Menu

CONVERSACIÓN CON PAMELA RAHN SÁNCHEZ

PAMELA RAHN SÁNCHEZ (Caracas, Venezuela 1994). Realizadora Cinematográfica, mención guión en la Escuela Nacional de Cine. Autora del poemario El peligro de encender la luz (Todos tus crímenes quedarán impunes

Gladys Mendía 4 años ago 53
Compartir:

PAMELA RAHN SÁNCHEZ (Caracas, Venezuela 1994). Realizadora Cinematográfica, mención guión en la Escuela Nacional de Cine. Autora del poemario El peligro de encender la luz (Todos tus crímenes quedarán impunes en conjunto con Hanan Harawi, 2016) y del plaquette Flores muertas en jarrones sin agua (Difusión Alterna Ediciones, 2017), en 2018 gano el primer lugar en el concurso Physis con su poema Una casa que respira. Ha sido publicada en diversas revistas online, entre las que se destacan: Cráneo de Pangea, POESIA, Jampster, Vallejo and Company, Digopalabra.txt, Letralía, Canibalismos, entre otras. Forma parte de las antologías: Anónimos 2.3 (2015, España), Amanecimos sobre la palabra (Venezuela, 2016), Todas las mujeres fulanas y menganas (2018) entre otras. Ha participado en: FILUC (Valencia, Venezuela, 2016), FIRAL (Rancagua Chile, 2016), Presentación de la colección poética El árbol migratorio en la Fundación Pablo Neruda (Santiago, Chile, 2016) y el Festival Kaníbal Urbano (Quito, Ecuador, 2017). Es ganadora del premio Gloria Fuertes de Poesía Joven (2019) con su libro Breves poemas para entender la ausencia (Torremozas, 2019). Combina la poesía con el collage y sus creaciones pueden encontrarse principalmente en su fanpage Papeles Renacidos en instagram y facebook.

Por Gladys Mendía
Noviembre, 2019

GM Pamela, eres poeta y artista, vives en Caracas. ¿Qué significa para ti ser poeta hoy día, tomando en cuenta los problemas actuales que azotan al país?

PR Para mi escribir poesía en un país como el que me ha tocado vivir y crecer, primero de una forma egoísta diré que me ayuda a aliviar el dolor, la poesía para mí es casi una forma de sanación, de entenderse uno misma, de reflejarse como un espejo, en donde el ser se lanza, sienta frío o calor, un poco ya sin miedo de las consecuencias, porque escribir un poema, a veces es meter el dedo en la llaga, otras veces es un lugar de observación de lo otro, de lo humano y segundo ya de una manera más amplia y social, creo que escribir poesía en Venezuela, es una forma de libertad, de grito necesario para la construcción de la historia propia y social.

GM ¿Qué significa la poesía para ti? Y ¿Cómo afecta tu creación la situación actual del país?

PR La verdad estoy un poco harta de hablar tanto del país, es un tema que me cansa, creo que los poetas venezolanos también tenemos derecho de despegarnos del país y eso está bien, y no solo porque vivamos este tiempo histórico debemos escribir de eso de una forma tan obvia, podemos escribir desde otros lugares, porque ya vivir en Venezuela, te cambia la voz, tu poesía va a ser una poesía llena de ausencia, de dolor, de ansiedad, porque habitas en un país que tiene esos sentimientos, también de resistencia, entonces puedes escribir de cualquier cosa y va a estar atravesada de esos sentimientos, eso también es poesía – país, sin estar necesariamente escribiendo sobre una marcha o como no hay agua en casa, que no digo que esté mal. Yo escribí en los apagones, escribí sobre la frugalidad de mi vida, pero a veces tengo miedo de que se torne repetitivo y que sea un tema de moda. Así que trato de que mi creación no esté demasiado atravesada por eso de una manera obvia, aunque a veces sea inevitable.

GM Háblanos del proceso creativo de tus libros.

