Menu

CONVERSACIÓN CON MIGUEL ANTONIO GUEVARA

Miguel Antonio Guevara (Venezuela, 1986). Escritor. Sociólogo, maestrando en filosofía. Publicado y premiado en narrativa, ensayo, poesía y periodismo en Colombia, Venezuela y Suiza. Su nouvelle Mahmud Darwish anda en

Gladys Mendía 3 años ago 44
Compartir:

Miguel Antonio Guevara (Venezuela, 1986). Escritor. Sociólogo, maestrando en filosofía. Publicado y premiado en narrativa, ensayo, poesía y periodismo en Colombia, Venezuela y Suiza. Su nouvelle Mahmud Darwish anda en metro (El Taller Blanco Ediciones, 2019) recibió el VI Premio Nacional Universitario de Literatura «Alfredo Armas Alfonzo». Actualmente prepara un volumen compilatorio de su poesía titulado Mudable, Antología transitoria 2009-2019 (Ediciones Madriguera). Escribe mes a mes su columna de crítica Postales distópicas en el portal MenteKupa y es autor del blog Cuaderno Hipertextual.

Por Gladys Mendía
Agosto, 2020

GM Miguel Antonio, conozco tu amplio trabajo como blogger literario, como narrador y hace unos meses publiqué algunos de tus relatos. Me da curiosidad saber ¿qué evento en la vida te hizo que entender que eras escritor o que desearas desarrollar este oficio?

MAG Los libros han estado presentes desde que era niño. Mi madre es maestra. Me enseñó a leer incluso antes de escribir. Tuve la suerte de ser uno de esos pequeños que les leen para dormir. Ubico algunos momentos en donde la lectura y la escritura han sido fundamentales, el descubrimiento de las bibliotecas públicas, haber conocido a un escritor siendo muy niño y, ya estando más jovencito, haber participado en talleres de creación literaria. También hay un contexto, mi familia está llena de músicos rock, tíos y tías que escribían versos… la cultura en este sentido siempre ha estado presente. Haber sido un niño lector contribuyó a llevar un diario, participar en el periódico escolar, hacer lecturas en eventos de la escuela, ir al cine, al teatro y a exposiciones de arte con mi madre; fui hijo único hasta los 10 años así que ella tuvo mucho tiempo para mí. Todo lo que menciono fue abonando el terreno para inclinarme por las artes en sus diversas prácticas (teatro, música, artes visuales, entre otras), finalmente la experiencia universitaria y profesional me terminó de empujar hacia la literatura.

GM ¿Cuál es tu planteamiento como autor de narrativa? ¿Cuál es tu búsqueda?

MAG Me interesa conectarme con la gente a través de historias en las que puedan verse reflejados. Que sientan empatía por mis personajes. ¿A quién le es ajeno el sufrimiento, el desamor, abandonar los lugares que amas?, ¿a quién le es ajeno sentirse roto o perdido?, ese es mi planteamiento, que no estamos solas o solos en este mundo parecido a un desierto, sino que todos nos acompañamos en esa incertidumbre. Bebo de cierta corriente que me gusta llamar narrativa-mosaico; es decir, la narración como conjunto de fragmentos y relatos que se van tejiendo. Al respecto hay una tradición muy importante en nuestro continente, en donde están Rayuela, por ejemplo, o en el caso venezolano Abrapalabra, Las historias de la Calle Lincoln, el Circo de Ferdinand o Confesiones de un perro muerto. Hay una figura a la que admiro mucho, me refiero a José Balza y sus Ejercicios narrativos. Cuando uso los epítetos de relato o novela obedece más a un asunto editorial y a una categorización práctica, sin embargo este no es el centro de mi interés. Me parece que el fragmento, la incompletud, esos son otros caminos para narrar, ofrecen una visión mucho más parecida al despliegue de complejidad de la vida humana y no humana. Las obras que te he mencionado me recuerdan a las raíces de un árbol, un rizoma, una suerte de explosión radial. Me interesa imitar esas cosas y hacer lo que todo autor u autora hacen; es decir, dialogar con lo que leen y al mismo tiempo con lo que tienen como influjo, en mi caso la poesía, la música, el arte collage e incluso los videojuegos y el cine. ¿Te has dado cuenta cómo las historias fragmentarias, de múltiples narrativas, se han apoderado de las series y demás productos de la industria cultural?, más allá de todo lo que te estoy diciendo, mi obra o mis intenciones van por esas lides, más porque son un producto de mi tiempo que por mis deseos. Eso es parte de lo que busco, tratar de reflejar la subjetividad, la introspección, la condición existencial de todos nosotros que estamos atravesados por el desgarramiento, que cargamos el día a día con la paradoja de vivir en una civilización en colapso.

GM Miguel Antonio, desde hace varios años vienes desarrollando un blog llamado CUADERNO HIPERTEXTUAL. Cuéntanos de ese proyecto.

