Menu

ALEJANDRO VENTURA conversa con los creadores de la Red de Aproximaciones Líricas

Gladys Mendía 5 meses ago 37
Compartir:

ALEJANDRO VENTURA conversa con los creadores de la Red de Aproximaciones Líricas

Hoy existe en Brasil una iniciativa de gran valor cultural llamada Red de Aproximaciones Líricas. Cuatro intelectuales, responsables de crear proyectos editoriales con un fuerte vínculo con la cultura de Hispanoamérica, decidieron unir fuerzas en un propósito común que se suma a la labor que vienen realizando desde hace al menos dos décadas, publicando revistas y libros. La más antigua de ellas es Agulha Revista de Cultura, que también es pionera, al menos en Brasil, entre las publicaciones periódicas virtuales dedicadas a estudios críticos sobre arte y cultura. Pronto le llegó el turno a un sello editorial muy inusual en el país, Sol Negro Edições, especializado en libros artesanales. Finalmente, otra revista, Acrobata, que comenzó como una publicación impresa y pronto pasó al mundo virtual. Hablaré con sus editores sobre esta valiosa unión de fuerzas.

ALEJANDRO VENTURA | Primero quiero decir que me parece muy hermosa la iniciativa de crear una red de complicidad entre poetas, además de agradecer a Demetrios Galvão, que me permitió esta oportunidad de hablar con ustedes. Mi pregunta inicial será precisamente sobre el despertar de esta conciencia, de esta luz que hizo sentir, a todos, la importancia del trabajo de producción compartido. ¿Quién tuvo la idea? ¿Cómo nació este hermoso proyecto?

DEMETRIOS GALVÃO | Alejandro, es un placer responder esta entrevista, junto con estas maravillosas colaboraciones… Debo decir que todo lo que se está haciendo pasa por el maestro incansable que se llama Floriano Martins. Él viene dialogando con la producción literaria hispana desde hace algunas décadas y, más recientemente, nos acercamos para desarrollar un proyecto llamado “Atlas Lírico de Hispanoamérica”. Este proyecto nos hizo hablar constantemente y en una de esas conversaciones, aquí en Teresina, mi ciudad natal, nos dimos cuenta de que había algunas iniciativas que pasaban por las revistas Agulha y Acrobata, además de la editorial Sol Negro, que establecían un fuerte diálogo con la literatura latinoamericana. Estas acciones involucraron el poder de articulación de Floriano y en una conversación durante el Salón del Libro de Piauí (SALIPI, 2023), tuvimos la idea de juntar estas tres piezas sueltas y armar la red. Nos dimos cuenta de que las energías ya rodeaban el mismo núcleo y solo necesitábamos unir fuerzas formalmente y darle un nombre. Así, la Red surge de tres iniciativas independientes que se unen a través de un campo de interés común, en el que una se convierte en apoyo de la otra, una fortalece a la otra, construyendo la red.

ELYS REGINA ZILS | Mi contacto inicial fue con Floriano para una entrevista relacionada con el surrealismo en Brasil para un proyecto personal. Fue tan receptivo que desde entonces estamos en contacto prácticamente a diario. Nuestros intereses comunes llevaron a Floriano a invitarme inicialmente a compartir con él la dirección de Agulha Revista de Cultura, cuyas publicaciones ya seguía y admiraba por su compromiso con la difusión de la cultura hispanoamericana.

Luego, Floriano me invitó a compartir con él las traducciones para el “Atlas Lírico”, y actualmente también está la querida Gladys Mendía. Completando el trío, surgió la propuesta de colaboraciones con Sol Negro, lo cual fue natural ya que la editorial publica poetas de gran relevancia que ya había leído y otros nombres que he estado investigando en mi trabajo académico están ausentes en su catálogo. Entonces, cuando Floriano y Demetrios plantearon la propuesta de la Red para unir fuerzas y para ampliar un panorama de difusión sistemática de la tradición lírica hispanoamericana, para mí tuvo todo el sentido.

