Menu

PAMELA RAHN lee Los caballos salvajes

PAMELA RAHN SÁNCHEZ (Caracas, Venezuela 1994)     Los caballos salvajes                    Ahora te sientes normal, no eres un dios, ni un hombre ni un personaje, ni una mujer que

Gladys Mendía 6 años ago 9
Compartir:

PAMELA RAHN SÁNCHEZ (Caracas, Venezuela 1994)

 

 

Los caballos salvajes                 

 

Ahora te sientes normal, no eres un dios, ni un hombre ni un personaje, ni una mujer que no existe sino en la imaginación de tu madre enferma. Al fin. Eres tú y caminas siendo tú, envolviendo tus pies en oscuras esferas para no volverte uno con el cemento. Pero extrañas la colilla, la ceniza del odio. Estás solo. Realmente solo. Tu amigo duerme en el sofá. Y tienes la certeza de una herencia. Pero aun así estás  – solo – No le dices a nadie de tu soledad, es inútil. Oyes el relincho en la voz de una amiga. Reconstruyes paredes con la ayuda de una mosca. Duermes en el callado suelo de una habitación sin puerta. Ernestina ha quedado en llevarle la leche a tu madre. Vuelves del lugar de los vivos, subes los peldaños como pisando sarcófagos, porque sabes que te acercas a algo que ha dejado de existir. Iluminas de a poco la habitación. Sostienes la leche en la mano que no está enferma como un premio, como si tu mano, fuese responsable de un deseo, un deseo tal vez inútil que no significa nada, pero un deseo que palpita. Y caminas hacia el último peldaño de la escalera. Ahora eres Ernestina, cumples tu papel. Sonríes, con una sonrisa de mujer extraña, que no conoces, de ángel asexual, con tus ojos oscuros como monitores apagados. Y con el vaso frío de leche en tu mano derecha, inhalas el cigarrillo. Lanzas la ceniza en los zapatos de tu madre. Aplastas la colilla cerca de su sabana blanca. Y te acercas a ella. De pronto tu madre te reconoce, pero le pide un abrazo a Ernestina. Sabe que su muerte es también la suya.  Te reconoce en el cristal del vidrio, pero prefiere callar. Sus ojos lánguidos fijos en el vaso de leche helada, acercan sus brazos a Ernestina. Buscan en algún lugar de su memoria la forma de un abrazo.

 

PAMELA RAHN SÁNCHEZ (Caracas, Venezuela 1994). Realizadora Cinematográfica, Mención Guion. Autora del poemario El peligro de encender la luz (Todos tus crímenes quedaran impunes en conjunto con Hanan Harawi, 2016) y del plaquette Flores muertas en jarrones sin agua (Escrituras Indie, 2017). Sus poemas han sido publicados en distintas revistas online, entre las que se destacan:Cráneo de Pangea, POESIA, CarpeDiem, DigoPalabra.txt, Hologramma, Oculta Lit, El Nacional, Estabanlocos, Playground, Canibalismos, La Rabia del Axolotl, entre otras. Forma parte de antologías como Anónimos 2.3 (2015,España) y Amanecimos sobre la palabra (Venezuela, 2016). Creadora del fanzine B/POLAR. Ha sido invitada a la FILUC (Valencia, Venezuela), Festival de Poesía de Maracaibo, FIRAL (Rancagua, Chile) y el Festival Kaníbal Urbano (Quito, Ecuador) en donde participó tanto en el área de literatura como de plástica, impartiendo un taller de Collage/Poesía con la artista colombiana Daniela Prado. Escribe artículos sobre Cine y Literatura. Combina la poesía con el collage y sus creaciones pueden encontrarse en diversas revistas online y principalmente en su fanpage Papeles Renacidos.