Menu

SOBRE ESTEBAN CORRE. POR JOSÉ FÉLIX BARRÓN

La poesía de José Miguel Navas palpita estrechamente ligada a su trayecto vital. En su poemario “Esteban corre” (LP5 Editora, 2020), Navas no duda en mostrarnos la herida y la

Gladys Mendía 4 años ago 87
Compartir:

La poesía de José Miguel Navas palpita estrechamente ligada a su trayecto vital. En su poemario “Esteban corre” (LP5 Editora, 2020), Navas no duda en mostrarnos la herida y la plenitud de sentirse vivo, y lo hace a través de la búsqueda de sí mismo en el otro, pero también desde su rebeldía frente a la discriminación en una lucha dolorosa y tenaz por tratar de vivir la identidad propia.

El deseo es una constante de “Esteban corre“: deseo carnal, a veces frustrado, a veces triunfante; y deseo asimismo de ser libre, libre tanto de la censura social como de la difícil realidad de su país.

respiro desde su pecho

él me bebe toda la calma

atrás quedó

el deseo clausurado.

por qué

tanto deseo

hacia ti

que me haces tanto mal

*

soñé una estancia

una frontera

¡mi huida comenzó!

Dos símbolos poderosos protagonizan dos de los mejores poemas de esta edición: por un lado, el padre, el patrón masculino, que proyecta su sombra de modo manifiesto en Torso fragmentado, sombra que el autor trata de exorcizar, pero no desde el ocultamiento, sino, justamente, desde la interpelación y el desafío constantes, desde el testimonio de la frustración de los planes paternos.

me he vuelto inmune

a los deseos de mi Padre

*

aparecen dibujados en mi pared los gritos de mi Padre

Por otro lado, la presencia de la madre ausente, figura central del brillante y explícito poema ¡He despertado sin miedo Madre! Una Madre —con inicial mayúscula— a la que el hijo invoca constantemente para confesarle su dolor cotidiano, sus estrecheces, sus vacilaciones y sus primeros pasos hacia un exilio liberador.

Tengo miedo Madre

los vecinos hablan de apagón nacional

sigo siendo niño

no quiero estar en una habitación a oscuras

*

Sigo pensándote madre

ahora desde otro país

*

mi pasado es una fotografía

despabilo mi juventud

ahora madre

¡estoy vivo!

Poesía intrínsecamente unida a la experiencia, lo erótico y la noche son escenarios que el autor transita en su encuentro con el otro y, sobre todo, consigo mismo; encuentros que se nos muestran sombríos o luminosos, cotidianos o inmortales, firmes o inciertos. Como la vida. Como la recreación que hacemos de la vida vivida.

El ruido está lleno de silencio

Le temo al aire, pero más le temo a quien lo respira

*

mi sangre es la quimera de los pájaros

los ángeles son hombres que habitan mi noche

José Félix Barrón
País Vasco, octubre 2020.


He aquí el link para comprar el libro en España: