Menu

SONIA CHOCRÓN: POESÍA ACTUAL DE VENEZUELA

FOTO DE MANUEL SARDA Sonia Chocrón (Caracas, Venezuela 1961) Poeta y narradora. Guionista. Publicada por editoriales como Alfaguara, Bruguera, Monteávila Editores. En 1988 llega por concurso al Taller “El argumento

Gladys Mendía 3 años ago 113
Compartir:

Sonia Chocrón (Caracas, Venezuela 1961) Poeta y narradora. Guionista. Publicada por editoriales como Alfaguara, Bruguera, Monteávila Editores. En 1988 llega por concurso al Taller “El argumento de ficción” de Gabriel García Márquez en la Escuela de Cine de San Antonio de los Baños, Cuba. De allí, viaja a México invitada por el premio Nobel para fundar el “Escritorio Cinematográfico Gabriel García Márquez” donde co-escribe guiones para la televisión y el cine. Ha publicado -con éxito de crítica y público- poesía: Hermana pequeña (2020), Editorial Eclepsidra. Bruxa (2019), Ediciones Kalathos España. Mary Poppins y otros poemas (2015), Lugar común Editores. Poesía Re-unida (2010), Bid & Co Editores. Fe de errantes. 17 poetas del mundo (2006), Otero Ediciones. La buena hora (2002), Monteávila Editores. Púrpura (1998), La Liebre Libre editores. Toledana (1992), Monteávila Editores.; novela: La dama oscura (2014), Editorial Bruguera. Sábanas negras (2013), Editorial Bruguera. Las mujeres de Houdini (2012), Editorial Bruguera; cuento: La virgen del baño turco y otros cuentos falaces (2008), Ediciones B. Falsas apariencias (2004), Editorial Alfaguara. Su trabajo -tanto literario como cinematográfico y televisivo- le ha merecido diversos premios y reconocimientos. Aparece en numerosas antologías poéticas y críticas. Publicada/traducida a varios idiomas en revistas académicas -poesía y narrativa- especializadas en literatura.

Selección de Gladys Mendía


De “Mary Poppins y otros poemas”. Editorial Lugar Común. 2015

Rosa Púrpura del Cairo

Si se pudiera morir varias veces

si fuera posible ensayar el terror y hacerlo tan común

como la mañana pequeña de todos los días,

su solecito tenue,

adoraría la muerte como si fuese nada más

el fin de una película infausta.

Se encenderían las luces y

la historia recomenzando

–fotograma terco–

nuevamente

y otra vez a intentarla

a la salida de la sala llena de gente,

carnes palpables

mordiendo pop corn.

Si se pudiera morir varias veces y ejercitar ese arte

como quien corrige la palabra

del poema ideal

obcecadamente como una condena,

si se pudiera morir varias veces

adoraría a la muerte como al amor,

sería perfecta.

En el nombre del padre

Hay algo de ti

en esa roca monolítica y anclada

en medio del mar

La solidez de tu pupila azul

lo inamovible de tu amor sereno

la dureza del mineral soportando

el aire y el sol de los días

Algo de ti que no se abandona a la omisión

que no se hunde en las mareas de la memoria

Y aunque no exista nadie en la dársena

para celebrar las victorias

nadie en las costas de la soledad

de todo revés

te traigo siempre

padre

De “Carta de Naturaleza”. Inédito.

Vincent

Tengo tu oreja de plata

como recuerdo

encarnizado de un lance

amoroso.

La guardo todas las noches

en el ataúd congelado

del refrigerador.

Le hablo y me ignora

con la misma displicencia

con la que brillan tus estrellas.