Menu

CONVERSACIÓN CON CARLOS PATIÑO

Carlos Patiño (Caracas, Venezuela 1978), es abogado, escritor y activista por los derechos humanos. Ha publicado los libros de cuentos Te mataré dos veces (2014), y Los círculos concéntricos y otros relatos (2020). En

Gladys Mendía 2 años ago 118
Compartir:

Carlos Patiño (Caracas, Venezuela 1978), es abogado, escritor y activista por los derechos humanos. Ha publicado los libros de cuentos Te mataré dos veces (2014), y Los círculos concéntricos y otros relatos (2020). En 2015 obtuvo el Premio de cuento “El Nacional” en su 70º edición. En 2016 fue escritor residente del International Writing Program (IWP) de la Universidad de Iowa y escritor invitado de City of Asylum en Pittsburgh. Varios de sus textos han sido publicados en revistas y antologías. La forma del tigre es su primera novela. 

Brevísima entrevista a Carlos Patiño autor de La forma del tigre

Por: María Gabriela Lovera

¿Por qué una novela de artes marciales?

Practiqué artes marciales desde muy joven, varios estilos, pero fue en el kung-fu donde encontré una disciplina corporal, mental y espiritual. De ahí la idea. Eso, ambientado en la Caracas del 2010, una ciudad de claroscuros, hermosa y violenta. Aunque es una etiqueta acertada, en la novela hay mucho más que artes marciales.  

¿Qué hay de autobiográfico en ella? ¿Quién es en realidad ese narrador en tercera persona?

Mi propia experiencia como practicante de hung-gar (kung-fu del tigre y la grulla) me dio ideas, pero La forma del tigre no es una novela autobiográfica, es ficción. Ese narrador equisciente no es un testigo contando sus memorias.

¿Qué influencia hay de otros géneros o expresiones artísticas en tu forma de escribir?

La transposición entre géneros y lenguajes, esa transgenericidad literaria la he ido trabajando desde mis libros de cuentos. En el caso de esta novela, hay influencias del género negro, de la novela existencialista, pero también de la novela gráfica, el cine y el anime japonés. Desde antes del boom, Latinoamérica ha sido terreno fértil para la experimentación y el atrevimiento narrativo.

La venganza es el punto de partida, pero no es el tema central. ¿Qué es, a tu juicio, lo que realmente mueve a los personajes?

La venganza es la motivación inicial del personaje específico Mustang/Martín, pero en realidad lo que mueve a los personajes son sus deseos.

En la novela hay un juego constante con la simbología animal. Cuéntanos un poco sobre ello.

La simbología animal es un referente de la cultura asiática, transversal en la novela, pero también en prácticas de la región Caribe contemporánea como en el caso de los apodos y los sacrificios de la santería.

¿Qué papel juega lo sobrenatural en tu novela?

Hay elementos de lo sobrenatural en el horror de las pesadillas de Martín y en lo que fue su muerte física, al menos antes de ser reanimado, en las secuelas que eso le trajo. También en las creencias de la banda delictiva Los Pegadores y hasta en la idea de una técnica suprema secreta.

¿Cuán importante y dónde se da la lucha entre el bien y el mal?

Hay en los personajes una constante búsqueda de equilibrio, de yin yang. Un péndulo de luces y sombras permea toda la novela.

En el protagonista ocurre una dualidad. Dualidad de vida, de nombres… Háblanos de ese juego de contrarios en tu novela.

El juego de espejos es un tema que abordé ya, desde otra perspectiva, en Los círculos concéntricos y otros relatos. Lo clave aquí es la búsqueda de identidad de Martín/Mustang, conciliar quien fue y en quien se está convirtiendo. A eso tampoco escapan los personajes de Hu y Dago.

La forma del tigre narra diversos viajes. Como autor: ¿cuál dirías es el viaje interior de los protagonistas?

El viaje del héroe también se da en su interior, en su transformación. Lidiar con sus conflictos en la búsqueda de una resolución que no siempre es la esperada.

¿Cómo reflejas la figura femenina?

Hu es quizás la figura más importante de la novela, por encima de Martín incluso. Es un personaje de mucha fuerza, tiene un arco propio que va del prólogo al epílogo, sin ella no hay equilibrio posible. Luego tenemos a Meiling, objeto de discordia y deseo en el triángulo amoroso que surge entre los personajes principales.

¿Cómo te ha cambiado esta novela?

El tránsito del cuento a la novela ha sido retador y satisfactorio. He navegado más allá de mis islas y descubierto un continente.

¿Qué nuevos proyectos literarios tienes entre manos?

Me he planteado organizar mis artículos de opinión, dispersos por ahí en la web. También, inevitablemente, volver al cuento.


Aquí puedes comprar la novela