Menu

IVÁN JARAMILLO: POESÍA ACTUAL DE COLOMBIA

Iván Jaramillo (Pereira, Colombia 1974) Doctor en Conocimiento y Cultura en América Latina (IPECAL – México), Posdoctor en Comunicación, Educación y Cultura (Universidad Nacional de Córdoba (Argentina) y Universidad Santo

Gladys Mendía 3 años ago 59
Compartir:

Iván Jaramillo (Pereira, Colombia 1974) Doctor en Conocimiento y Cultura en América Latina (IPECAL – México), Posdoctor en Comunicación, Educación y Cultura (Universidad Nacional de Córdoba (Argentina) y Universidad Santo Tomás (Colombia). Magíster en Ciencias Sociales (Universidad Nacional de General Sarmiento – Argentina). Especialista en Docencia Universitaria (Universidad Complutense de Madrid – España). Comunicador Social – Periodista (Universidad de Antioquia – Colombia). Profesor Honorario Universidad Nacional Daniel Alcides Carrión – Perú. Profesor Asociado, Universidad Central – Programa de Comunicación Social y Periodismo. Interés de investigación sobre cuestiones afrolatinoamericanas y su representación en medios de comunicación. Sus últimos libros publicados son el poemario Litorales (El Taller Blanco Ediciones, 2020) y la novela Los Villa (El Taller Blanco Ediciones, 2020).

Del libro inédito Vagamundos

Despacito

despacito

como esas aguas calmas de abril

va bajando cada uno de los tragos de esta birra artesanal

por las gentes que están y las que se han marchado

por los futuros venideros

sin extrañezas

así, despacito

con el alma queda

como en ese día

que sentado en la barra del bar

vi como quien me sonrío toda la noche

se iba despacito

sin mis palabras en sus bolsillos

y sin mi número de celular en el suyo

A Piedad Bonnett

porque ella no tiene nombre

porque derramó sobre ese libro la sensibilidad de ese hijo perdido

porque me llevó a lugares del alma que estremecen

logro mecer muchas cuerdas en mis adentros

por su memoria imprecisa en los momentos más inciertos

los dilemas atroces de las familias eternas

que no acudió a sitios religiosos y la palabra suicidio no le supo a veneno

porque como la Carranza me estremeciste al compás

por tus explicaciones no pedidas

a tí

piedad de los febreros

la que estoicamente me subyugó con sus poemas

me llevó al extremo

y me dejó en un mero temblor

del poema, de silencio, del destierro

Y me llamaron marica

y me llamaron marica

por andar en la calle con un hombre de la mano

y me llamaron marica

por no aceptar el canon y un mujer a mi lado

y me llamaron marica

por no perpetuar la especie y horadar a mi padre

y me llamaron marica

por no  aceptar los lazos que se construyen con los años

y me llamaron marica

por amar a unos cuantos en vez de andar divagando

y me llamaron marica

por cambiar los colores, el arco iris y el amor a contramano

y me llamaron marica

por ser un hombre con todas las letras y no un amanerado

y me llamaron marica

porque decidí en diciembre besar el hombre a mi lado

y me llamaron marica

por amar las letras en vez del fútbol y el anticuario

y me llamaron marica

por alejarme de todos, de la familia extendida y de todos sus hartazgos

y me llamaron marica

por ser quien soy, sin escaramuzas, desamores y retazos

y me llamaron marica

por ir a Indie cada noche en vez de los lugares del ejemplar ciudadano

y me llamaron marica

por no seguir la derecha, si es la izquierda la que amo

y me llamaron marica

porque me fui de casa en un momento temprano

y me llamaron marica

porque descubrí que es la familia chica el centro de algo

y me llamaron marica

por amar los perros más que a los humanos

y me llamaron marica

porque me decidí por el tiempo

por los brazos de un hombre, por su espesor y por su abrazo