Menu

SOBRE FANY. POR DANIEL ARELLA

Fany, La transgresión y la ternura La transgresión del sexo padece su abismo y cristalización en Fany de José Miguel Navas. El hastío presente de estar incorporado por un sexo

Gladys Mendía 3 años ago 32
Compartir:

Fany, La transgresión y la ternura

La transgresión del sexo padece su abismo y cristalización en Fany de José Miguel Navas. El hastío presente de estar incorporado por un sexo que no le pertenece sino por nacimiento, confronta el tiempo de la identidad social hasta la trastocación final de la metamorfosis esperada.

En su breve pero concreto libro, lo transexual proviene de la cotidianidad adolescente de un individuo escindido por su deseo e imposición de soberanía, cuyo daño panóptico es peor: porque viene desde dentro y, a pesar del dolor que desgarra el hastío infernal del contra deseo, la luminosa sobriedad del lenguaje intensifica los fracturas psíquicas de una identidad difuminada en cada muerte social.

El cuerpo hace metástasis

mi pene crece

pero mi alma lo rechaza

toda mi vida

El nihilismo transexual de unos versos casi leopardianos, por su sintética exposición nostálgicas de las razones de su hastío, que no dejan de poseer una íntima calidez trascendente que devuelve la mirada conmovedora hacia la condición del transexual.

Por las noches un animal levanta mis brazos,

se mete en mí,

no es enfermedad,

es el otro cuerpo.

La invasión de la enfermedad recuerda las transgresiones de los místicos, que destruye por completo un mundo interior precedente, en la que se incorpora el fuego sagrado de lo divino, ahora, en el canto transexual de Fany, la cura es ceder a la inmanencia del tormento: la salvación de esa asfixia anatómica que en ciertos poetas de filiación oscura y leopardiana es el mismo lenguaje con las metamorfosis de la poesía.

Daniel Arella
Mérida, septiembre 2020

Fany
Edición Especial

Disponible en Amazon.es