FLORIANO MARTINS | De alguna manera la idea de la Red siempre estuvo en la agenda de Agulha Revista de Cultura y de mis preocupaciones como investigador, ensayista y traductor. Quizás incluso por exceso de trabajo, aún no habíamos pensado en formalizar su creación, a pesar de que llevamos tiempo trabajando a base de valiosas complicidades. Está claro que la unión de fuerzas, en la forma en que ahora configuramos la red, nos da una mayor perspectiva, una secuencia de lo que ya hacemos, una difusión más amplia y el estímulo para ser más atrevidos, para implementar nuevas ideas. Hasta ahora, nuestro quinteto ha sido muy fructífero: Márcio Simões, a través de Sol Negro, ya publicó muchos de mis libros y ahora está comenzando a publicar libros de Elys Regina Zils. A ella entregué la dirección general de Agulha Revista de Cultura y con ella tradujimos el “Atlas Lírico da América Hispânica”, publicado por la revista Acrobata. El Atlas también cuenta con traducciones de Gladys Mendía, quien se unió a nosotros este año, pero que anteriormente me había publicado dos libros, al mismo tiempo que yo mismo he traducido uno de sus libros. Demetrios Galvão completa este quinteto que vive en el más grande jazz. Su preciosa revista es un punto de equilibrio para todos nosotros, por su intensa dedicación a la poesía.

MÁRCIO SIMÕES | Creo que la idea surgió de Floriano Martins, quien fue/es el elemento agregador de esta Red, ya que todos nosotros, por separado, venimos colaborando con él de diferentes maneras desde hace algún tiempo.

AV | Sé que el aspecto pionero de una concentración de esfuerzos como ésta no tiene mayor valor, ya que lo ideal es que cada vez existan más experiencias de esta naturaleza. Hay muchas revistas de poesía en Brasil y me imagino que publican traducciones de poetas hispanoamericanos. ¿Ustedes mantienen contacto con esas otras publicaciones?

DG | En Brasil existen muchas revistas literarias impresas y electrónicas, pero pocas prestan atención a la literatura hispana producida en el continente. Por regla general, siguen una perspectiva colonizada y publican con mayor frecuencia traducciones de escritores europeos y americanos. Agulha Revista de Cultura es pionera en este puente con los países vecinos. Hasta hace poco esta brecha era mayor, hoy en día hay editoriales prestando atención a la literatura hispana hecha en el continente y puedo mencionar a Moinhos y Sol Negro como editoriales que han ido marcando la diferencia. Los proyectos que hoy desarrollamos de manera conectada promueven algo nuevo en la escena literaria brasileña, ya que abren un amplio horizonte de integración y acercamiento. Sólo el “Atlas Lírico” cuenta ya con más de 300 poetas publicados, abarcando 19 países, y todo este material está disponible en nuestro sitio web. Agulha –que ya está en el número 240– tiene una enorme colección de publicaciones que abarcan 23 años. Creo que nuestra iniciativa con la Red no tiene precedentes en el país.

ERZ | Como traductora y con especial interés en la traducción de poesía, ya había colaborado esporádicamente con otras revistas brasileñas, pero nada comparado con el gran proyecto como “Atlas Lírico”, que cuenta con la presencia de más de 300 poetas. Con el objetivo de sumar esfuerzos en la difusión de la poesía hispanoamericana, siempre mantengo las puertas abiertas a posibles alianzas. En general, Brasil carece de poesía hispanoamericana, por lo que es importante todo esfuerzo para contribuir a la circulación de más poesía, así como dar a conocer lo que actualmente estamos haciendo en Brasil a otros países latinoamericanos. Hay varias complicidades.

FM | Un hito muy significativo en esta concentración de fuerzas viene de principios de siglo, cuando Soares Feitosa, del Jornal de Poesia, me invitó a organizar allí lo que llamábamos “Banda Hispânica”, un proyecto masivo que reunía ensayos, entrevistas y poemas, sobre la tradición lírica hispanoamericana. Activo desde hace más de una década, este proyecto –actualmente fuera de línea– se distribuyó en otros dos: “Conexão Hispânica”, que forma parte de Agulha Revista de Cultura, y “Atlas Lírico”, publicado por Acrobata. En la época de la “Banda Hispânica” también publiqué traducciones de poetas hispanoamericanos en muchos periódicos y revistas del país, además de publicar una antología de poetas de esa región relacionados con el surrealismo, libro que fue ampliamente comentado. De alguna manera hubo el estímulo para que este interés cultural se desarrollara de manera sistemática. Sin embargo, aunque en algunos vehículos se publicaron poemas, no hubo nada más relevante. Paralelo a nuestro proyecto en el Jornal de Poesía, surgió en 2004 el “Portal Iberoamericano de Poesía”, creado y dirigido por Antonio Miranda, que aún hoy puede consultarse. Recuerdo también que la revista Poesia Sempre, de la Fundación Biblioteca Nacional, dedicó algunos de sus números a países como México y Perú –este último tuve el placer de organizar y traducir, junto con su entonces editor, Marco Lucchesi. El Memorial da América Latina también inició una colección llamada “Memo”, de libros de bolsillo, que publicó algunos volúmenes organizados y traducidos por mí. Este también fue un proyecto que no continuó. Agulha Revista de Cultura y Acrobata mantienen buenas relaciones con todos los directores de revistas brasileñas, independientemente de su agenda.

