjanga” citado en la novela, representa un oasis cultural, un espacio de confluencia de identidades y sabores, pero también de tensiones y contradicciones. Aquí, el arte culinario y la cultura camerunesa cobran protagonismo, proponiendo una gastronomía como forma de resistencia y afirmación identitaria frente a los modelos culturales dominantes.

El amor en esta novela va más allá de lo romántico y se carga de dimensiones políticas. La relación entre el protagonista y María Fernanda es también una alianza de luchas compartidas, de sueños de justicia en un país marcado por la impunidad. Así, el amor se convierte en un acto subversivo, en una promesa de continuidad y cambio, simbolizado por el embarazo de María Fernanda.

Finalmente, la injusticia que permea la novela culmina en la cárcel, metafórica y real, que encierra a los personajes pero no sus anhelos. La lucha por la justicia, incluso desde la adversidad extrema, se levanta como el gran tema de la obra, convirtiéndola en un testimonio de la resiliencia humana y del anhelo de libertad y equidad.

En los altavoces de mi corazón se presenta como una obra que, a través de la ficción, examina las heridas abiertas de Camerún y, por extensión, de todas las naciones que enfrentan las consecuencias de la corrupción y el autoritarismo. Herman KAMWA consigue con esta novela un reflejo de los dramas contemporáneos, enseñándonos que la literatura además de narrar historias construye y reconstruye realidades, brindando un espacio para la memoria, la reflexión y la esperanza.

Gladys Mendía