Menu

SOBRE LA MUJER PANTALLA. POR JOSÉ ONÍAS CUELLAR CALDERÓN

En un evento de intelectuales se encuentran dos vidas que poco tienen en común. Narciso, aparenta una intelectualidad como mecanismo estratégico para atrapar a sus víctimas y Malena una escritora

Gladys Mendía 4 años ago 94
Compartir:

En un evento de intelectuales se encuentran dos vidas que poco tienen en común. Narciso, aparenta una intelectualidad como mecanismo estratégico para atrapar a sus víctimas y Malena una escritora real que repudia las máscaras sociales.

Narciso es un referente  para valorar a los anteriores amores en la vida de Malena. Él más voluble, incapaz de sortear la dependencia con su madre, muestra una clara relación edípica. Madre, hermana y anteriores amores le han construido un nicho idílico de apariencias. Pertenece a una familia con supuesta superioridad  racial. Por tener la tez más clara, se cree con derecho a despreciar a sus congéneres. La actividad social y mental de la familia de Narciso está enmarcada en la esquizofrenia y problemas de desorden neurológicos, los actos individuales y colectivos generan en el lector serios cuestionamientos de cordura. En estas líneas nos vamos encontrando los lectores también. Es una catarsis colectiva (autor, personajes y lector), donde los momentos de reflexión proponen de forma tácita, a la triada mencionada, encontrar su propia voz, sus propias esencias y cuestionarse hacia adentro su pensar y su actuar. Es la multiplicidad de voces, la polifonía que presenta y evidencia una sociedad que cada día perfecciona sus lacras: la dificultad de encontrar su identidad, el consumismo exagerado, y el racismo como patología social. Leer la historia de La mujer pantallaes navegar en la epistemología del lenguaje interior. Construirse un yo propio desde la contradicción del pensar y el hacer.

José Onías Cuellar Calderón

Docente y escritor- (Neiva-Colombia)


Disponible en Amazon.com