Menu

ANTONIO DI BIANCO: POESÍA ACTUAL DE ITALIA

Antonio Di Bianco (Polistena, Italia 1993) Licenciado en psicología clínica, por la universidad “N.Cusano” de Roma. Habla cuatro idiomas y escribe desde los 16 años. Autor de poemas, artículos periodísticos,

Gladys Mendía 3 años ago 54
Compartir:

Antonio Di Bianco (Polistena, Italia 1993) Licenciado en psicología clínica, por la universidad “N.Cusano” de Roma. Habla cuatro idiomas y escribe desde los 16 años. Autor de poemas, artículos periodísticos, letras de canciones y ocasionalmente cuentos. Ha sido publicado en Venezuela, Italia, Colombia, México, Argentina, Brasil, República de San Marino y España.

IG: https://www.instagram.com/anthonyd.whites/

FB: https://www.facebook.com/antonello.dibianco.7/

Seré libre

Libre,
libre.
Mientras me marcho de puntillas,        
de la caótica desolación de mi ciudad.
De estas calles resbaladizas llenas de lágrimas.
De los barrios,
que hablan de una vida,           
que habría querido coserme de otra manera.
Déjame libre,
Libre para ir.    
Más fuerte que el viento contra la copa de los árboles.
Incluso en la magia de la noche llena de pensamientos.
Sube hasta el cielo.
Entre la tenue luz de las farolas.           
Déjame ir suavemente
mientras todo lo que tengo dentro,     
emerge de los abismos.           
Como el vuelo de una mariposa hacia el oxígeno.         
Estoy cansado de vivir como a los demás les gustaría.   
Que me juzguen también         
porque            
quiero ser libre, libre para amar.          
No tengo más tiempo  
Porque tengo prisa por ser quien soy.  
Y no sufriré más.          
Caminaré entre la gente,          
sosteniendo tu mano con fuerza.         
Orgulloso de lo que he hecho.  
De todos los billetes de avión y los caminos emprendidos.       
Para correr hacia ti      
más rápido que la luz.  
Y encontrarme a mí mismo en cada rincón del mundo.
Demostrándome que a pesar de todo  
puedo ser feliz
Quiero bailar aunque falle todos los pasos       
no importa si alboroto mi alma.           
Quiero ser libre,          
libre para salir del letargo,       
del miedo a no poder decir
que las cosas del amor
son simples.
Quiero ser libre,
de no ser amigo del espejo.      
Libre, libre
como el cielo infinito.  
Perdido en el azul de mil alas más brillantes que el sol.

Seré libre, libre para respirar    
lejos de mi pequeña habitación,
y mentes aplastadas.
De las voces que corren           
y que no hacen más daño.       
Estaré listo,     
llenaré las mismas fuerzas
con las que he nacido
encontraré mis propias bellezas del corazón.   
Sin caer jamás.
seré libre, libre
de sentirme bien.


Te he buscado

Te he buscado, cuánto te he buscado,
en las noches vivas de Sevilla, 
en la magia de San Francisco,
en los colores de Ámsterdam,
en las calles de Londres.
Te he buscado volviendo a casa,
y te he buscado yéndome. 
He cambiado de forma y de idioma,
para encontrarte donde no creía que estuvieses.
He rezado por encontrarte,
me he perdido por las cosas del mundo,
para que te pudieses cruzar conmigo.
Pero tú no estabas. 
Estaba agradecido por tu ausencia y me marché.
Cada día,
cada noche,
cada amanecer,
cada pensamiento es para ti,
estoy listo,
para amarte.
Corres

Tristeza

Las palabras están cansadas

la sonrisa está apagada,

los ojos se llenan de lluvia,

apatía,

inútil,

muerta.

El viento ya no traerá felicidad a las tierras de mi destino;

el pasado romperá contra la barrera del tiempo,

Me desvanezco.

Me disolveré de un mundo que no me pertenece,

eso no cambiará.

Errores inútiles que ocultan la verdad al corazón,

que agotado ha dejado de latir,

los labios no emiten gemidos,

 ríos transparentes fluyen de los ojos,

 el alma llora en silencio resignándose a lo que no volverá.

 Los ángeles intentan quitar la melancolía

que ha invadido cada rincón de la mente,

oscureciendo toda la racionalidad.

El remordimiento es fuerte,

El dolor insoportable.

Ira,

miedo,

disgusto.

La mente deambula en busca de un objetivo que pueda tranquilizarla.

Pero él se resigna a lo que no volverá.

Los labios no emiten gemidos.

La tristeza transpira de todas partes.

Los ojos están llenos de lluvia,

debido a un mundo que hace enloquecer a la felicidad.


La luna de Barranquilla

Una noche iré a buscarte
porque ya no serás tú.
Me verás venir desde lejos
lo suficientemente rápido como para mezclarme con la luna.
Una noche dejarás de soñar conmigo,
porque estaré justo ahí, frente a ti,
y entonces tomarás mi mano
porque ya no serás tú.
Tal vez pensarás que es un sueño,
pero será solo la luna.
Esta luna de Barranquilla
que me ha acunado tanto,
porque es mi misma luna.
Llena de secretos,
revelará la verdad de mi amor
y tú entonces las creerás.
Porque ya no serás tú.
Y yo que te he amado tanto,
con ese amor tan fuerte,
típico de películas.
Y yo que vengo de la nada,
como un volcán,
te he dado todo mi corazón,
todo mi amor,
toda mi alma,
todo de todo de mí.
Me quedaré ahí contigo, bajo la luna.
Como un guerrero que lanza el hacha,  
seguir siendo lo que es.
Me quedaré bajo la luna contigo,
todas las veces,
que la vida te traerá de nuevo a mí.
O todo el tiempo
que llenaré el espacio dentro de tu corazón.
Y sucederá, porque te conozco.        
Tu solo buscas esa luna
y estaré contigo
con todo mi amor.     
Siempre tuyo.
Busca siempre,          
esa misma luna de Barranquilla.