Menu

JESSICA SEQUEIRA: POESÍA ACTUAL ESTADOUNIDENSE

Jessica Sequeira (San José, California, 1989). Escritora y traductora literaria. Ha publicado la novela Una ostra furiosa, así como la colección de cuentos Rombo y Óvalo, la colección de ensayos

Gladys Mendía 10 meses ago 87
Compartir:

Jessica Sequeira (San José, California, 1989). Escritora y traductora literaria. Ha publicado la novela Una ostra furiosa, así como la colección de cuentos Rombo y Óvalo, la colección de ensayos Otros paraísos: Aproximaciones poéticas al pensar en una edad tecnológica y la obra híbrida Una historia luminosa de la palmera. Ha traducido más de veinte libros de autores latinoamericanos, entre ellos Gabriela Mistral, Winétt de Rokha, Teresa Wilms Montt, Daniel Guebel, Osvaldo Lamborghini, Adolfo Couve, Liliana Colanzi, Hilda Mundy y Rocío Ágreda Piérola. En 2019 recibió el Premio Valle-Inclán de la Sociedad de Autores y fue preseleccionada para el Premio Warwick para Mujeres en Traducción por su versión de El país del humo de Sara Gallardo. También edita la revista literaria Firmament, publicada por Sublunary Editions. Ha vivido en Chile durante muchos años y recién terminó un doctorado en el Centro de Estudios Latinoamericanos de la Universidad de Cambridge, sobre las conexiones literarias entre Latinoamérica y la India.

Resistencia

Jazz se toca y no hay nada que pensar.

Pienso de nuevo. Tablones en el techo:

suelo ajedrezado, cielo moteado.

En las paredes, los espejos reflejan espejos,

reflejando. Tu abrigo es una chaqueta de marinero,

y este mundo se tambalea al borde

de uno distinto. «Resistencia», dices,

una política, pero también el sostener de un pensamiento

más lejos de lo que nunca creíste posible.

Mástil contra viento fuerte, barco inclinado hacia el futuro.

La fiesta terminó temprano, pero nos quedamos

para beber agua pura—o sería vino,

de un angelito que pisa uvas

y sostiene una urna que inclina lentamente en un cáliz.

Tales cosas preciosas de otros reinos

no se pueden simplemente recoger del mar.

Se requiere paciencia y trabajo.

«Resistencia», dices de nuevo,

y el ángel sigue pisando,

sigue vertiendo.

Grúa

dentro de la mente

una grúa trabaja

elevando cajas

bajándolas a otra parte

vaciando arena vieja

levantando productos

que acaban de llegar:

dentro de la mente

una grúa se mueve

preparando

los edificios de mañana

en una ciudad de otros

haciendo lo mismo

siempre

en el proceso

de olvidar

y rehacer

Claro

Por un rato, a pesar de todo,

decidí olvidarme,

caminar a ciegas por el bosque, trepar árboles,

moverme con ardillas como compañía,

fuera del tiempo o en la antesala

de otra suerte de tiempo.

Tal vez la historia incluye todo

excepto este momento sin aliento,

este pequeño claro.

Adentro

Escucho

los pájaros cantando.

Permíteme

empezar de nuevo:

mi pecho, un portillo abierto,

luz blanca pasando

por las cosas y por sobre,

mis brazos abiertos de par en par,

y en mis manos

un trozo de pan crujiente,

abierto

para sumergirme en su calor.

El tiempo ya no es

un punto fijo

sino una eternidad

azul oscuro

que atrae,

atrae, atrae

sin pensar

sobre la muerte y la vida,

mientras de mi cabeza

tres pájaros pequeños

escapan

(abierto, abierto, abierto)

para unirse al rebaño.

Todo arte

Todo arte es devoción

como sabe la baya cubierta de escarcha,

aferrado al tallo invernal,

fruta helada discreta de la ramita

hasta la dicha de la hora fragante

y su fusión en calor.