PR Dependiendo del libro el proceso creativo es distinto, con Breves poemas para entender la ausencia, el proceso fue lento. Lo escribí junto con otros libros y tuvo mucho que ver con la imagen, creé varios poemas del libro por ejemplo desde el collage y de la técnica de Black out poetry. Con mi primer libro El peligro de encender la luz fue la unión de una voz desde poemas creados en distintas épocas, casi todos esos poemas nacieron de frases que anotaba en un cuadernillo y luego desarrollaba como idea, y los uní porque contenían un mismo sentir, en este caso el del descubrimiento, por eso el título, con el que va a salir ahora en Guatemala La luz entre las cosas también fue así, pero estos son poemas más introspectivos y reposados, unidos por la voz de la memoria propia y encontrada. Ahora con otros libros que tengo en proceso como un libro que estoy escribiendo sobre una experiencia de viaje y de amor en un país imaginario, que por casualidad fue Chile, pero que en el fondo Chile no hizo más que enmarcar la experiencia, igual creo que le aportó mucho, porque es un país muy poético. Con este libro tenía una temática desde un comienzo inclusive antes de escribir el primer poema, el proceso fue más esquematizado, más de voy a escribir acerca de esto, o de lo otro, va a ser de esta manera, voy a intentar contar esto de esta forma más experimental, más lúdica, sin embargo, siempre le doy prioridad al azar y al fluir, porque creo que de allí nacen los buenos poemas.

GM ¿Cómo te sientes exponiendo tus collages en La Poeteca?

PR Muy feliz y agradecida con el espacio, siento que es el sitio perfecto para estrenar mis collages, ya que es primera vez que los expongo, porque nunca pensé convertirme en poeta, y nunca pensé convertirme en collagista. Yo quería ser cantante o escribir películas, pero la vida te va a llevando por caminos inesperados, hacer collage es algo que disfruto mucho, el acto de recortar y pegar, y encuentro que siempre me abre un esquema de pensamiento para la escritura, así que otros lo aprecien es algo extra, que me parece maravilloso.

GM De los autores venezolanos actuales, ¿con quién sientes afinidad?

PR Afinidad poética siento con muchos autores venezolanos actuales jóvenes y adultos: Reinaldo Pérez So me fascina, Jesús Montoya con sus poemas largos y tiernos, Yolanda Pantin (que le tengo un cariño especial porque estudiar su obra me hizo mejor poeta), José Urriola, Felipe Márquez, Victor Manuel Pinto, Adalber Salas (con su poesía y con sus traducciones) Dira Martínez con sus poemas cortos, Daniel Arella, que escribe una poesía erótica muy interesante, que siento le hace falta a la literatura venezolana, su hermana Julieta Arella, Adrián Arias Pommonty, su poesía me conmueve, Jairo Rojas Rojas, Armando Rojas Guardia, Carlos Padilla que también es collagista y sacó recientemente en Colombia una novela de collage que me parece increíble, y tantos otros que pido disculpa por olvidar.

GM Cuéntanos de tus gustos musicales.

PR Mi gusto musical es muy variado, pero he sentido desde niña una conexión especial con el jazz, más con el jazz suave clásico, y con la música flamenca, que son melodías que me hacen sentir cosas hondas. Tienden a gustarme los contrastes en la música, melodía triste, con letras felices y, al contrario, también me gustan mucho los cantautores, tanto en español como en inglés, los valoro tanto como a los poetas, al lado de una foto de Pizarnik, tengo una de Spinetta pegada en la pared de mi cuarto. Mi primera conexión tal vez con la palabra, incluso antes de leer un libro, fue con la letra de una canción, con esa necesidad, de aprendérmela, de entenderla, igual mi gusto musical evoluciona, y también tengo gustos culposos, como el pop que creo necesario para sobrellevar esta existencia.

GM ¿Y de cine?

PR En cine amo los buenos guiones, sobre todo los guiones que me trasmitan honestidad, que me conmuevan. Consumo mucho cine, aunque admito que este año he estado floja, trato de verlo todo, viejo, nuevo, siempre estoy descubriendo nuevas películas, a inicios del año vi mucho Eric Rohmer y me obsesioné, pero lo mejor que he visto este año es Parasite de Bong Joo Hoo, también aparte de cine veo muchas series. He visto más series este año que películas, una de las mejores series que vi fue Louie, basada en la vida del comediante Louie C.K y protagonizada por él, es profundamente humana y cruel.

GM Muchos de los poetas contemporáneos contigo han salido del país debido a la situación económica y de inseguridad. ¿Por qué sigues viviendo en Venezuela?

PR: Pues no me he podido ir por motivos económicos, principalmente y algunos motivos personales, que estoy intentando resolver. Al permanecer aquí, intento sacar lo mejor posible e intentar resistir y retarme para continuar el difícil camino que es crear en un país que constantemente dan ganas de rendirse.

GM ¿Qué le dirías a tus paisanos en el exterior?

PR: No se olviden de los que seguimos aquí, sobre todo la familia, de lo que alguna vez el otro hizo por ti, intenten consumir cultura venezolana, a medida de lo posible, es la mejor forma de seguir conectado con el país en donde nacieron, que sin duda, va a representar algo de su identidad por siempre y que no olviden, es muy fácil olvidar y a los que estamos aquí nos duele.