MS | No estoy seguro de que sean tantos, pero los que conozco los sigo como lector y observador atento. Contacto personal, sin embargo, sólo con Agulha, [n.t.] revista Nota do Tradutor y ahora Acrobata.

AV | Una cosa que noto es que las tres publicaciones que ahora se unen provienen de la misma región del país, el Nordeste. ¿Hubo alguna intención de demarcación territorial o este origen fue sólo una coincidencia?

DG | Este detalle fue mera casualidad; sin embargo, estamos fuera del gran eje editorial y económico del cartel semiótico que domina el país y esto, quizás, nos dé la capacidad de tener una perspectiva diferente. No nos miramos el ombligo y ésta es una cuestión política importante. Buscamos establecer contacto con otros escenarios poéticos. Particularmente, me he nutrido de sensibilidades decoloniales y buscado diálogos con otras matrices culturales y poéticas. El acercamiento a la literatura latinoamericana se convirtió en un tema decisivo para mi labor como editor, poeta, docente y habitante de este continente. Como historiador de formación y provocado por las lecturas del giro decolonial y del sociólogo peruano Aníbal Quijano, comencé a plantear algunas preguntas que involucran el debate sobre la colonialidad del poder y la crítica al eurocentrismo: ¿por qué no tenemos al español como segundo idioma? ¿Por qué sabemos poco sobre nuestros vecinos y, por otro lado, estudiamos tanto sobre la historia griega y europea? ¿Por qué buscamos sentarnos a la mesa con los colonizadores y despreciar a quienes tienen una historia colonial similar a la nuestra? ¿Por qué formamos nuestra imaginación con imágenes de mundos lejanos mientras extrañamos las experiencias originales y ancestrales de nuestro continente? Estos detalles han empezado a molestarme mucho en los últimos años y han afectado mi trabajo como editor, lector, escritor.

ERZ | Floriano es el centro vital de nuestras complicidades. Conoce personalmente a Demetrios Galvão y Márcio Simões. Sin embargo, hasta el momento no ha habido ningún encuentro personal entre nosotros. Hablo desde el sur, Santa Catarina. La virtualidad ya forma parte de nuestras vidas en tantos aspectos que se incorpora a este proyecto sin ningún perjuicio. Agulha, Acrobrata y Sol Negro tienen su origen en el nordeste brasileño, pero creo que estas tres instancias tienen trabajos que rompen fronteras. Entonces estamos juntos con un propósito común, eso es lo que estamos diciendo con la Red –sin importar la ubicación geográfica.

FM | Es evidente que el Nordeste de Brasil es un gran polo de creadores artísticos, que alimenta al país de manera valiosa y poco recordada. Sin embargo, en ningún caso procede fundamentar un prejuicio o una presunción. El país necesita comprender que es una unidad enorme, problemática tanto por su gigantismo territorial como por el astuto y criminal desmantelamiento político de su cultura. La Red –como consecuencia natural del trabajo de sus miembros– es un paso hacia esta integración. Independientemente de que Elys Regina Zils sea catarinense, lo esencial es que no hay una mentalidad regionalista entre nosotros.

MS | En mi opinión, pura coincidencia. La idea es precisamente acortar distancias y abolir fronteras.

AV | ¿Por qué específicamente poesía y poesía hecha en Hispanoamérica?

DG | Creo que fuimos en la dirección de la poesía como algo natural, los involucrados en la Red son poetas y lectores habituales de poesía. Pero Agulha no sólo publica poesía, y Sol Negro tampoco. El “Atlas Lírico”, sí. La diferencia/novedad está en la elección de ser poesía hispanoamericana. Y esto ya lo expliqué un poco en la respuesta anterior. Creo que ya llevamos mucho tiempo en este puente atlántico y necesitamos centrar nuestra atención en otros lugares/sensibilidades. Poblar nuestro horizonte con experiencias literarias que fueron deliberadamente alejadas de nosotros, por un motivo político, cultural y –¿por qué no?– editorial, que formó la propia nación brasileña y que nos convirtió en el vecino arrogante, el que dio la espalda a sus pares y creció mirando a lo lejos. Esto generó la formación de un pueblo que mira a lo lejos y no ve lo que está cerca. Este es un tema que requiere una reflexión constante.

