Menu

BELÉN OJEDA: POESÍA VENEZOLANA ACTUAL

BELÉN OJEDA (Caracas, Venezuela 1961). Música, Traductora y Poeta. Egresada del Conservatorio Tchaikovsky de Moscú. Ha publicado los poemarios: Días de solsticio (PEN CLUB, 1995); En el ojo de la

Gladys Mendía 3 años ago 175
Compartir:

BELÉN OJEDA (Caracas, Venezuela 1961). Música, Traductora y Poeta. Egresada del Conservatorio Tchaikovsky de Moscú. Ha publicado los poemarios: Días de solsticio (PEN CLUB, 1995); En el ojo de la cabra (Editorial Diosa Blanca); Territorios (La Liebre Libre Editores, 2000); Graffiti y otros textos (Monte Ávila Editores Latinoamericana, 2002) y Obra completa (LP5 Editora, 2020). Traductora directamente del ruso de: Anna Ajmátova, Marina Tsvietáieva, Ossip Mandelshtam y Boris Pasternak.

Selección por Gladys Mendía del libro Obra completa (LP5 Editora, 2020).

De Días de solsticio

*

Llegarás a un país sin atardeceres ni lunas.

Allí palparás la realidad de tu inexistencia.

*

Te levantarás un día de solsticio.
A la hora del álamo será más pequeña la sombra compartida.
Las nubes ya no dictan presagios sobre este paisaje.

*

Reconoces en cada primavera el lugar de la
permanencia. Dentro, un manantial baña tu corteza
reciente de abedul.
El verano ignora las ventanas. La intemperie siempre fue
mejor.
Retornar al pozo nos devuelve el resplandor del silencio.

*

Permaneces en el campanario mientras la plaza abarca
nuestras esquinas.
El dolor es pasajero en la nieve que se desliza.
Jamás será inmediata una respuesta, pero reconocerás
su aparición callada en los días de solsticio invernal.

De En el ojo de la cabra

*

Antigua costumbre de ser árbol
soportar la desnudez durante el invierno
viajar el mundo sobre su movimiento
conocer todas las proyecciones de la sombra

Lento aprendizaje

el de su muerte

*

Casas ancladas
hablan el idioma de los barcos
Habitamos en ellas

la piedra y el silencio
la cerradura
su cruz antigua
el solar donde el alma se extiende
y busca reflejos sobre el estanque

*

Ignora el navegante
que sus planos están cifrados en los naipes
que el viaje ha sido siempre circular
pero extrañamente
nunca ha podido regresar al lugar de partida

De Territorios

*

Esta sed
inventa el agua sobre la arena
funda la imagen sobre el desierto

Inagotable
la fuente que nos traspasa

*

Aquí
un viaje comienza
El resplandor nos mueve hacia el salar
Tocamos la hora de la incandescencia
Descubrimos lo visible
                                             en el mediodía que nos ciega

*

Ante el umbral

La libertad del ojo

Pronuncia lo que somos

*

Un cuerpo de isla nos une a la plegaria

De Graffiti y otros textos (2002)

Desconcierto

El director dio inicio al concierto, pero, a los pocos minutos, los músicos de la orquesta fueron abandonando sus instrumentos para incorporarse a dirigir.

Al final, los oyentes también dirigían. Había desaparecido la música. También el público. Sólo había directores.

*

Un grupo de psicólogos extranjeros ha determinado que el género humano adquiere la adultez una vez que aprende a conducir automóviles.

La velocidad ideal para manejar las emociones es de 160 Km/h.

El pensamiento debe ir a una velocidad máxima de 60 Km/h.

Los expertos han determinado que la velocidad ideal para el desarrollo espiritual es el retroceso.

*

Toda la comarca ejecuta a Mozart.

Dos obras diarias son recomendables para la conmemoración.

“Todo Mozart por el precio de un Salieri” es la consigna.

*

Las grabaciones musicales del siglo XI fueron destruidas por su alta peligrosidad ideológica.

Lamentablemente, no es posible darles a escuchar las interpretaciones originales de esa época. Disculpen.

De El cuaderno de Colombina

X

Jamás aprendí a bordar

pero la tradición me ha enhebrado

a la cadeneta

Llevo los puntos de cruz

en la espalda

XI

Cuando me da por nostalgia

todos los lugares se llaman Lisboa

Entonces

amanezco en Almada

atravieso el Tejo

recorro las calles de Alfama

sus casas con azulejos y ropa en la ventana

*

Cuando me da por nostalgia

espero el atardecer en cualquier puerto

y busco caracoles en la playa

para escuchar las voces de Ida, Hanni,

Elizabeth y Eugenio

junto al mar

XVII

Amo los viajes en tren

su lenta retirada

la confusión inicial

qué se mueve

quién se queda

quién se va

la despedida

y el mundo pequeño

que va imponiendo

la distancia.

XXVIII

Nos acostumbramos al exilio

aunque permaneciéramos dentro

Salir

era oscurecer nuestros contornos opacados

en la frontera de nuestros nombres

XXIX

La caída de las hojas fue el primer asombro

Viajar y volverse isla de uno mismo

es la constante

desde aquel desprendimiento

XXX

Aquí las hojas

se suicidan de sequía

Es abril

Siempre es abril

cuando llegan algunas sílabas sueltas

Salgo a atraparlas

Luego las cuelgo en la cuerda de la ropa

y las sujeto con ganchos

para que el viento no se las lleve

Cuando todo está en calma

recojo las que han quedado en el piso

y en la noche

solo entonces

después de todas las labores

comienzo a armar las palabras

que la sequía me ha dejado

I

Si tuviera Facebook

me vería hoy

en una foto de “tus recuerdos”

hace treinta y cinco años

escogiendo las mejores fresas del verano

para ti

Pero esa foto no existe

ni yo tengo Facebook

Por eso

estoy condenada

a elegir mis recuerdos

II

Adelanto mi cabeza

como el avestruz

pero mi comprensión del mundo

no se anticipa

El chaleco no protege

y las cargas

parejas en ambos hombros

me recuerdan

cierta procedencia animal

que no logro trascender

IV

Los blancos de la página

nos pertenecen

como el vacío que fluye entre nuestros cuerpos

V

La inefable partitura

de los pájaros

sobre el tendido eléctrico

sin clave que descifre

el canon de la vida

X

Tragedia del paralelismo

el desencuentro

POST DATA

Dígale que ayer fue catorce

que Turgua ahora queda lejos

que enciendo la noche

con cocuyos

y oro con la lamparita de Eloísa

que los girasoles

se yerguen vigilantes

y esparcen sus semillas en mis ojos

Dígale

en fin

que otra vez fue catorce siempre…

Caracas, 2019