MAG Es mi laboratorio de escritura. Un libro en constante hacerse y rehacerse. Digamos que concentra mis intereses: la creación, la crítica y la edición. Tiene entrevistas, reseñas, ensayos, ediciones artesanales, entre otras cosas. Hasta ahora son 10 años de inquietudes. Desde mis libros publicados hasta ensayos de sociología de la literatura digital, hipertextualidad y crítica de la cultura. Es un espacio para difundir asombros, lecturas y otros atisbos escriturales. Es mi monstruosa libreta de apuntes hecha pública, es eso que el estadunidense Charles Wright Mills llama el archivo de artesanía intelectual.

GM En el año 2017 ganas el VI Premio Nacional Universitario de Literatura «Alfredo Armas Alfonzo» con el libro Mahmud Darwish anda en metro. Cuéntanos sobre ese libro.

MAG Era un borrador para un proyecto más amplio y que azarosamente lo envié a concursar en la categoría “cuento”. Era otra cosa, más bien esa prosa trunca, un gagueo o sonido palatal que decidí llamarle nouvelle imitando a los franceses. Venía de leer Tropismos de Nathalie Sarraute y me pasó eso que le pasó al Gabo cuando leyó a Kafka ¿sabes?, ese momento en el que lees algo y dices “ah, ok, ¿esto se puede hacer?”. Serían justamente esos influjos, más lo que yo tenía que decir, los que se decantaron en esa obra. Es en ese collage narrativo en donde asomo mi interés por el desgarramiento, la incertidumbre de vivir que es contada a través de la poética de la dispersión, el coleccionismo y la hipertextualidad que me obsesiona. La sorpresa viene cuando anuncian el resultado, yo pensaba que no gustaría por su rareza, pero el fallo contiene la palabra “collage”; es decir, funcionó, hubo un diálogo con esos lectores misteriosos que son los jurados. Fue un estímulo para seguir con esa propuesta narrativa. No estoy seguro del todo si he cumplido mis objetivos, sin embargo, como dice Alan Pauls parafraseando a Beckett, uno va fallando para fallar otra vez y fallar mejor, la tarea de Don Sísifo que vos como creadora conoces muy bien.

GM Pronto presentarás Los pájaros prisioneros solo comen alpiste (LP5 Editora) Cuéntanos sobre el proceso creativo de esta novela.

MAG Es un proyecto que trabajaba desde 2015, en donde se concentran todas las inquietudes narrativas que te he comentado. Mi plan era contar una historia sobre la incertidumbre de vivir en un mundo en colapso, y la dificultad que implica reencontrarnos en medio del caos, apelando a temas delicados como la violencia, la migración, el femicidio y la precarización de la vida que vemos extenderse por todo el mundo. Quería que fuese una historia en apariencia realista y que de repente tomara una deriva de ciencia ficción o ucronía a través de cierta intuición transgenérica. Quería que una pregunta atravesara las situaciones, esa que está presente siempre en la ficción, ¿qué pasaría si…?, el proyecto está plagado de eso, ¿qué pasaría si un joven lo abandona todo y cruza una frontera buscando a su amor sin ninguna garantía, qué pasaría si un hombre tiene el don de la inmortalidad, qué pasaría si los 43 normalistas de Ayotzinapa fuesen mujeres y hubiese sido más bien un femicidio en masa, qué pasaría si lo humano fuese un dispositivo programable, un videojuego o un sueño de diseño?, y además, ¿qué pasaría si todo lo anterior ocurriera en un mundo en caos, en medio de nuestros miedos existenciales más profundos? Y sí, eso suena muy ambicioso, pero creo que todo proyecto encierra en sí su propia ambición, su juego imposible. Así somos todos los creadores y creadoras, ese sentimiento de lo imperfecto nos acompaña para seguir intentándolo. Qué bueno que estas intenciones creativas sean apoyadas por editoras como tú dispuestas a poner toda su energía, entusiasmo y sobre todo apostar con mucha valentía en proyectos como este, por lo que te estaré agradecido siempre… Entonces, como te comentaba, esa premisa del ¿qué pasaría si…? además está acompañada por aquello que dice Jane Alison sobre la narración, es decir, que se trata de un material que debe aproximarse a la forma de nuestra experiencia, porque ¿acaso los pensamientos, los acontecimientos, no son imágenes, cascadas de palabras que pasan constantemente por nuestra mente y cuerpo?, Allí se manifiestan esas raíces que van desplegando relatos de relatos, contados por sujetos contemporáneos, rotos, en la búsqueda de un poco de luz que les guíe o les deslumbre. Mi intención o fin último no es presentar la historia completa, ¿sabes?, siempre me han interesado esos caminos misteriosos que no dejan muy claro a dónde te llevan, la película del final abierto. Me parece que la literatura ha sido muy autorcéntrica y en ese sentido el canon realista define que lo dicho por el autor hay que acatarlo. En Los pájaros prisioneros solo comen alpiste digo, querida lectora, querido lector, aquí te dejo un rompecabezas, te aseguro que puse lo mejor de mí, ahora vamos, cuenta tu historia con estos retazos, haz tuyo este cubo de rubik.

GM Gracias por compartir tu mundo creativo. Es todo un honor para LP5 ser una de las vías de difusión de tu obra. Te deseo mucho éxito.


2 Comments

2 Comments

  1. Buena entrevista y respuestas muy sugerentes y lúcidas de quien será, estoy seguro, uno de nuestros mejores escritores en Venezuela y más allá.

Comments are closed.