ERZ | Tanto la categoría de poesía como Hispanoamérica en el sentido más amplio son intereses personales que tengo desde hace mucho tiempo. En los últimos años he dedicado mis estudios a la poesía de una manera más formal. Tanto en mi maestría como ahora en mi investigación doctoral me dedico a la poesía hispanoamericana. Pero ¿por qué poesía? Por transfigurar la realidad a través del lenguaje, por mejorar y enriquecer la percepción emocional y estética, por llevar el lenguaje más allá del lenguaje condicionado de la vida cotidiana. Destaco aquí el deseo del surrealismo de emancipación del sujeto a través de la liberación del lenguaje. En este sentido, el lenguaje poético presenta un aspecto único que lo ubica en el universo de la libertad, un gesto de reescribir el mundo. De todos modos, la propuesta aquí es no divagar sobre esto, incluso porque no se explican las pasiones.

FM | Con admirable precisión y alcance, Elys responde por todos nosotros. La poesía es una vena cósmica que nos revela íntimamente quiénes somos y nos lleva a un diálogo fructífero con la humanidad. Recuerdo aquí la longeva revista española Hora de Poesía, aparecida a finales de los años 1970, que publicaba poetas de todos los rincones del mundo. Tuve la fortuna de seguirla durante casi 60 de sus 100 números publicados. Una gran fuente de sabiduría poética, de una riqueza en su diversidad que hoy hace mediocre esta retórica mediática de una pluralidad basada más en la cantidad que en la calidad. La tradición lírica hispanoamericana es otro ejemplo de una riqueza estética pocas veces alcanzada en otras regiones del planeta. Aunque comparte el idioma, esta tradición se extiende por 19 países, con sus singularidades históricas, de manera que amplía aún más la heterogeneidad de estilos y audacias estéticas.

MS | La poesía siempre ha sido el eje de la línea editorial de Sol Negro Edições, por una pasión personal mía. A medida que fui conociendo mejor la poesía hispanoamericana, en parte a través de mi contacto con Floriano Martins y el equipo editorial de Agulha, fue natural querer traducir y publicar una poesía tan fuerte y diversa, que lamentablemente circula muy poco en Brasil.

AV | ¿Los cuatro ya están planeando un próximo paso? ¿La Red invitará a otras publicaciones? ¿Pretenden ampliar el universo editorial en relación con la poesía hispanoamericana? De todos modos, ¿cuáles son sus planes futuros?

DG | Inicialmente necesitamos fortalecer la Red y mejorar las conexiones, pero todo se está ampliando. Las actividades de las tres iniciativas (Agulha, Acrobata, Sol Negro) continúan en una ola creciente y pronto tendremos más publicaciones, más personas colaborando dentro y fuera del país y esto es increíble. En este momento, además de Floriano y Elys Regina Zils, tenemos a la traductora venezolana Gladys Mendía colaborando en el Atlas y puede que pronto haya más personas. Estoy emocionado y esperanzado sobre el futuro.

ERZ | Agulha ha dedicado cada vez más sus páginas a acercar a nuestros lectores contenidos literarios principalmente de expresión poética hispanoamericana. Sol Negro tiene varias traducciones en su gatillo y Acrobata continúa con energía y vigor, echando leña al horno ahora aún más con la colaboración de Gladys. Hay muchas complicidades y nuevos contactos y asociaciones crecen constantemente. Estamos a todo vapor.

FM | De hecho, nunca dejamos de diseñar y fabricar cosas. El mayor esfuerzo, al menos en este primer momento de creación de la Red, es cuidar su difusión, para que todos sepan de su existencia, para que se den cuenta de que se trata de una experiencia imitable por todos. Crear nuevos mundos, nuevas perspectivas de vida, basadas en la alteridad.

MS | En cuanto a la Red, todavía estamos empezando y hablando, centrándonos en intentar presentar el trabajo de cada uno a los medios de circulación, en este primer momento. Al mismo tiempo, estamos trabajando en nuestros propios proyectos. En Sol Negro estamos trabajando en una serie de libros de poesía hispanoamericana traducidos por Elys, prologados por Floriano y editados por mí, que seguramente tendremos un espacio para publicar en Acrobata. Para este proyecto ya tenemos confirmados libros de Eunice Odio, Marosa di Giorgio y Enrique Gómez-Correa y es un trabajo que debería comenzar el próximo año.

__________

ALEJANDRO VENTURA (México, 1986). Periodista independiente y viajero. Nació en Tuxtla y siendo aún joven, luego de un período de retiro espiritual en la región del Cañón del Sumidero, decidió convertirse en viajero, buscando conocer y entrevistar a artistas, artesanos, escritores, de toda la inmensidad americana, movido por la idea de reunir todo este material en un libro que planea titular de La ruta salvaje de la cultura. Actualmente vive en Piracuruca, Piauí, en una pequeña casa de alquiler cerca de las sabanas áridas de Brasil.

Septiembre de 2023